Premonición

Había sido desde siempre una persona sensible; tenía en su haber, anécdotas que daban muestra de su intuición y su firmeza de espíritu....

Sus sentidos estaban superlativamente dotados y él se había encargado, en sus treinta y seis años, de desarrollarlos.

Sus estudios de Psicología y Medicina, le habían ayudado a conocer al prójimo, pero más allá de esto, su innata capacidad de llegar y de percibir a la gente lo había maravillado a él mismo en más de una ocasión.

Fue en su trigésimo sexto cumpleaños cuando, rodeado de sus más íntimos amigos y su familia, dejó de sonreír por un instante, y, apartándose de] bullicio que la gente generaba, se lo vio meditabundo, casi perdido en el insondable mundo de sus pensamientos.

Ese día y en ese preciso momento, una voz del más allá le dio la fecha de su muerte. El sabía que el 10 de junio de ese año dejaría de existir; de nada le serviría comentarlo; pocos podrían creerle y sólo lograría preocupar a quienes más lo querían.

Guardó consigo ese secreto, y trató de disimular su sentimiento de desagrado y un miedo casi paralizante que lo empezó a invadir desde entonces.

Comenzaba Junio cuando nuevamente se le presentó la imagen de una mujer, casi indescriptible por su belleza y su voluptuosidad, quien, con una voz susurrante volvió a repetirle la fecha: "10 de Junio", desapareciendo casi al instante.

Esos días fueron atribulantes; él sentía que pronto dejaría de ver a sus seres queridos; miraba con tristeza su habitación, sus libros, su álbum de fotos, su casa, su jardín; aquello que durante toda su vida lo había cobijado, y a lo que él tanto había amado.

El 10 de Junio amaneció soleado. El se había propuesto no salir, no tentar al infierno; su estado de salud siempre fue óptimo y él se sentía muy bien. Desayunó con sus padres y disfrutó de la charla con ellos, los abrazó y besó como nunca lo hiciera en circunstancias similares. Leyó, escuchó música y observó el paso de las horas.

A las 17 horas fue por cigarrillos; entró en un bar poco iluminado; el aroma a café lo tentó, se sentó en la última mesa, casi pegada a la pared, y a pocos metros del toilette de mujeres.

Pidió su café y pensó que tal vez ese nefasto día pasaría sin inconvenientes para él.

Bebía su café cuando una mujer rubia, de ojos claros y con mucho maquillaje, se acercó a él, le preguntó la hora, se sentó a su lado dejando entrever unas piernas hermosas; tenía un perfume fascinante. "Será importado", pensó él.

Ella, casi sin hablarle, lo tomó de una mano y lo invitó a hacerle el amor; él se dejó llevar por el impulso mientras seguía pensando: "Vaya 10 de Junio!". Varias horas pasaron hasta que ella le preguntó: "Eres Pablo, ¿verdad?"

– Sí, exclamó él. ¿Cómo lo sabes?… ¿Quién eres?

Lo miró, iba a contestarle, cuando el reloj de la torre tocaba la última campanada de las 12 de la noche.

Extraido de su libro "El inimputable", Letra Buena, 1997.