Pensamiento nublado y  pensamiento soleado

Tu mente puede generar un día nublado y gris o un día soleado y luminoso…

El estado de nuestra mente y el tipo de pensamientos que generamos es clave para nuestro nivel de vitalidad y bienestar. En este artículo hago un paralelismo entre nuestro estado mental y el clima o pronóstico del tiempo.

Tu mente puede generar un día nublado y gris o un día soleado y luminoso.

Este sencillo símil puede ayudarte a darte cuenta durante el día si estás en pensamiento nube o en pensamientos sol, y poder revertir tu clima mental, si así lo decides.

Paso a definir cada tipo de pensamiento y aporto algunas claves para intentar transferir de nube a sol. ¿Quieres probar?

¿Qué es un pensamiento nublado?





Es un tipo de pensamiento que nos saca de nuestro eje corporal y emocional y nos descentra. Algunos ejemplos que te ayudarán a identificarlos:

· Pensamientos de comparación. Cuando nos fijamos en algo que tiene otro y yo no, o viceversa y nos sentimos más o menos que…

· Pensamientos de crítica y enjuiciamiento. “Mira este lo que ha hecho…”, “pues vaya pinta que tiene…”, etc.

· Negaciones emocionales y auto-lamento: no sé, no valgo, no puedo, no merezco, no tengo, y demás ocurrencias que nos decimos internamente todo el tiempo.

Todos en mayor o menor medida generamos este tipo de pensamientos y es muy fácil caer en ellos . Por eso es importante identificarlos para salir de ahí lo antes posible porque nos descargan, nos desvitalizan y nos dejan sin fuerza para hacer de verdad cosas interesantes y constructivas para nosotros y nuestro entorno.

¿Qué es un pensamiento soleado?

Surgen cuando vamos más allá de los pensamientos nublados. Son pensamientos de avance, de nuevos retos, de ilusión, de responsabilizarnos por nuestros éxitos y nuestros fracasos, de no compararnos sino estar centrados en nosotros y en lo que podemos hacer.

Son pensamientos que surgen de seleccionar qué hay de positivo y nutriente en cada situación y quedarnos con ello en vez de ver solo lo negativo.

Son pensamientos que nos impulsan a hacer y emprender. Mueven a la acción y al aprendizaje desde la implicación y el compromiso personal.

Son pensamientos de estímulo que nos llevan hacia adelante, nos ponen en el camino de la energía y la vitalidad, porque nos ayudan a generar un camino propio que es único y personal.

Los pensamientos soleados NOS CENTRAN y NOS PONEN EN ESTADO DE ACCIÓN Y APRENDIZAJE.

¿Cómo podemos pasar de pensamientos nube a pensamientos sol?





La clave siempre es LA ACCION CONSTRUCTIVA.

· De la Comparación al estímulo y desarrollo personal.

Digamos que Pepe habla bien inglés y yo no, y a mí me gustaría manejarme con cierta fluidez en ese idioma.

Entonces me preparo, voy a clases, hablo, participo, me atrevo a hablar aunque no lo haga perfecto, y me pongo a desarrollar esa habilidad que veo en Pepe y que yo quiero para mí.

ENTRO EN ACCION PARA DESARROLLAR ESA HABILIDAD, EN VEZ DE PENSAR QUE PEPE SABE Y YO NO. En vez de compararme, me inspiro, busco mi estímulo de acción… y me pongo en marcha.

· De la crítica a la acción constructiva.

La crítica es una pérdida de tiempo, nos desgasta, y no hay avance. La mente y el cuerpo se van descargando y perdiendo fuerza para hacer algo más positivo por ti mismo que es lo interesante y lo saludable.

· Del auto-lamento a la acción.

Los no sé, no valgo, no puedo, etc. Es importante salir de ahí cuanto antes a través de la acción. Puedes tomar un papel y bolígrafo y escribir todo tu lamento durante 5 minutos y después romper el papel y tirarlo en la basura más cercana.

Esto ayuda a descargar la mente de esos pensamientos. A continuación haz algo que te ponga en movimiento corporal. Da un paseo, haz algo de ejercicio que te guste, llama a alguien positivo y activo, pide ayuda. HAZ, ENTRA EN ACCION para ir saliendo de ahí.

UN EJERCICIO CON IMÁGENES QUE TE PUEDE AYUDAR:

Cuando te notes lleno de nubes negras de tormenta, cierra los ojos y con cada respiración vas introduciendo el color blanco (al inspirar) y expulsando el color negro (al expulsar el aire).

Así, con cada respiración, poco a poco visualiza como esas nubes negras se van convirtiendo en grises y blancas, y después van desapareciendo hasta aparecer un cielo azul luminoso con un sol resplandeciente.

Quédate con esa imagen.

Por Ana Molina
Licenciada e Administración de Empresa por Bentley College (EEUU) y especialista en Técnicas para el Bienestar personal y Rendimiento profesional. Basa su trabajo en el Método TRCD.
www.anamolina.es

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.