No todos los fuegos son iguales

Si bien no es habitual que ocurran accidentes con fuego en nuestros hogares, debemos estar prevenidos e informados para actuar correctamente en el caso que alguna vez tuvieran lugar.

Somos partícipes de lo que ocurre en nuestro edificio, casa o morada particular, y ¿por qué no estar preparados para el caso que algún imprevisto nos tome por sorpresa?. Es necesario tener en claro que hay distintos tipos de llamaradas y cómo combatirlas en cada caso.

Para evitar posteriores dolores de cabeza, es imprescindible colocar de antemano en los pasillos del edificio a modo de precaución, equipos para la extinción del fuego, que entre sus distintas clases pueden ser:

n Equipos manuales: (matafuegos colgados o apoyados).

n Equipos fijos: (hidrantes y mangueras).

Estas maquinarias contienen diferentes agentes extintores, los indicados para combatir los distintos tipos de fuego y serán seleccionados según la ocasión:

n Polvos químicos

n Espumas

n Anhídrido carbónico

n Agua

A fin de facilitar su extinción y según cuál sea la materia que se combustiona, los fuegos se clasifican en 4 grupos: A, B, C y D.

Hay fuegos que se desarrollan en materiales combustibles sólidos como madera, papeles, cartones, telas, a ellos se los denominan Fuegos A. Para combatirlos se deben utilizar los agentes extintores más adecuados: agua, polvo químico ABC y espumas.

Cuando se producen en mezclas de vapores o gases sobre la superficie de líquidos

inflamables tales como pinturas, naftas, aceites, se da un Fuego tipo B. También se originan en gases: como el gas natural, el propano y el butano. La mejor manera de apagarlos es usar polvos químicos, espumas, anhídrido carbónico, y agua en forma de lluvia, como agentes extintores.

En ocasiones, los incendios surgen en instalaciones y equipos eléctricos, son los Fuegos C. Para estas eventualidades los agentes extintores más indicados son: polvo químico y anhídrido carbónico.

En metales finamente divididos como magnesio, acero, aluminio o sodio pueden generarse llamaradas, son los denominados Fuegos D. Para eliminarlos los polvos especiales son los agentes extintores más efectivos.

A tener cuidado: cada fuego requiere de sus particulares agentes de extinción: agua, anhídrido carbónico, espumas, o polvos químicos. Prevenirse es cuidarse.

×

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click Add to Home

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click
& Select "Add to Home Screen"

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline

Just Click Responsive image
& Select "Add to Home Screen"