¡Mamá, estoy lleno de granitos! Continuación.

Es casi inevitable escuchar este grito cuando hay adolescentes en casa. El acné juvenil acaba de hacer su entrada, ha llegado el momento de aprender a combatirlo.

TRATAMIENTO

La principal medida que debe tomarse ante la presencia de acné es el lavado frecuente, con agua caliente y jabón, con preferencia usando esponjas especiales.

De ese modo, se elimina la capa de grasa y casi todos los tapones de sebo que se haya ido armando. Para el secado se empleará una toalla seca y limpia con la que se debe frotar vigorosamente.

Es recomendable completar este proceso aplicando una loción astringente después del secado. En ningún caso hay que aplicar cremas sobre la piel sucia, ni mucho menos dormir con el rostro maquillado.

Este proceso de hiperactividad de las glándulas sebáceas también puede afectar al cuero cabelludo, en cuyo caso se manifiesta por un cabello excesivamente graso, y en algunos casos con caspa. En estos casos algunos champúes anticaspa o especiales para cabellos grasos pueden resultar eficaces.

Posiblemente el tratamiento más eficaz consiste en la exposición a los rayos ultravioletas, que secan la piel y favorecen su desprendimiento. Por este motivo, se recomienda frecuentes exposiciones al sol o ante una lámpara de rayos ultravioletas, aunque con las debidas precauciones.

Existen numerosas lociones y pomadas que pueden ser utilizadas para tratar el acné. Las mejores fórmulas suelen ser las que contienen calamina, sulfato de cinc, resorcinol o peróxido de benzoílo, sustancias que ayudan a secar la piel y a desprender su capa externa, de todas formas, antes de elegir el tratamiento, siempre se debe consultar al médico, que puede prescribir las fórmulas más adecuadas a cada caso, puesto que un tratamiento que ha resultado efectivo en una persona puede resultar ineficaz o incluso perjudicial en otra.

Una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras frescas, siempre resulta indicada para el mantenimiento de una piel sana, y en especial para las personas que padecen acné. Sin embargo, no se ha demostrado aún que haya algún tipo de dieta que modifique la evolución de esta enfermedad.

El acné suele desaparecer de forma espontánea entre los veinte y los treinta años, pero si se prolonga su duración, existen tratamientos con antibióticos y otros fármacos que, en general, garantizan su curación.

Anterior

Fuente: www.intergaleno.com