Home > Tus raices > Nostalgia

Nostalgia

Pelota de trapo...

En la década del ’60 ni hablar de tener un fútbol en el barrio. La mayoría de los purretes se acercaban a algún club sólo para verlos de cerca y en algún momento acariciarlo, pero nada más. La pelota de fútbol era casi prohibida para los presupuestos familiares...

Pero... el ingenio y la creatividad se puso en marcha y en todos los barrios, cada equipo disponía de varias “pelotas de trapo”. “A falta de pan, buenas son las tortas...” expresa un dicho popular y en la imaginación de cada chico que pateaba, seguro lo hacía pensando que era “la nº 5”.

Fabricar una pelota de trapo, era toda una ciencia y se necesitaba de la complicidad de alguna abuela que nos regalara al menos un par de medias en desuso, de aquellas que no resistirían otra sesión de zurcido. Confeccionar una era tarea de toda una tarde y lo más común por aquellos tiempos era usar medias de lana.

La primera media se llenaba de trapos en desuso y hasta algunos papeles. Luego se golpeaba contra el tallo de una planta para permitir su “acomodamiento” y compresión. Ese acto representaba una verdadera ciencia, ya que cada tanto se debía controlar que el contenido de la media tome forma de esfera. Logrado esto, se daba vuelta la media y continuaba la acción de golpe contra la planta para obtener la compactación de su interior.

Finalmente, con la segunda media se recubría la anterior tantas veces como permitiera el largo de la media y con aguja e hilo de cualquier color, se cosía el último borde de la “boca” de la media.

Después, sólo restaba disfrutar de la magnífica creación en los recreos de la escuela “hasta que la media aguantara”.

Las mejores pelotas que hasta imaginábamos que picaba como el mejor fútbol no excedían los 15 cm de diámetro.

En la década del ´60,  en los patios de la mayoría de las escuelas de barrio se disputaban furiosos partidos en los recreos y generalmente eran “grado contra grado”, es decir, los partidos más gloriosos eran los que disputaban “7º A” contra “7º B” y ni hablar si algún sábado se podía coordinar para jugar con “los del turno mañana” o con “el 7º” grado de otra escuela.

Eran otros tiempos...

 

Oscar Alfredo Mario
Periodista

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Oscar Alfredo Mario

Los tiempos cambian

Los tiempos cambian

Los juegos también

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: