San Francisco: Guía de Chinatown

Comenzamos nuestro recorrido por San Francisco por uno de sus barrios más emblemáticos: Chinatown

Epicentro de la gran inmigración china que en el siglo XIX hizo un aporte enorme al desarrollo –y la leyenda- del Lejano Oeste, sus 24 manzanas cuadradas cobijan a la segunda mayor comunidad china fuera de Asia.

Aunque no es precisamente la zona más glamorosa y a menudo desilusiona a quienes conoce la verdadera China (de hecho, los locales piensan que el verdadero barrio chino es el que se encuentra en el distrito de Richmond, por Clement Street), es un punto ineludible de cualquier visita a San Francisco, y un buen punto para comenzar un recorrido turístico, por su ubicación central.

Chinatown es también un lugar ideal para cenar y para caminar luego hasta el vecino North Beach, repleto de restaurantes y cafés italianos, bares y clubes de música en vivo.

Empezaremos la visita por Chinatown Gate, la foto que nadie deja de tomar, un arco típico donado por la República Popular China ubicado en la esquina de las calles Bush y Grant.

Una manzana más arriba, por Bush y en la entrada al callejón de Burritt, se encuentra una placa que señala el lugar donde Dashiell Hammet indica – en El halcón maltés – que el socio del detective Sam Spade fue asesinado

Una vez atravesada la Chinatown Gate, hay que caminar por la calle Grant, muy colorida gracias a sus restaurantes, farmacias, herboristerías, portales dorados decorados, balcones pintados y tiendas de regalos (más baratos que en otros lugares turísticos, pero no mucho) y recuerdos orientales (de calidad tirando a pobre en la mayoría de los casos).

De todos modos, y como el abanico de opciones de recuerdos de San Francisco es el mismo en otros barrios, Chinatown es el lugar indicado para comprar souvenirs de su visita y regalos para familiares y amigos: todo en un solo barrio, y un poco más barato que en otros lugares (antes de comprar, recorra un poco, porque no todos los comercios tienen los mismos precios).

No te pierdas, ni bien atraviesas la Chinatown Gate, las esculturas que colocan en la acera los comercios de arte y antigüedades. Difícilmente te compres una, pero es una buena fotografía de recuerdo…

En el 532 de la calle Grant se puede visitar el templo taoísta Ching Chung, abierto todos los días.

La Old St. Mary”s Church, en Grant con California, fue uno de los pocos edificios de San Francisco que sobrevivieron al incendio de 1906, y contiene una buena colección de fotografías de los daños que sufrió la ciudad en la entrada de la bella iglesia.

En el 56 de Ross Alley se encuentra la Golden Gate Fortune Cookie Factory, donde se elaboran las famosas .galletitas de la fortuna que recibirán en los restaurantes chinos después de comer.

Paralela a la Grant Avenue, la Stockton Street está llena de mercados de pescado y verduras, de panaderías y herbolarios. Dentro de la Elliston Herb Shop, en el 805 de Stockton St, la herboristería más completa de Chinatown, encontrará a empleados sirviendo los pedidos al estilo chino antiguo, con balanzas manuales y ábacos, sacando de cajas cortezas secas, raíces, aletas de tiburón, ginseng y otros productos.



La zona de Waverly Place, entre Grant y Stockton, es una de las más típicas de Chinatown.

Este pasillo de dos manzanas de balcones de vivos colores que estaba lleno de burdeles antes de la catástrofe de 1906 y actualmente contiene tres hermosos pero bien ocultos templos (N’ 109, 125 y 146), cuyos interiores son una explosión de negro, dorado y bermellón, todavía en funciones y abiertos al público.

El más recomendable para visitar, en el 125 de Waverly, es Tin Hou Temple.

Algunos de los más de cien restaurantes son históricos puntos de referencia. El Sam Woh, en 813 Washington St, es barato, poco confortable y un ícono de la cultura beat, ya que fue allí donde Gary Snyder enseñó a Jack Kerouac a comer con palillos y a apreciar la poesía Zen.

 Otro templo, en 855 Stockton Street, es el Kong Chow, que en su interior guarda el altar chino más antiguo del país.

¿Tienes miedo a subir a un avión? ¿Quieres saber cómo superar el miedo a volar? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis Basta de Miedo a Volar, y ¡súbete al avión!