Para Coleccionistas de Tradiciones: El Mate y la Bombilla

El mate, aglutinante de amistades y compañía incansable. Rondas de conversaciones, tardes de descanso, amaneceres, atardeceres, el mate sigue siendo protagonista, aunque no muchos conozcan su historia tan de cerca…
  
  

Tantos
devotos tiene esta costumbre, que algunas personas han dedicado y dedican su
tiempo libre a la colección de
mates y bombillas, rindiendo culto y propagando
su leyenda.

Su
origen es puramente sudamericano y muchos países se atribuyen su nacimiento. En
Argentina, el sur de Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, la costumbre de tomar
mate es normal.

Pero
lo cierto es que fueron los aborígenes, quienes crearon ese recipiente primario
y quienes transmitieron su hábito a los
gauchos sudamericanos.

Mate es vos
castellanizada, del quechua “mati”, que significa vaso o recipiente para
beber. También se dijo que fue
introducida por los españoles, hasta el Río de la Plata, como nombre vulgar
del fruto de la calabacera –lagenaria vulgaris- y de esa misma planta, que se
llamó “puru”, es decir, calabaza en idioma incaico.

Diferentes
tipos de Mate

Poros

En
quechua se lo llama puru, y en castellano poro. Se lo conoce por su forma
alargada, parecida a una pera de aproximadamente unos 3 a 4 centímetros
de boca.

Existen
3 tipo de poros:

1.
Tiene un cuello que presenta y determina su notable deficiencia como mate.

2.
Es esbelto y de formas más adecuada para el manejo de la bombilla.

3.
Posee una boca más resistente… se lo emparenta con la “Galleta”

Galletas

Tienen una forma similar al
tomate. Se los conoce como chatos y
planos.

El
mate Pera

Es conocido como “mate que se
para”, es decir, que tiene la propiedad de quedarse estabilizado sobre
la mesa sin apoyo por tener una base apropiada independientemente del uso
de soportes metálicos que se agregan a los que no lo tienen.

 

 

La
Historia de la Bombilla

La
forma primitiva de absorber el mate para los aborígenes, consistía en el uso
de pequeñas cañas de gramínea huecas que se dejaban secar al sol y eran
llamadas “
tacuapi”.

Luego,
con el correr de los años, se agregó un filtro inferior que estaba conformado
por fibras de vegetales entretejidas, que impedía el paso de los palitos de la
yerba, y que luego se convirtió en parte de la bombilla moderna.

Fue
así como en el año 1615, se creó la primera bombilla de plata que tenia un
pequeño botón hueco y perforado, y que fue la base del progreso de este
elemento como parte de la costumbre de tomar mate.

Como
es la Bombilla

Tacuapí

Es el nombre olvidado de la bombilla y
según la definición del Diccionario de la Real Academia Española,
“tiene unos veinte centímetros de largo y medio de diámetro, y por la
parte que se introduce en el líquido termina en figura de una almendra
llena de agujeritos, para que pase la infusión y no la yerba del mate”.

El
coco

Es el nombre americano de una
variedad de palmera y de su fruto, que dio origen al primer filtro de
bombilla. En colecciones antiguas de bombilla de caña, se encontraba un
ejemplar en el cual se advertía que el filtro era de una sola pieza,
trabajado con mucha habilidad, pues se le había practicado ligeras
incisiones o surcos, en las bandas que recuadraban los orificios, que le
daban la apariencia de fibras planas entretejidas.

La bombilla metálica

El metal fue el siguiente paso de
la evolución de la bombilla. Al ser conductor del calor, el metal era un
problema para quienes regularmente sufrían quemaduras. Fue entonces
cuando se diseño un extremo superior achatado, restringiendo el paso del
liquido y disminuyendo la cantidad de calor.

Desarmables

El filtro va unido al cuello
mediante un sistema a rosca, que permite separarlos. A su ves el filtro
está dividido en dos partes iguales, articuladas en su base por una
bisagra. Tiene la gran ventaja de poder limpiar la bombilla desde dentro.

 

 

Higiene
de la bombilla

Con el objetivo de mantenerla
limpia, se ha lanzado al mercado un cepillo especial de cerda y alambre torcido
que permite hacer una limpieza mecánica del pico y el cuello de la bombilla.
Pero también existe la variante de dejarla sumergida una hora en bicarbonato de
soda, y enjuagarla en agua corriente.

La
tradición, testigo privilegiada de la historia pasada y presente… amigos,
charla, amaneceres, atardeceres, una compañía: el Mate.