Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Manchas en la piel

Grandes, pequeñas, marrones, pardas…salen por culpa de la luz solar y dan un aspecto de sucio y poco cuidado a la piel. ¿Cómo prevenirlas y acabar en ellas para siempre?.
  
  


La
luz solar
es el primer culpable de que aparezcan las temidas manchas marrones
en la piel. Los dermatólogos reconocen que la principal causa fundamental es la
exposición a la luz visible diaria, no sólo al tomar el sol como se cree
generalmente.

Aparecen con mayor frecuencia en mujeres que en los hombres, sobre
todo durante el embarazo, por la toma de anovulatorios o cuando se padecen
desarreglos hormonales y también por el consumo de otros medicamentos como
los antiepilépticos. En otros casos, surgen sin razón aparente.


El tratamiento para este tipo de manchas es de dos tipos: evitar totalmente la
luz visible, no solo la exposición al sol, usando una crema con filtro solar
pantalla total a diario y, durante la noche, una crema despigmentante (
especialmente a base de ácido kójico o hidroquinona) para aclarar las manchas.


Indicar que hay dos tipos de manchas marrones. Las primeras, que se aclaran en
invierno y se oscurecen en verano, son las
melasmas
o cloasmas que se sitúan
generalmente sobre los pómulos, frente y labio superior.

Las segundas que no
varían, son los léntigos solares que aparecen sobre todo en el dorso de las
manos, aunque también en la cara. Fuera se quedan las pecas, nevus y los tumores
melanocíticos.


Cabe recordar que existe un grave error de concepto en el tema de las manchas y
es la creencia que sólo te da la luz solar cuando vas a la piscina o a la playa,
y la realidad es que uno se expone a la luz en cuando se sale de casa. A una
persona con cloasma, un paseo largo a la sombra le está oscureciendo las
manchas.

A muchas mujeres no se les quitan estas pigmentaciones porque no se
protegen totalmente de la luz y cuando se les recomienda un filtro solar se
creen que es solo para cuando van al campo o a la playa.


Algunas veces nos creemos que son manchas por la edad, ya que el segundo tipo de
manchas marrones, aparecen hacia los 40 años ( algunas ya las tienen a los 30
años) es el léntigo solar que es una manifestación del fotoenvejecimiento.

Aparecen sobre todo en el dorso de las manos, escote y antebrazos, porque son
zonas que protegemos menos del sol, aunque también salen en la cara. El léntigo
es un daño solar crónico, y es el resultado del sol que se toma desde que se
nace. Afecta en mayor medida a quien más se ha expuesto a los rayos UV a lo
largo de su vida y más clara tenga la piel.

Láser,
peelings, vitamina A


Se ha demostrado que el ácido retinoico o vitamina A pura es un buen
ingrediente que, además de reducir las arrugas, es también capaz de aclarar las
manchas de la piel, sobre todo las debidas al fotoenvejecimiento.

Hay muchos
estudios en los que se demuestra que el ácido retinoico es muy efectivo para
tratar los léntigos solares.


También existen datos científicos recientes de que el pretratamiento de la piel
con este ácido evita el daño solar, es decir que además de ir mejorando las
arrugas y manchas que se tiene, va a prevenir la aparición de otras nuevas. Por
todo ello, sería un tratamiento de por vida


El láser, especialmente el denominado láser alejandrita, es actualmente
un procedimiento bastante efectivo, aunque algo caro, para eliminar las manchas
de la piel, especialmente cuando éstas son resistentes a las cremas y peelings.

El láser está indicado para las manchas melánicas que aparecen con el
fotoenvejecimiento cutáneo.

Aunque desaparecen vuelven a salir si sigues
tomando el sol. La duración del tratamiento varía pero suele bastar con una o
dos sesiones.


El peeling
es uno de los medios de que se dispone para aclarar o
eliminar las manchas. Consiste en aplicar sobre la piel en la consulta del
dermatólogo o en casa por prescripción médica, un producto químico en forma de
ácido que exfolia esas células pigmentadas.

Uno de los más utilizados es un
peeling de profundidad media, con ácido tricloroacético o con ácido retinoíco
combinados con principios activos. Para manchas más superficiales se usa
bastante el ácido glicólico y otros ácidos frutales.


Existen también instrumentos de “camuflaje” como los correctores
llamados popularmente antiojeras, que son un producto milagroso para camuflar
con éxito las manchas.

Existen varios tipos que se diferencian entre sí en el
grado de cobertura y en la presentación, bien en barra, lápiz, crema … solo sé
elegirá el color para que sea lo más parecido posible al de la propia tez y
ligeramente más claro que el del fondo del maquillaje. Se debe aplicar poca
cantidad y difuminarlo para que no queden marcas y aplicarlo debajo del
maquillaje.

¿Qué debo
hacer si mi piel tiene tendencia a formar manchas, en pleno verano, cuando vamos
a la piscina, a la playa o simplemente estamos más tiempo al aire libre?.


¡ Alta protección ¡. Protección, protección siempre SPF 30 todo el tiempo, sobre
todo cuando la temperatura es alta. Alternar sol y sombra, dejar que le piel se
refresque cada poco rato. Moderación, en definitiva.