Seguridad personal en un país extranjero

En la actualidad, es esencial para cualquier turista u hombre de negocios tomar efectivas precauciones de seguridad cuando viajen al extranjero…
  
  

Si
es posible, mantenga la llave de la habitación del hotel siempre con usted.

Por
la noche, guarde bien su pasaporte y otros objetos de valor.

No
divulgue el nombre de su hotel ni el de su habitación a extraños.

Al
salir a la calle


Compre
un buen mapa de la ciudad. Anote los puntos más importantes en el mapa, como
ser su hotel, las embajadas, y las comisarías. Hágase un plano mental con
varias rutas alternativas a su hotel o las oficinas locales, por si su mapa se
pierde o es hurtado.

Esté
alerta de lo que sucede a su alrededor. Mire un poco la calle antes de salir de
un edificio.

Aprenda
cómo hacer una llamada telefónica local y a su ciudad de origen (los prefijos)
y cómo utilizar los teléfonos públicos. Asegúrese de tener siempre un teléfono
celular o monedas extras para el teléfono público.

Las
áreas que se encuentran alrededor de los teléfonos públicos, son utilizadas a
menudo por delincuentes para perpetrar sus actividades delictivas, por lo que
debe mantener las carteras y las bolsas bien a la vista suya o en contacto,
mientras utilice estos teléfonos.

Tenga
mucho cuidado de dar, por esas vías, los números de su tarjeta de crédito,
pues los delincuentes a menudo esperan a personas que llaman para comunicar los
números de tarjeta de crédito mediante teléfonos públicos, y luego venden
los números para su uso no autorizado.

Evite
salir a correr o caminar en las ciudades con las que no esté familiarizado. Si
quiere salir a correr, debe estar al tanto de cómo funciona el tráfico, para
evitar riesgos al cruzar las calles públicas. Puede parecerle un tema menor,
pero debe saber que muchos corredores han sido gravemente heridos por desconocer
las condiciones locales del tráfico.

Consulte
al botones, o al conserje, para saber cuales son las áreas seguras de alrededor
de la ciudad, tanto para correr, como para ir a cenar, o cualquier otra
actividad que desee desarrollar en el exterior. Consulte también cuales son los
negocios o compañías de taxis más seguras para utilizar.

Evite
utilizar los vehículos de alquiler, a menos que esté familiarizado con las
leyes locales de tráfico.

Normalmente,
los objetos de valor deben ser dejados en la casa. La regla básica para estos
casos, es que si usted no los necesita o sabe que podría perderlos, no los
debería llevar. Sin embargo, si debe, sí o sí, llevar estos objetos de valor,
la mejor manera de protegerlos será asegurándolos en su propia ciudad, y dejándolos
en un hotel muy seguro.

Mantenga
su pasaporte siempre junto a usted. Sólo déjelo en el hotel si es requerido
por ley cuando se registra, o si se le requiere identificarse con las
autoridades locales, por cualquier razón.

Varíe
los horarios y las rutas por las que sale y vuelve al hotel diariamente. Este
alerta de personas que puedan estar mirando sus movimientos.

Tenga
cuidado al entrar a baños públicos.

Los
estafadores y carteristas son conocidos por trabajar en los bares y restaurantes
de los hoteles, esperando a huéspedes incautos, para arrebatarle los artículos
que dejan en sus sillas o bajo las mesas. Por eso, mantenga estos artículos a
su vista o “en contacto”.

Esté
alerta de las estafas, las cuales pueden comenzar, por ejemplo, con una persona
desconocida que vuelca una bebida o comida en su ropa. Un cómplice puede estar
preparándose para hurtarle la cartera, bolso, o maleta.

Las
piscinas o las playas son también áreas bastante atractivas para los ladrones.
Deje los valores en las cajas de seguridad del hotel, pero lleve una pequeña
suma de dinero para calmar a los ladrones violentos.

En
el hotel, cargue a la cuenta de su habitación las comidas y bebidas, antes que
llevar dinero en efectivo.

Evite
entrar en contacto con personas que no conoce, como por ejemplo las prostitutas
o taxis-boys, quienes pueden estafar a los turistas de varias maneras, como ser
drogándolos y durmiéndolos o robando cosas de su cuarto. Si desea tener un
encuentro sexual pago, consulte sutilmente a su conserje antes que saliendo a la
calle.

Conducta
personal


No
lleve, utilice, ni compre ningún narcótico, marihuana, u otras drogas
ilegales. Algunos países tienen leyes muy rigurosas que incluso prohíben la
importación o el uso de medicinas y otras substancias. Si utiliza una medicina
recetada que contiene alguna sustancia narcótica u otra droga que pueda ser
susceptible de penalización, como las anfetaminas o los tranquilizantes, lleve
una copia de la receta médica para todas estas medicinas, y verifique las
restricciones y los requisitos locales antes de su partida. Algunos países
pueden requerir una documentación o certificación adicional por parte de su
doctor.

No
permita que un ambiente amistoso en donde corra el alcohol, le quite su buen
sentido y capacidad para manejarse en público.

No
se involucre en actividades provenientes del mercado negro, tales como el cambio
ilegal de moneda en la calle o la compra en la calle de iconos religiosos u
otras antigüedades locales que pueden haber sido robadas.

No
lleve ningún folleto político ni religioso, ni revistas o publicaciones que
puedan ser ofensivas para el país de anfitrión, como las pornográficas o las
revistas políticas.

No
fotografíe nada que pueda ser asociado con el ejército o la seguridad interna
del país, inclusive los aeropuertos, puertos, o áreas e instalaciones
restringidas como las militares, edificios gubernamentales, o museos.

No
compre artículos que sean ilegales para importar en su país u otros países a
los que viaje, como por ejemplo especies animales en vías de extinción o
productos agrícolas.

Pasos
a tomar frente a una detención


La
policía o las agencias extranjeras de inteligencia pueden detener y retener a
personas por una innumerable cantidad de razones o por ninguna otra razón más
que la sospecha o la curiosidad. El mejor consejo para enfrentar esta situación,
será ejercitar el buen juicio, ser profesional en su comportamiento, y recordar
estas sugerencias:

*
Pida contactarse con el representar más cercano de la embajada o consulado de
su país. Como ciudadano de otro país usted tiene este derecho, pero eso no
significa que siempre se le permitirá ejercitarlo inmediatamente. En ese caso,
continúe haciendo el pedido de forma periódica, hasta que ellos accedan y le
permitan contactarse con su embajada o consulado.

*
Permanezca en calma, mantenga su dignidad, y no provoca al o los oficiales que
lo detienen.

*
No admita nada voluntariamente. En su lugar, espere hasta contactarse con un
abogado.

*
Tampoco firme nada. A menudo, parte del procedimiento de detención deberá
incluir la firma de algún informe escrito. Niéguese cortésmente a hacerlo,
hasta que el documento sea examinado por un abogado o un representante de su
embajada o consulado.

*
No acepte recibir a nadie que no presente credenciales. Por eso, cuándo llegue
el representante de la embajada o consulado, solicite alguna identificación
antes de comenzar a discutir su situación.

*
No caiga en el truco de “ayudar” a liberarlo a quienes lo detuvieron. Estos
oficiales o pueden ser muy imaginativos en sus propuestas de cómo usted podría
manejarse con ellos para ser liberado rápidamente. No se comprometa concordando
con algo. Si no parece haber ninguna otra salida, dígales que lo pensará y les
permitirá saberlo luego. Una vez que esté fuera de sus manos, contáctese a su
embajada para que lo ayuden a salir del país.