Masaje facial

En todas las épocas, las mujeres acudimos al ingenio y a no pocos sacrificios para prolongar esa imagen de juventud que se refleja en un rostro de piel fresca y suave.

 

La industria cosmética, cada vez más sofisticada, incorpora avances de la tecnología.

Pero además de las indudables ventajas de las cremas antiarrugas, productos de protección solar y máscaras rejuvenecedoras, los masajes son un recurso que no hay que olvidar.

Al igual que todo tratamiento de belleza, requiere constancia y disciplina para que resulten realmente eficaces.

Si el resultado visible es firmeza, elasticidad de los tejidos y excelente tono muscular, la masoterapia también produce efectos importantes en la salud de la piel:

– Tiene acción sedante sobre los problemas nerviosos
– Renueva la capa emulsionada
– Activa la circulación
– Intensifica los intercambios metabólicos en la piel

Independientemente de los tratamientos específicos que realiza un profesional, es importante aprender los cuidados diarios (limpieza, humectación, nutrición) dedicando unos minutos más, que redundarán en mayores beneficios y potenciarán los efectos de cada producto ya que con suaves masajes, especialmente nocturnos, podremos relajar el entrecejo, levantar las cejas -quitando la expresión de ojos cansados-, suavizar el rictus y levantar las comisuras de los labios, y distender la mandíbula.

Como beneficio extra… descansaremos mejor.

Y si quieres aprender a resaltar tu belleza, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Maquillaje, haciendo clic aquí.