Sabiduria tradiciona china: el Tai Chi Chuan

Tai Chi: un ¨cambio de actitud¨ para mejorar su calidad de vida.
  
  

Desde hace miles de años la Medicina Tradicional China brinda diferentes<br /> caminos para mejorar la calidad de vida

Desde
hace miles de años la Medicina Tradicional China brinda diferentes caminos para
mejorar la calidad de vida. Entre ellos determinados ejercicios, cuyo conocimiento llega a Occidente al promediar el siglo XX.

Forman parte de los Ejercicios Tradicionales Chinos, el Chi Kung y el
Tai Chi; los mismos fueron nutriéndose tanto de la filosofía en la
búsqueda de la paz mental, como de la medicina y las artes marciales, para trabajar el cuerpo a través
de determinados movimientos.

El
Tai Chi es una disciplina que nos ayuda a contactarnos con nuestro cuerpo y con
el entorno. Sus movimientos encadenados son lentos y circulares, beneficiando al
cuerpo naturalmente y aportando relajación, flexibilidad y buena circulación.

Es
la combinación de un suave entrenamiento físico, mental y respiratorio. La
suavidad en la respiración abdominal acompaña cada movimiento, produciéndose un
mejoramiento en la circulación de energía en todo el organismo.

La
práctica del Tai Chi es ideal complementarla con el
Chi Kung. Estas dos técnicas combinan tres elementos básicos,
concentración, regulación en la respiración y tiempo de práctica.

Todo
el cuerpo se involucra en el Tai Chi y esto ayuda a mantener un buen estado de salud general. Cada individuo
efectúa la práctica de acuerdo a sus posibilidades, realizándolo incluso
personas de edad avanzada.

Previene
la deficiencia renal, beneficia los sistemas nervioso, respiratorio, digestivo y
circulatorio. Mantiene en buenas condiciones los huesos, se flexibilizan las articulaciones , los músculos se
tonifican y los ligamentos se hacen más elásticos.

Por
lo general en occidente, existe un tiempo para lo físico y otro para lo mental.
En el Tai Chi se conjugan lo físico, lo mental y lo emocional ya que desde el
punto de vista de los Ejercicios Tradicionales Chinos, los tres forman un todo en cada persona.

Cuando las emociones se vuelven
crónicas, dejan su huella en la estructura física y el organismo pierde su
armonía y se desequilibra.

Así, por ejemplo, con la práctica de Tai Chi se
logra prevenir y mejorar los estados de angustia, ansiedad y depresión, siendo
esta técnica un buen complemento del tratamiento médico.

Algunos
autores definen al Tai Chi como ¨ meditación en movimiento ¨. pero es importante destacar, que llegar a ese estado de meditación llevará
mucho tiempo y perseverancia; seguramente años de práctica.

Por
otra parte también se lo define como ¨ relajación en movimiento ¨. y la relajación se presentará si se realiza con dedicación al cabo de varios meses de práctica
cotidiana, no hay éxito instantáneo.

Por
lo general el concepto de relajación está separado del concepto de movimiento;
el Tai Chi asocia estos dos términos permitiendo que los traslademos a lo
cotidiano, ya sea caminando hacia el trabajo o en las tareas diarias.

Si nuestros movimientos cotidianos son relajados ; evitaremos la falta de
armonía, el desequilibrio, nos alejaremos del renombrado estrés y de las
enfermedades. No se acaban los inconvenientes, pero los veremos en forma
diferente.

En
palabras de Al Huang: ¨ La esencia del Tai Chi es, en realidad, el ayudarle a
familiarizarse con su propio sentido de crecimiento potencial, el proceso
creativo de ser usted mismo ¨.