Nuestros hijos y las noticias

Nuestros hijos y nietos a menudo ven u oyen las noticias muchas veces al día a través de la televisión, la radio, los periódicos, las revistas e Internet. El ver y el escuchar sobre los eventos locales y mundiales, tales como los desastres naturales, los eventos catastróficos y los informes sobre crimen, puede hacer que los niños experimenten estrés, ansiedad y temores…

Ha
habido muchos cambios en la manera en la que se informan las noticias que dan
base para que aumente el potencial para que los niños experimenten
efectos
negativos.

Estos
cambios incluyen lo siguiente:

  • canales
    de televisión y servicios de Internet que informan las noticias las 24
    horas del día,
  • canales
    de televisión que transmiten los eventos en vivo, según se van
    desarrollando "al momento",
  • el
    aumento en los reportajes que dan detalles de la vida privada de las figuras
    públicas y de figuras modelo (role models),
  • la
    presión para llevar al público las noticias como parte de la naturaleza
    competitiva de la industria del entretenimiento,
  • la
    cobertura visual detallada y repetitiva de los desastres naturales y de los
    actos violentos.

A
pesar de que ha habido mucho debate público acerca de proveer clasificaciones
para los programas de televisión para alertar a los padres sobre la violencia y
el sexo en la programación, los programas noticieros sólo recientemente han
sido considerados en estas discusiones.

Las investigaciones han demostrado, sin
embargo, que los niños y los adolescentes están propensos a imitar lo que ven
y oyen en las noticias, un tipo de efecto contagioso descrito como eventos de
gato imitador ("copy cat" events). La exposición crónica y
persistente a tal violencia puede llevar al temor, la inmunidad o desensitización,
y en algunos niños a un aumento en el comportamiento agresivo y violento.

Los
estudios demuestran que los medios de locución no siempre escogen el mostrar
las cosas que reflejan con precisión las tendencias locales o nacionales.

Por
ejemplo, los informes estadísticos informan una disminución en la incidencia
de crímenes, pero el reportaje de crímenes en las noticias ha aumentado en un
240%. Las noticias locales con frecuencia comienzan o interrumpen la programación
para anunciar los informes sobre crímenes y dedican tanto como un 30% de su
tiempo en el aire a informar en detalle los crímenes.

Los
posibles efectos negativos de las noticias
pueden ser atenuados por los padres,
maestros, y otros adultos mirando/escuchando las noticias con el niño y hablándole
acerca de lo que están viendo u oyendo.

La edad del niño, la madurez, el nivel
de desarrollo, las experiencias de la vida y las vulnerabilidades deben de guiar
con relación a cuánto y qué clase de noticias puede el niño mirar.

Las
directrices para minimizar los efectos negativos de mirar las noticias incluyen:

  • Asegúrese
    de que tiene el tiempo y un lugar tranquilo para hablar, si usted anticipa
    que las noticias van a preocupar o a alterar al niño.
  • Pregúntele
    al niño qué ha visto y qué preguntas tiene.
  • Provéale
    garantía con relación a su seguridad personal en palabras sencillas,
    enfatizándole que usted va a estar allí para ayudarlo a mantenerse seguro.
  • Busque
    posibles indicios de que las noticias le han provocado temores o ansiedades
    tales como: insomnio, temores, orinarse en la cama, llantén, o hablar de
    que tiene miedo.

Los
padres deben de recordar que es importante el hablarle al niño o adolescente
sobre lo que ha visto o ha escuchado.

Esto permite que los padres disminuyan el
efecto negativo potencial de las noticias y el que ellos discutan sus propias
ideas y valores. Mientras que los niños no pueden ser protegidos completamente
de los eventos externos, los padres pueden ayudarlos haciéndolos sentirse
seguros y ayudándolos a entender mejor el mundo que los rodea.

Fuente:
American Academy of Child and Adolescent Psychiatry