Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Maceió, la naturaleza que inspira

En Maceió, historia y naturaleza se conjugan para brindar una experiencia inolvidable. ¡No esperes más, y ven a conocer Maceió! 
  
  




Los
indios Tupí, maravillados con los fenómenos de la naturaleza que aquí ocurrían,
 empezaron a llamar a esta zona "MACAYO" o "MAÇAI-O-K", que significa "lo que
cubre lo anegadizo".

Y así surgió el nombre "Maceió".

La ciudad
tuvo su origen en un antiguo ingenio de caña de azúcar, a mediados del siglo
XVIII.


Su desarrollo comenzó con la llegada de los barcos que llevaban madera de la
ensenada de Jaraguá.

Con el
surgir de los ingenios, Maceió pasó a exportar azúcar, después tabaco, coco
cuero y algunas especias.

Hoy se
recuerda este pasado en el barrio histórico de Jaraguá, con su puerto, caserío y
almacenes  cuya arquitectura nos hace viajar en el tiempo.

Lo que no
se puede dejar de hacer en Maceió

– Conocer
la playa de Guaxuma y darse un baño en el río del Arroz, en Ipioca.

– Deleitarse las exquisiteces de Riacho Doce, como la torta de mandioca, el "beiju",
el

“pé de
moleque" y tantas otras.

– Visitar
la Casa del Arte en Garça Torta y encantarse con la magia del lubar.

– Bailar
"forró" en los quinchos en la costanera y enamorarse a la luz de la luna de
Maceió

– Visitar
la casa donde nació el Mariscal Floriano Peixoto, en Ipioca

– Hacer el romántico paseo en jangada a la Piscina Natural de Pajuçara, a 2 km
de la costa

– Encantarse con el verde azul del mar de Pajuçara, descubriendo las diversas
especies de fauna y flora existentes en la piscina

– Probar
los pescados servidos en los bares flotantes de la Piscina Natural


Circular por el centro histórico de la Ciudad y apreciar su iglesia y edificios
históricos


Apreciar el arte sacro y contemporáneo en el Museo Pierre Chalita y en la
Galería Karandash en el centro


Contemplar la belleza de postal de Maceió, en lo alto de los miradores de San
Gonzalo y Ambrosio Lyra;

– Caminar
a la puesta del sol por la costanera de Pajuçará y Ponta Verde, saboreando la
tapioca de coco, queso, banana y canela y haciendo una parada en la feria de
Artesanías en Pajuçara


Aprovechar un happy-hour en el Cheiro da terra, en Jatiúca,

– Tomar
una cerveza bien helada en los famosos bares del barrio Stella Maris

– Ver el encuentro de las aguas de la Laguna Mundaú con el mar, en un paseo en
velero que revela el encanto de las nueve islas, mientras pruebas el sabor de
los jugos y frutas tropicales de la zona


Desembarcar en el Pontal de la Barra y probar el afrodisíaco sururu a la salsa
de coco


Aprovechar la puesta del sol en la laguna Mundaú, en las calles del Pontal, para
comprar una pieza de "file", la auténtica artesanía del barrio;

– Pasear
por el barrio histórico de Jaraguá

Vida nocturna

Hay bares
que son puntos de encuentro y de ligue (Bye Bar Brasil, Divina Gula, Esquina
Brasil, Geraçoes, Alamo), con “forró” en vivo (Lampiao) y varios otros.

Hay
discotecas (Aeroporco y Gunas), bingos (Maceió Golden Bingo) y también quinchos
por  también ofrece alternativas en bares y restaurantes, como el Pier Jaraguá,
Naçao Caeté y muchos otros.


Gastronomía

El placer
de estar en Maceió no se resume apenas a un delicioso baño en el mar, pero
también a una entrada en los colores y sabores de su culinaria y en la
especialidad de otras regiones del país y del exterior: frutos del mar, cocina
portuguesa, francesa, regional, italianos, japoneses, peruana, china, española y
árabe, etc., que pueden degustarse en los innumerables restaurantes de la
ciudad.

Los
alrededores de Maceió

Playa del
Francés (Marechal Deodoro)

La playa
del Francés, situada en el municipio de Marechal Deodoro, a 18 km de Maceió,
posee una formación de arrecifes de corales, que fue formada por la
sedimentación de esqueletos de peces, algas calcareas y erizos, formando un
complejo ecosistema con muchos animales marinos, desde esponjas de colores hasta
bellísimas colonias de corales.

Este
cordón permite un baño tranquilo donde el turista encontrará varios tipos de
actividades, como por ejemplo, banana-boat, kayaks y paseos de buceo en barcos
con fondo de vidrio.

En el lugar que los arrecifes terminan, se forma una playa
con muchas olas, considerada entre las ocho mejores del país, para la práctica
del surf.

Qué hacer
en la zona

– Conocer
el pueblito de “Barra Nova”, en la isla de Santa Rita, que está en las márgenes
de las lagunas Mundaú y Manguaba

– Hacer
una visita a "Massagueira", en los canales de la laguna Manguaba, lugar con
buena infraestructura para comer frutos de mar y dulces artesanales.

– Visitar
la ciudad histórica de "Marechal Deodoro", con sus conventos, iglesias y lugares
históricos.

Barra de
Santo Antonio

Situada a
apenas 37 km de Maceió, la Barra de San Antonio tiene todo para quien desea
pasar las vacaciones en un lugar paradisíaco.

Playas que conservan características salvajes y arrecifes de corales que forman
piscinas naturales de una claridad extraordinaria.

La Isla de la Croa es la más buscada del municipio. Situada en la desembocadura
del río San Antonio Grande, en marea exhibe una gran extensión de bancos de
arena, formando laberintos y grandes corrales de pesca.

Qué hacer
en la zona

– Para
los amantes de las caminatas, conocer las Playas de Carro Quebrado, en el propio
municipio y la playa de los Morros de Camaragibe, en la ciudad de Passo de
Camaragibe.

– Sacar
fotografías de los acantilados de color rojo que demarcan el litoral rocoso de
Cerro Quebrado.

– Pasar
un día en la playa de Tabuba, descubriendo sus piscinas naturales.

– Visitar Sonho Verde, playa que forma una ensenada, con cocoteros y vasta fIora
y fauna.