Pequeño Basset: de la Caza a la Casa

Desde sus orígenes como perro de campo, el Pequeño Basset se ha caracterizado por su inteligencia, fidelidad e independencia. Hoy, adaptado a la urbanidad, ha sumado virtudes y se ha convertido en una de las razas preferidas para la compañía de personas mayores que viven en soledad...
Costumbre muy arraigada en Europa

El primer paso para comenzar a pintar los soldaditos de plomo

Al diseñar su jardín

Su carácter intrépido e inteligente

Su carácter intrépido e inteligente, los hace compañeros muy afectuosos con virtudes necesarias para la convivencia en pequeños espacios (departamentos de 1 o 2 ambientes). Son muy cariñosos con los niños y siempre están alegres y activos con las personas que juegan con ellos.

Su historia en el campo, los hace resistentes a condiciones difíciles, por lo que no necesitan en absoluto del cuidado permanente. Por el contrario, no es necesario higienizarlos muy seguido ni prestarles demasiada atención más que un ocasional baño (semanalmente o cada quince días) y periódica alimentación.

Su función original (en Francia), lo mostraba como un excelente asistente de caza de conejos (rastreándolos y haciéndolos salir de sus escondites), por lo que su condición de grandes olfateadores, los pone en buena posición para alertar la presencia de desconocidos.

Son rápidos y perspicaces y utilizan esa intuición para comunicarse con sus dueños y jugar con ellos. Sus pequeñas características los hace ideales para la vida en pequeños departamentos acomodándose a espacios ajustados.

Su conformación física es la siguiente:

-cráneo alargado y no muy ancho, muy abombado

-orejas delgadas, largas, caídas, y colgantes

-pecho fuerte y riñón muy resistente

-cola alta y espigada

-pelo duro y largo, enredado y áspero

Son de color rubio o más pálido (monocromático), blanco y rubio o pálido (bicolor), o gris, blanco y rubio o pálido (tricolor).

La Historia del Pequeño Basset

Su origen al oeste de Francia, comienza con el cruce entre otras tres razas: el San Huberto blanco, el Braco italiano blanco leonado y el Gran grifón (que era conocido como el perro blanco del rey), empleado para la caza, por los Reyes Franceses y sus cortesanos. He allí el origen de su diminuto tamaño.

Su pasado como animal de caza, hace del Pequeño Basset, una compañía fiel y alegre, capaz de ser obedientes, independientes y leales… si está pensando en adoptar una mascota, está es una muy buena opción.