Puntaje de crédito: mitos y realidades

De una vez por todas, terminemos con los mitos sobre el puntaje crediticio….

Para muchos, el puntaje de crédito es una especia de enigma. Todos comprendemos el principio básico que encierra el término (si pagas tus facturas, tendrás un buen puntaje), pero pocos conocemos realmente los detalles involucrados en el cálculo de este puntaje.

Y lo que es todavía peor: muchos dañan su puntaje de crédito por falta de conocimiento.

A continuación, echaremos un vistazo a los mitos sobre puntaje crediticio más nos atemorizan. 

·         Muchas tarjetas de crédito dañarán tu puntaje

Éste es un mito muy común que puede dañar a la gente en más de una manera. En primer lugar, muchas personas han cancelado todas menos dos de sus tarjetas de crédito por que creían que estas tarjetas estaban dañando su puntaje.

Lo cierto es que en el momento de la cancelación, sus puntajes cayeron cerca de 150 puntos.

En consecuencia, en realidad, al cancelar tus tarjetas de crédito no haces más que reducir el número de cuentas saludables que posees, lo que hace que bajen tanto la cantidad del crédito que se te ha otorgado como, en la mayoría de los casos, la duración promedio del historial de crédito para cada cuenta, reduciéndose así tu puntaje en forma drástica.
 

En segundo lugar, muchos rechazan los ofrecimientos de tarjetas de crédito por temor a tener demasiadas cuentas.

La empresa que ha diseñado la fórmula del sistema de puntaje de crédito, dice que el consumidor promedio tiene 13 obligaciones crediticias. Sin embargo, agregar más no será perjudicial.
 

Por otra parte, es cierto que demasiadas solicitudes crediticias podrían dañar tu puntaje. En otras palabras, si te estás postulando para una nueva tarjeta o préstamo cada semana, tu puntaje se resentirá.

Esta es otra razón por la que necesitas tener las cuentas de crédito que deseas y conservarlas. No te postules a todas las cuentas que se crucen en tu camino para luego darlas de baja.
 

·         Debo usar mis tarjetas para construir crédito

Es éste un mito clásico sobre el puntaje de crédito. ¿Cuántas veces has escuchado a alguien decir: “Utilizo mi tarjeta una vez al mes para registrar actividad en mi cuenta”?

La verdad, sin embargo, es que no tienes que usar tu tarjeta en forma alguna. De hecho, es mejor si no lo haces. Sobre este punto, los especialistas señalan que el consumidor promedio lleva un saldo del 30% de su línea crediticia.

Si te pasas de este número, tu puntaje descenderá. Si te mantienes por debajo, entonces tu puntaje subirá. Si tienes un saldo de cero, obtendrás la mayor cantidad de puntos posibles.

Ellos sólo reportan los saldos y los pagos; el hecho de haber usado o no la tarjeta es irrelevante. 
 

·         Debo pagar mis servicios públicos y el teléfono celular a tiempo cada mes

Esta es una de las tristes verdades sobre el crédito. Efectivamente, puede ser usado para determinar tu capacidad de pagar por todo lo que haces, pero no todo lo que hagas se reflejará en tu habilidad de pagar.

En otras palabras, tu compañía de cable, tu empresa de telefonía celular, o la proveedora de gas, todas van a revisar tu crédito (posiblemente no te lo digan).

Sin embargo, dado que estas instituciones no están otorgándote créditos, lo que harán es informar a los bureaus si hay alguna irregularidad en el pago.

En otras palabras, en lo relativo a los teléfonos, servicios públicos y cable, lo mejor es pagar en término, ya que tienen la capacidad de dañar tu puntaje crediticio. 
 

·         Bajará mi puntaje si reviso mi puntaje

Hay que hacer algunas aclaraciones con respecto a este mito del puntaje crediticio. Existen dos tipos de averiguaciones crediticias: blandas y duras.

Una averiguación dura es hecha por alguien que tiene la capacidad de otorgarte un crédito (como pueden ser un banco, una empresa de tarjetas de crédito, una concesionaria de autos, etcétera).

Una averiguación blanda es hecha por alguien que necesita saber tu puntaje, pero que no estará otorgándote un crédito (por ejemplo, empresas de servicios públicos, empresas de telefonía móvil, etcétera).  
 

Cuando una averiguación dura es hecha, su puntaje bajará. Cuando se hace una blanda, no ocurrirá nada con el puntaje. En consecuencia, puedes chequear tu puntaje cuantas veces quieras sin correr riesgo de perjudicar tu puntaje crediticio. 

·         No ha nada que pueda hacer una vez que has omitido un pago

Es tiempo de desterrar este mito sobre el puntaje crediticio. Es extremadamente fácil eliminar un pago tardío, y mientras más rápido lo hagas mejor.

Remover un pago tardío realizado hace muchos años puede ser un poco más difícil (aunque definitivamente se puede hacer) que remover uno del mes pasado.

Si muestras un pago fuera de término en tu historial de transacciones, llama a tu compañía de tarjeta de crédito y te sorprenderás de cuán fácilmente pueden removerlo.
¿Por qué?

Porque ellos quieren que sigas usando su tarjeta.
Ahora, esto no es lo mismo que decir que puedes retrasarte tanto como quieras en tus pagos.

Si te atrasas todos los meses, entonces posiblemente no vayas a recibir mucha ayuda. Pero si te retrasas una vez al año, seguramente te darán una mano. De todas formas, recuerda que: con un tono de voz arrepentido conseguirás mucho más que con uno violento e imperativo.
 

Para aprender a manejar mejor tu economía y cuidar mejor tu dinero, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Administración y Economía del Hogar, haciendo clic aquí.