Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

¿Por qué se rascan y lamen los gatos?

Existen algunas condiciones comunes que generan problemas de rascado y lamido en los gatos. Éstos son las principales...

Si tu gato se rasca o relame más de lo común, en las siguientes líneas, podrías encontrar la causa. Presta atención… 

El rascado de orejas y las manchas oscuras –en la parte interna de las mismas- son signos seguros de la presencia de ácaros del oído. Para combatirlos, puedes recurrir a gotas para los oídos –especiales para dicha patología-, que en este momento abundan en el mercado.  

En cualquier caso, deberás recurrir al veterinario para que evalúe, en primer lugar, el daño ocasionado por estos malévolos intrusos. 

Los ácaros son peligrosos, sobre todo, si tienes más de un gato, ya que pueden pasar de una oreja a la otra y de animal en animal.  

Por otra parte, será normal que tu gato comience a sacudir su cabeza después de medicarle las orejas. Si ves que el líquido empieza a salirse de los oídos, entonces deberás evitar que el gato realice estos sacudones. 

Para reducir el impacto, humedece una pompa o un pad de algodón en aceite de bebé o mineral, y limpia el oído externo, siempre con cuidado de no tocar el oído interno.   

De esta forma, lograrás eliminar todos los ácaros que se encuentren ubicados en la parte de la oreja que está más arriba del canal auditivo, dificultado a la vez su posterior reubicación en el mismo sitio.  

El rascado seguido de supuración es sinónimo de infección. Ésta podrá ser bacterial o micótica. En cualquier caso, es recomendable consultar inmediatamente con un veterinario de confianza. 

Otras causas posibles de rascado son pulgas, piojos, eczema, alergias y alopecia (en los gatos machos).

¿Quieres conocer a tu perro? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis, haciendo clic aquí.