Remembranzas, VI

CASI UNA AUTOBIOGRAFIA… Te invito a sonreír un poco…

Los vecinos del barrio

 Con mucha frecuencia íbamos a comer cañas, pues un poco mas adelante del molino
de Menchaca ya eran cañaverales.  En una ocasión una persona a caballo nos
agarró” en flagrante delito. Era el que cuidaba a los intrusos que iban a lo
mismo. Esa persona, nos detuvo como pudo, éramos 4 a 5 jóvenes deseosos de
saborear la glucosa del fruto de las cañas, y en “fila india” nos llevaba
“arreados” a la escuela secundaria para reportarnos con el director. yo
encabezaba aquella pequeña tropa, y de súbito empecé a caminar mas de prisa de
tal manera que el se  emparejo y preguntándome  – adonde crees que vas?….Yo
simplemente le conteste….a mi casa!  y emprendí una vertiginosa carrera que ni
a caballo me pudo alcanzar y por supuesto el resto de mis compinches hicieron lo
mismo…


 Teníamos un compañero de estudio de nombre Agustín Zamorano García, joven
imberbe, esmirriado, sumamente delgado, que por cierto se fracturo un brazo al
querer “agandallar” una porción de comida, que, al dar el ultimo toque para que
se iniciara la “raspa”, como así le decíamos a nuestros sagrados alimentos y al
no llegar a tiempo el dueño de dicha ración pues era del primero que lo tomara.
El caso esta que así resulto fracturado al caer sobre la mesa.


Era un buen estudiante, aplicado, y tenia muy buenas calificaciones.


En una ocasión me toco formar parte de un grupo de estudiantes que teníamos una
tarea para  presentarla al día siguiente.


A base de tortas y refrescos que nos fiaba Dña. Emilia , quien tenia una pequeña
tiendita exactamente contraesquina de la escuela. Esa vez la tarea se nos
complico y hemos de haber durado  unas 6 horas terminando la tarea, mismas que
no estuvimos a tiempo para asistir a comer y nos extrañaba mucho que Agustín no
se hubiera levantado ni una sola vez para ir al baño, nos consta que se había
tomado mas de dos “caballitos” (refrescos de entonces que contenían casi 750
ml.) …y de repente….nos invito perentoriamente a la cancha de usos
múltiples, cancha que era únicamente de tierra, donde se jugaba   boly, fut. y 
basket.


Y ahí, frente a todos nosotros , empezó a miccionar. Vaya sorpresa y admiración
de todos pues empezó  a poner su nombre completo con letras de casi un metro de
ancho….imagínense!!!!!


 Agustinzamoranogarcia, sin separar ninguna letra!!! y al finalizar todavía le
“alcanzó” para una “antefirma”….al terminar se le obsequio con una carretada
de aplausos…era toda una hazaña!!!!


Además tocaba guitarra y cantaba , no lo hacia tan mal.


Y, (no lo van a creer) tenia un control tan “especial” en el esfínter externo
del ano, que iniciaba por medio de “ruidos”  científicamente llamados flatos, 
el inicio de la “Marcha de Zacatecas”!!!!  Si, es creíble, pues fui testigo de
este “espectáculo” musical  varias veces! …!VAYA TIPO!


 En una ocasión Agustín me invito a una cenaduria cuyo dueño de nombre Marcos,
(se le llamaba “Marquitos” por ciertas preferencias sexuales) al parecer le
habían mandado un dinero de Acaponeta y pues ahí estábamos pidiendo cada uno un
plato grande de pozole, con su respectivo “caballito”, no me extrañó mucho que
el escogiera una de la mesas que estaban  a la entrada del referido restaurant y
que con gusto dimos cabal cuenta del magnifico plato de pozole, cuando
intempestivamente  me dijo, el ya casi en la puerta … Córrele!…!Nos
vamos!….Ese fue mi primer “pisa y corre”  (el pedir algo, comértelo y huir de
ahí desaforadamente por supuesto que sin pagar!!!)


 En la esquina de las calles Miñon  y Veracruz había un “tendajon” atendido por
Don. Lupe, quien nos vendía “al menudeo” cigarros “Faros.”


 En la esquina frente a esta tiendita vivía una familia. La familia Mondragón
cuyo atriarca era Don. Tomas, Español de nacimiento, pero Mexicano de corazón ,
quien era dueño de la única estación de radiodifusión en el estado. Tenia una
numerosa familia, todos muy trabajadores, y Roberto su hijo, era el maestro de
ceremonias oficial en los grandes bailes que se hacían en Acaponeta (famosos
aquellos bailes que se le llamaban de Blanco y Negro, que se verificaban en el
Astoria Club) y en los clubes sociales de Tepic.


Quisiera ampliar un poco el origen de esta familia ejemplar, pues en una platica
reciente que tuvimos Jorge y yo, me comentaba que su papa llego de España, y
vivió un corto periodo de tiempo en Veracruz, después se traslado a la Ciudad de
México donde se graduó como Ingeniero Electricista y se vino a vivir a la Ciudad
de Tepic donde se casa con la Sra. Alicia procreando a Darío, Roberto
(trágicamente muerto junto con su hijo en el terremoto de 1985 en la Ciudad de
México) Julio, Irma  (mujer muy guapa, por cierto) Tomas, Jorge, y el último
Arturo.  El fundo en el año de 1937 ,  un 17 de Octubre, la que fue la primera
estación de radio con las siglas de XERK, en este estado. Posteriormente (1939) 
personalmente erige una segunda estación radio- difusora la XEXT, radio del
Gobierno de Estado, en aquel tiempo era Gobernador del estado el Gral. Juventino
Espinosa , en la cual el como Director General renuncia por incompatibilidad de
gustos en cuanto a la música que se difundía.  Fundando  su propia estación que
hasta la fecha sigue funcionando.


