Lo que hay que saber antes de llevar una mascota a casa. Parte 2

¿Está pensando en una mascota? Le mostramos lo que debe tomar en cuenta para tomar la mejor decisión

c. Cuestiones de agenda

Los animales dependen mucho del cariño y atención diario que sus amos pueden darle. Los perritos y los gatitos cachorros requieren de tiempo para jugar, para ser criados, para alimentados y aseados, entre muchas otras cosas.

Por eso, debe tener en cuenta si suele estar ausente de su casa durante gran parte del día, si trabaja frecuentemente hasta tarde, o qué es lo que hará con su animal durante ausencias largas, ya que la alimentación, el ejercicio, el cuidado, y el juego son compromisos diarios de tiempo que deben ser considerados al adoptar un animal que pueda crecer sano y feliz.

d. El costo de un animal

El precio de compra de un animal varía mucho. Todos los animales necesitan alimento y refugio, y la mayoría de ellos debe tener también visitas regulares a un veterinario para hacer chequeos de salud y vacunaciones.

Dependiendo del tipo de animal que elija, tendrá que tener otras consideraciones de costo incluyendo emergencias de tratamiento médico, baños especiales, tramites de pedigree, instrucción de obediencia, y accesorios. Los seguros médicos para enfermedades o heridas inesperadas en los animales están también disponibles en muchas veterinarias.

e. Cláusulas de prohibición de mascotas

Gran parte de los acuerdos de alquiler, o bien de consorcios de edificios, poseen cláusulas que prohíben la tenencia de perros y gatos, aunque los pájaros o los mamíferos pequeños pueden ser aceptados.

Si quiere tener un perro o un gato pero su locador o las reglas del consorcio o la asociación de condominio los prohíben, trate de negociar estas cláusulas, pues a menudo se hacen excepciones si están bien justificadas.

En este sentido, deberá exponer su plan para cuidar de su animal favorito y para adaptarlo a su nuevo ambiente, así como demostrar cuan importante es este para usted y su familia. Asegúrele a los copropietarios o encargados del consorcio que es un dueño responsable y está enterado de la importancia de que el animal se comporte bien y se mantenga un ambiente limpio, en pos de la buena convivencia.

Proporcione referencias de propietarios o vecinos que puedan dar cuenta de su responsabilidad para esto mismo. Proponga pagar un depósito reembolsable o una pequeña sobrecarga mensual como garantía de su cuidado.

f. Cuando el animal no se adapta a su estilo de vida

Después de hablar con gente informada y saber cabalmente el papel que una mascota jugará en su vida, podría llegar a concluir que sus primeras ganas de adoptar un animal no son las más apropiadas, pero debe ser flexible.

Su veterinario puede sugerirle otros animales de compañía cuyo cuidado este más acorde con el que usted necesita y pueda dar. De hecho, puede también disfrutar de todo el cariño que un animal tiene para darle incluso cuando esta mascota no concuerde con su estilo de vida presente.

Por ejemplo, podría ofrecerse como voluntario para cuidar y alimentar pájaros siendo un miembro activo de una sociedad local de zoología, o bien en un refugio de animales de la sociedad protectora del animal. Y considere adoptar ese animal favorito cuando sus circunstancias cambien.

g. El rol del veterinario

Si su familia decide que, luego de lo evaluado, ya es tiempo de buscar una mascota, cada uno de los miembros debería tomar parte en el proceso de selección. Una buena forma de comenzar esto, sería mediante una consulta familiar con un veterinario, para determinar la compatibilidad de sus necesidades con las del animal o animales que se estén considerando. Los veterinarios pueden ofrecerle un gran consejo en cuanto a las necesidades físicas, de salud, y a las características de conducta de cada animal en particular.

Otras buenas fuentes de guía e información sobre mascotas se pueden conseguir en las bibliotecas, las sociedades zoológicas, las asociaciones protectoras de animales, internet, los criadores, las veterinarias, y los instructores de obediencia. En este sentido, los perros y gatos tiene la ventaja de tener clubes de cada una de sus razas.

h. Evaluando a su nuevo compañero

El vecino, criador, o veterinario al que le compre su futura mascota, debe permitirle tener el animal examinado por un veterinario y poder devolverlo dentro de un tiempo acorde si el animal es poco sano. Para el caso que sea así, haga esta devolución tan pronto como sea posible, antes de estar emocionalmente conectado al animal.

Su veterinario es la persona más calificada para asegurarle que su amigo nuevo está sano, así como para administrarle las vacunaciones necesarias. Al mismo tiempo, usted puede hablar con él de la nutrición y los alimentos apropiados para su animal, así como su esterilización quirúrgica y otras medidas preventivas de salud.

i. Preparando el hogar para la llegada de su esperada mascota

Antes de traer un animal favorito para su hogar, debería prepararle por anticipado un lugar especial para comer y dormir. Al principio, intente mantener un horario diario y fijo para que el animal pueda jugar, comer, y hacer sus necesidades.

Decida también donde ejercitará este animal. Adquiera los accesorios necesarios, como ser chapas de cuello para identificación, correa, cartón de rasguño para gatos, caja de litera, cucha, jaula de pájaro, etc. antes de trae a su hogar al animal.

Por último, tenga en cuenta que debe tener el mismo cuidado con sus mascotas que el que tiene con sus hijos, en pos de evitar los accidentes. Por ejemplo, los enchufes sueltos, los pesticidas tóxicos, las plantas, los cables, y los objetos quebradizos, deben quedar todos fuera de todo contacto de su animal.

Asimismo, deberá alimentarlo, llevar adelante un ejercicio regular, cuidarlo y asearlo, jugar, y planificar qué hará con su animal durante potenciales largas ausencias, todos los cuales serán compromisos diarios que insumen tiempo pero deberían ser considerados al cuidar de un animal sano y feliz.