Mascotas y adultos: una combinación perfecta

[addthis tool="addthis_inline_follow_toolbox"]
Son muchos los beneficios terapéuticos que los animales domésticos podrían dar a sus dueños, y varios de los mismos podrían ser críticamente importantes en el caso de los adultos mayores. Conózcalos leyendo este artículo

Probablemente haya sentido alguna vez que
al acariciar una mascota que responde satisfactoriamente a los mimos, se
experimenta una relajación y el corazón late más lentamente. Esto no es sólo
una sensación, pues de hecho los científicos han logrado comprobar todas estas
suposiciones, y es por eso que han comenzado a explorar las complejas maneras en
que los animales afectan las emociones y la fisiología humana.

En efecto, los resultados de los estudios
realizados, han demostrado que efectivamente los animales tienen la capacidad de
arrojar apreciables beneficios a la salud de los seres humanos, especialmente de
los mayores.

Incluso, algunos científicos sostienen
que las mascotas pueden ayudar a sus dueños mayores a vivir más tiempo, y de
forma más saludable y agradable, pues hacen que estas personas sean más
activas, se enfrenten mejor con el estrés, y desarrollen menos síntomas.

Razones para un
beneficio concreto

Hay varias explicaciones para entender cómo
y porque estos animales pueden otorgar todos estos beneficios para la salud. Por
empezar, todos saben que cualquier mascota necesita caminar, alimentarse, beber,
mantener limpia, así como ser acariciada y dispuesta al juego. Pues bien, todas
estas actividades requieren alguna acción por parte de los dueños.

Incluso si se trata de sacar afuera a su
perro un par de veces al día, o de cepillar un gato, cualquier actividad puede
beneficiar el sistema cardiovascular, haciendo trabajar al músculo del corazón
y manteniéndolo más flexible.

El realizar constantemente esta clase del
ejercicio “secundario”, es posible que los dueños de mascotas sean más
aptos también para llevar a cabo las actividades normales de la vida diaria, lo
cual representa más ejercicio para el corazón y sistema respiratorio, y más
esparcimiento para la mente.

Asimismo, los animales domésticos pueden
ayudar también a sus dueños mayores simplemente proporcionándoles algún tipo
de contacto físico, el cual, según afirman los expertos, es muy beneficioso
para reducir el estrés, la tensión, la presión sanguínea, mejorar el ritmo
cardíaco, y disminuir la temperatura.

Y más, muchos más
beneficios

Claro que también existen muchos otros
beneficios, los cuales son, sin embargo, algo menos tangibles. Por ejemplo, las
mascotas son una excelente fuente de compañerismo, y pueden actuar como todo un
sostén de apoyo para la gente más adulta que no tiene cerca de algún amigo o
familias.

Según se puedo observar en algunos
estudios, aquellas personas que tenían mascotas eran más capaces de enfrentar
mejor emocionalmente los tiempos de crisis. Los animales domésticos pueden ser
muy apropiados también para combatir el aislamiento social, lo cual es muy
importante en las personas más adultas, que a menudo suelen vivir en soledad y
tienen dificultades para trasladarse y ver a otras personas. Y todo esto puede
ayudar a combatir la depresión, una de las enfermedades más comunes en los
mayores en la actualidad.

Asimismo, la responsabilidad de cuidar de
un animal puede dar también a las personas mayores un sentido o propósito de
vida, una razón para levantarse en la mañana.

Incluso, los animales domésticos suelen
también ayudar a los mayores a realizar sus rutinas diarias, como levantarse de
la cama o salir a hacer las compras, e incluso dar aviso en el caso de que algún
problema suceda.

También en centros de
salud
 

Tan probados están los beneficios que las
mascotas pueden otorgar a la salud, que muchas clínicas de reposo, hospitales,
geriátricos, y centros de rehabilitación, han estado llevando animales
completamente vacunados, entrenados y probados en su conducta para darles a los
mayores la oportunidad de acariciarlos y jugar con ellos.

Así, los residentes y pacientes pueden
tener algún contacto físico y terapéutico y una diversión para sus vidas.
Incluso, recientemente, algunos hogares de reposo han comenzado a permitir que
ciertos animales permanezcan todo el tiempo con sus dueños.

Según afirman los responsables de estos
centros, los animales domésticos ayudan a los pacientes a olvidarse de sus
problemas, sintiendo de parte de las mascotas un amor incondicional.

Incluso, muchos pacientes afirmaron a
estas personas comenzar a revivir al entrar en contacto con perros y gatos, en
especial con la cría de los mismos, que a veces llegan a ser como los bebés de
los pacientes. Por eso, estos residentes quieren saber todo el tiempo dónde se
encuentran sus mascotas y que están haciendo, ocupándose de su cuidado, juego
y diversión, lo cual es todo un propósito de vida.

Encontrando al mejor
“mejor amigo”

Sea usted el adulto, o bien sus padres u
otros familiares, ya se habrá dado cuenta que incorporar un animal doméstico a
cualquier hogar será sin dudas muy beneficioso para los mayores. Pero para el
caso en que piense en llevárselo a otra persona, debe estar seguro de hablar
con ella antes de dárselo, asegurándose que esta persona realmente querrá
hacerse cargo de la responsabilidad de mantener un animal, junto con los ruidos
y líos que podrían venir con él.

Hable con ella también acerca del hecho
de si se siente capaz de alimentar, dar de beber, mantener limpio, ejercitar, y
jugar con el animal. En el caso de que decida que está dispuestos a aceptar esa
responsabilidad, diríjase a un criadero de mucha confianza.

Pero también, antes de incentivar a una
persona mayor para que adopte el animal, considere si usted mismo podría cuidar
de ese animal para el caso que su dueño ya no sea capaz. A menudo, los mayores
alcanzan un punto donde no pueden seguir haciéndose cargo del animal, por lo
que deben también resignarse a entregar sus mascotas.

Y si bien, como vimos, el número de geriátricos
y otros tipos de albergues para personas mayores que aceptan animales crece
constantemente, la vasta mayoría  aún
no permite incorporar animales. También se podría contratar a un cuidador
especial para estos animales, pero eso tendrá un costo significativo.

En definitiva…

Las mascotas y las personas mayores tienen
mucho para darse el uno al otro. Las investigaciones científicas, y la simple
experiencia, han demostrado que los animales y gente más adulta pueden
compartir muy bien su tiempo y cariño, agregándole mucho significado a sus
vidas.

Y aunque es cierto que los
animales no pueden reemplazar las relaciones humanas, ellos ciertamente podrán
aumentar toda su calidad de vida, y llenar también la vida de una persona
adulta con todo su incondicional amor.


[addthis tool="addthis_inline_follow_toolbox"]