Prevención de Adicciones 

Ocuparte hoy, para no preocuparte mañana por tu hijo y las drogas 

Quisiéramos poder llegar a todos los lectores, con un mensaje claro y productivo respecto a éstos temas que hoy nos convocan; recordando que el ocuparnos hoy, va a permitirnos no preocuparnos mañana.

 

Es un gran desafío luchar contra ésta verdadera trampa mortal que constituyen las adicciones; lo es para cada uno de nosotros, en forma personal, o desde el rol que desempeñemos, tanto como profesionales, trabajadores, padres, amigos, hijos etc.

 

Rescatamos que, ésta tarea, se encuentra fortalecida por la participación conjunta, es decir, la participación de todos los actores sociales, o sea, cada uno de nosotros. Tendemos a decir: “ésta sociedad está enferma”, “la sociedad lo condena y discrimina” como si la “sociedad” fuera “algo” con lo que no tenemos ninguna relación, como si fuese ajeno a nosotros mismos.

 

Que estés allí, leyendo, muestra tu interés por la temática, la búsqueda de información y la capacitación en estos temas, es el mejor aliado para lograr una efectiva “PREVENCIÓN”.


Abordaremos, en éste artículo las adicciones en general sin referirnos a una sustancia en particular. Este flagelo social, éste enemigo común asecha permanentemente, tanto desde la exterioridad como desde nuestra más profunda interioridad.

Decimos que las adicciones atacan desde la exterioridad porque tanto nuestros hijos cómo nosotros mismos, convivimos con un permanente bombardeo de información, proveniente de los medios masivos de comunicación.

Este bombardeo constante es generador de falsas necesidades y de falsas promesas, con una módica inversión nos aseguran las puertas a la felicidad.

Asimismo, los massmedia, son generadores de tentaciones de la más diversa índole; tentación al consumo de alcohol, a comprar compulsivamente, a fumar, a comer, a dejar de comer, a ser bellos y a una infinidad de cosas más.

 

En éste bombardeo, todo es vendible y, claro está, todo es comprable; pero demuestran su poderío máximo, cuando logran hacernos sentir (generando aquí una falsa necesidad) que es indispensable, tenerlo, comprarlo, fumarlo o tomarlo, para lograr una vida digna y ser felices eternamente.

 

Estas falsas necesidades, creadas desde los medios, muchas veces son causa de grandes depresiones y excelentes generadores de angustias de lo más variadas.


Decimos también, que el ataque es desde nuestro interior ya que las tentaciones, son inherentes al ser humano, forman parte de nuestra humanidad, son parte de predisposiciones naturales que llevamos a cuestas y con las que convivimos diariamente.


Reconocer sinceramente que somos vulnerables, que sentimos tentaciones diversas y que muchas veces dudamos y sentimos miedos, no nos hace más débiles, ni menos adultos, muy por el contrario nos acerca a la sensibilidad, aquella que resulta indispensable a la hora de ayudar a nuestros seres queridos.


Sin reconocer que todos somos pasibles de tentaciones y que muchas veces hacemos grandes esfuerzos para conseguir nuestro propio triunfo, podemos caer en una postura soberbia, omnipotente, prejuiciosa ó condenatoria; lugar desde el cual será imposible poder colaborar con nadie.


Al tomar conciencia, de nuestras propias debilidades, estamos en el primer peldaño para un logro fundamental: El de no discriminar, no discriminar a aquellos que en sus luchas no han conseguido los triunfos esperados y comprendiendo que es, mucho más difícil aun, para un adolescente vencer sus miedos, tener seguridad en si mismo y luchar con su interior, que naturalmente lo impulsa a la rebeldía.


¿Qué hacer como padres en la prevención de adicciones?


La tarea de los padres en la Prevención de adicciones es fundamental. El adulto muchas veces, tiene temores, diversos temores.

Los más frecuentes, se relacionan con perder el amor de sus hijos, o perder el respeto de los mismos por falta de una imagen de autoridad.


Las acciones provenientes de estos temores, no resultan ser las más efectivas a la hora de colaborar con sus hijos.

En el primer caso, es probable que los padres tomen una postura de amigos, de liberación total del hijo, dejar que sea él, quien tome las decisiones con respecto a su vida independientemente de la edad que éste tenga. De ésta manera sólo lo exponen a un gran vacío de contención, a una ausencia de padres, a la ausencia de límites.


Todo joven necesita un límite contenedor y una libertad supervisada hasta tanto llegue a la adultez, donde ésta práctica de libertad le habrá dado las herramientas para lograr su independencia total.


En el segundo caso, cuando los padres temen perder autoridad, es probable que sus acciones los lleven a posturas autoritarias, prejuiciosas, e impulsen acciones correctivas extremadamente rígidas, ésto no colabora con brindar seguridad al joven, ni confianza en sí mismo, es probable que éste joven se aísle y se sienta extremadamente solo.


Como vemos, el temor en los padres no es buen concejero y siempre es mejor una buena charla sincera con nuestras preocupaciones y temores, a esos largos sermones puritanos tan agobiantes para todos, sabemos que es importante hablar con nuestros hijos, pero tanto o más importante es escucharlos, escuchar sus propuestas, escuchar sus razonamientos, escuchar sus miedos y vergüenzas e intentar un acuerdo conjunto de respeto mutuo.


Nos parece importante poder reflexionar acerca de éstas temáticas, para poder seguir abriendo camino a más preguntas, acercando cada vez más a padres e hijos y rescatar valores que no creemos del todo perdidos, solo un tanto olvidados y que hoy debemos volver a recuperar.


No existe una regla a seguir que nos asegure el éxito en la educación de nuestros hijos, tampoco tenemos una receta mágica, ni un cuadernillo de instrucciones, pero si sabemos, que la escucha afectuosa y atenta, el respeto mutuo, la contención familiar, el compromiso, la prevención y la información, son algunas de las herramientas con las que contamos y podemos usar.

Dándole la mano a tu hijo, es como le enseñaste a caminar, le diste seguridad, apoyo y contención. Ahora acompáñalo en su caminar, pero no camines por él.


Aprenda lo que todo padre debe saber para ayudar a sus hijos a mantenerse lejos de las drogas, con nuestro libro digital gratis Prevención de las adicciones – Guía para los padres
Haga clic aquí para descargarlo

×

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :
Y selecciona Agregar a la pantalla principal

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado

SOLO HAZ CLIC EN : Responsive image
Y selecciona Agregar a la pantalla principal