Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Pieles versus polución

Las pieles sensibles son cada vez más numerosas, por la concurrencia de varios factores...

Para analizar una piel irritada, hay que tener en cuenta varios factores, como por ejemplo el stress, sol, frío, viento calefacción, etc.
Incluso cosméticos no adecuados para cada biotipo cutáneo.

Hay que tener en cuenta, además, que esta hipersensibilidad no ocurre de hoy para mañana.

La piel sometida a agresiones del medio ambiente, va modificándose poco a poco, se deshidrata, pierde suavidad, brillo y va marcándose con finas líneas.

Los contaminantes se depositan sobre la fase hidro-lipídica (manto protector natural de la piel), favoreciendo la sequedad y oxidación, de ahí la importancia de una buena limpieza nocturna, aún (y más aún) cuando no se utiliza maquillaje.

La mejor defensa para este ataque cotidiano, es la aplicación de cosméticos antioxidantes que reducen los daños causados por la polución y los rayos ultravioletas.

La aplicación regular de antioxidantes y vitaminas, no solo inhibe el daño futuro, sino que facilita la reparación del ya existente.

La investigación es permanente, por lo tanto todos los laboratorios del mundo presentan continuamente nuevos principios activos destinados a proteger y oxigenar la piel.

 

 

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
EnPlenitud ©Copyright 2000-2018