 
Es de imaginarse la “pandilla” que se formaba, sobre todo para jugar fut-bol,
por supuesto que en la calle, esto llego a molestar a muchos transeúntes  tanto
pedestres como en vehículos. El caso es que llego a oídos de las autoridades
tanto de transito como de la policía municipal.  Se giraron ordenes de nuestra
detención y en varias ocasiones se trasladaron patrullas de policía y transito
bloqueando la  calle de Veracruz, sin embargo no podían controlar a la “chusma”
que corríamos raudos a nuestra casa, a la casa del güero Wilmer y con la Sra.
Dña. Lola. de tal manera que  aun cuando llegaran a buscarnos a nuestra
respectivas casas la “Nina”  salía en defensa de todos nosotros , exigiendo a
los policías y agentes de transito, que se nos dotara de espacios para jugar
nuestro deporte favorito, en aquel entonces no había realmente una cancha de
fut-bol.


 
Solamente en una ocasión detuvieron a uno de nuestras “estrellas” a un joven que
tenia (tiene) el defecto de su vista de ser miope) El es Hilarion Rivera que por
cierto mal lo habían llevado a lo que era la “preventiva” (preventiva que al
mismo tiempo era la entrada a la cárcel en aquel entonces situada en la calle
Mina  a un costado de lo que hoy es palacio de gobierno) cuando mi Nina llego
exigiendo su libertad, y no se me  olvida que llevaba en la mano una vara de
membrillo con la cual golpeo en repetidas ocasiones el mostrador en donde se
“arreglaban” los asuntos. El alcaide, sorprendido  al ver la furia de aquella
pequeña-gran- dama, reclamando a uno de sus “hijos” de inmediato se lo entrego,
suplicándole que por favor controlara a ese grupo de afectos al juego de la
patada.

En
aquellas épocas el papa de Hilarion era diputado local pero el ni siquiera se
entero.

 Otro de los vecinos del barrio era un joven alto, moreno que se llama Felipe
Silva, que con el tiempo llego a ocupar importantes puestos de gerencia en
Agencias de venta de automóviles.

 Los de aquella generación, conocíamos a lo que era una leyenda, un joven que se
le apodaba “ El Cadete” alto, de buen físico, bien parecido, que había terminado
un año antes  su Educación Secundaria. Atleta consumado, era muy bueno en todos
los deportes.

 Por la calle Miñón,  vivía un amigo de la pandilla, (no era estudiante) de mala
fama , pues en varias ocasiones pasaba “vacaciones” en la cárcel. Generalmente
por hurtos.


Tenia una hermana muy guapa y casi , casi la amistad era para congraciarnos con
la bella y escultural hermana. Era tan asediada que una vez un pretendiente de 
novio al estarla visitando en la noche para platicar con ella, Luis, que así se
llama nuestro amigo, el cual tenia el apodo de “Guas,”  haciendo malabares logro
subir a lo que era una especie de cornisa en el techo de su casa y no lo van a 
creer…no se como, pero balanceándose logro acomodarse de tal manera ….que
DEFECO SOBRE EL NOVIO!!!!


Obvio es decir que dicho pretendiente nunca mas lo vimos por el barrio!

 Una vez que se nos “ponchó” una pelota con la que jugábamos Fut, nos cooperamos
para la compra de una nueva y me toco a mi  junto con el Guas ir a comprarla, y
fuimos a una tienda por la calle México  e Hidalgo donde había en exhibición 
muchas pelotas, todas de buena calidad, y escogiendo el, la que mas se prestaba
para nuestro deporte y con compradores varios alrededor y casi, casi, enfrente
del dueño la botó en varias ocasiones como para comprobar su “bote” salió de la
tienda botándola como si nada, dejándome a mi con un palmo de narices!  Por
supuesto que salí de ahí con miedo de que a mi me detuvieran. Me declaro a estas
fechas coautor de este


hurto.  (Esta misma persona muchos años después me visito en la Ciudad de
Guadalajara, por cierto estaba yo recién casado y me pidió de favor que lo
“escondiera” unos días pues  se acababa de fugar de la Penitenciaria de
Oblatos.) Permaneció en mi casa unos días y sin despedirse se fue. Nunca lo he
vuelto a ver.

 Un homónimo de un artista de gran prestigio en aquella época de nombre David
Silva, compañero de estudios, gran deportista y  muy parecido efectivamente al
actor de moda David Silva murió joven de Diabetes.

De
nuestros vecinos de aquel barrio era otro compañero de escuela, de Apellido
Messina, que le llamábamos el “Chero”, quien vivía con una tía a dos casas de la
nuestra. Buen estudiante.


Enseguida de la casa que habitábamos vivía una familia, los Díaz López. Arturo,
compañero de nuestra generación, su hermano Alejandro que era compañero de
estudios superiores con el posteriormente Gobernador del Estado Dr. Julián  
Gascón Mercado, en esa época novio de una hermana de Arturo de nombre María,
mujer hermosa!

 No
de nuestro barrio, pero si un frecuente visitante era un querido compañero que
se llamaba Jorge Betancourt de apodo el Mamut.

De
quien me entere con pena  de su fallecimiento.

 Así como un gran amigo llamado Amado López, quien vivía rumbo al estación de
ferrocarril que nos frecuentaba mucho. 

Todos
estos, (y alguno mas) a pesar de nuestras vagancias  salíamos adelante en
cuanto a calificaciones y permanecíamos como alumnos en dicha Escuela.