Orgasmos tecnológicos

Las mujeres podemos quedarnos tranquilas con nuestro goce sexual. De ahora en adelante tendremos asegurados nuestros orgasmos con sólo apretar un botón…

Por favor

En este caso, el botón no
es una forma de llamar al
clítoris, sino el botón de un aparato mecánico que
se ocupará de todo. 

¿Se ocupará de todo? 
Creo que no.

Informaciones
periodísticas mencionan que en Estados Unidos se creó un dispositivo electrónico
que estimula la descarga orgásmica
femenina. Su descubrimiento fue
casual, dado que ese dispositivo estaba dirigido al tratamiento de dolores
lumbares y dorsales.

Su
descubridor lo puso en venta como reemplazo o complemento de las terapias
sexuales. Está fabricando otro similar para los varones. Aparentemente la
tecnología resuelve muchas dificultades, pero sin embargo, no sólo esto no es
cierto, sino que puede provocar perjuicios perdurables.

La
sexualidad es una energía vital que integra componentes biológicos, psicológicos,
sociales y culturales. Para que la sexualidad sea satisfactoria es de esperar
que estos componentes se complementen armónicamente en cada persona con un mapa erótico saludable. El
despliegue del erotismo es fundamental para que las experiencias sexuales sean
vividas placenteramente.

Los trastornos sexuales femeninos suelen deberse, en su gran mayoría, a motivos emocionales, al tipo de relación de pareja, a la educación recibida, a
las experiencias vitales y al contexto cultural de cada mujer. Las causas orgánicas
de las perturbaciones sexuales femeninas son de muy baja incidencia,
especialmente en la ausencia de orgasmo.

Fisiológicamente
hablando, el orgasmo femenino está dado por las contracciones de los músculos
que rodean a la vagina y que son decodificadas por el cerebro como intensamente
placenteras.

Todas
las mujeres alcanzan el orgasmo a través de la estimulación del clítoris, órgano
sexual que no tiene otra función que la de brindar placer. Algunas mujeres
descubrieron que además del clítoris tienen una zona en la parte superior más externa de la vagina, que estimulada también
descarga el orgasmo: es el “punto G”.

Más allá
de cuál de las dos zonas sea estimulada, el orgasmo integra toda la vulva como
respuesta a una excitación sostenida y a
una adecuada estimulación genital. “Adecuada” significa que para cada mujer existe una manera particular, y aún en ella dependerá de su momento
vital y de su compañero sexual.

Dejando de lado los motivos más profundos que
pueden impedir que una mujer dispare
su orgasmo, la anorgasmia suele deberse al desconocimiento de las propias
sensaciones y del funcionamiento de
sus genitales, a bajos niveles de excitación por un juego sexual pobre, y a
escasa o mala estimulación clitoridiana.

El dispositivo electrónico productor de orgasmo
sólo tendría sentido terapéutico en las anorgasmias de origen orgánico
irreversible (por trastornos neurológicos, endocrinos y ciertos medicamentos
que bloquean la descarga orgásmica).

Cuando
las causas no son orgánicas, la solución mecánica que dispara el orgasmo automatiza una reacción que deja de lado al erotismo, y puede crear una
dependencia facilista que impida que la mujer investigue sobre sí misma y
aprenda a tener sus orgasmos con
libertad y sin necesidad de más ayudas externas que las acordadas durante el
encuentro sexual consigo misma o con su pareja.

Fuente:
www.sexuar.com.ar

Una
buena oportunidad para mejorar tu vida sexual, es realizar un
Taller
de Sexualidad y Erotismo

como el que puedes realizar
gratis
haciendo
clic
aquí
.

También
puedes encontrar otros cursos gratis que te ayudarán a
mejorar tu sexualidad
y tu relación de pareja en:

Sexo
y comida: el Tantra del amor

Cocina
afrodisíaca