Las plantas y el frío: como compatibilizar

La llegada del invierno se presenta como un duro rival para la salud de las plantas y flores de nuestro jardín. Ayudarlas a sobrevivir con algunas técnicas especificas, es imprescindible para no encontrarnos con sorpresas indeseables.

Algunas plantas de nuestro jardín son vulnerables al frío y al viento. Y muchas veces necesitan protección extra durante los meses de invierno. Una medida importante es trasladar las plantas delicadas que estén en macetas a un terreno protegido, para que no mueran las raíces que están en el borde.

Luego, envolver las macetas con un material aislante como lona, plástico de burbujas, papel de diario, cortinas viejas. Y en el caso especial de los rosales, amontoná tierra alrededor de sus bases, antes de que la temperatura descienda demasiado.

Usá tierra ligera para reducir el riesgo de humedad, que podría llevar a la putrefacción. Retirá la tierra cuando el clima mejore. En inviernos muy severos, aumentar el aislamiento añadiendo una capa de paja que tiene la gran ventaja de permitir la respiración.

En el caso de las flores de las plantas de pared, es aconsejable protegerlas con una lona de nylon fijándola a los alambres de soporte de la planta. Cubrir arbustos con papel de periódico, y fijar los extremos con firmeza utilizando ladrillos, piedras, o enterrándolos.

Para la protección contra el viento, usar mamparas prefabricadas, que se levantan como una valla alrededor del área afectada. Algunas plantas se protegen solas, se marchitan de modo natural y un follaje muerto las abriga.

Muchas veces las medidas de prevención pueden variar desde cubiertas para una sola noche, hasta aislamiento fijo toda la temporada. Las plantas jóvenes son más proclives a sufrir más el frío de inviernos crudos. Y las plantas que florecen a principios de año suelen necesitar más protección que las que lo hacen más tarde.

Es imprescindible saber que cuando las plantas no florecen, significa que precisan más luz, agua o fertilizantes (en el caso de las peonías, lo que necesitan es más frío).

Pero otras veces no florecen porque, al no dividirse con frecuencia, se apelmazan las raíces y compiten entre ellas.

 

 

×

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :
Y selecciona Agregar a la pantalla principal

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado

SOLO HAZ CLIC EN : Responsive image
Y selecciona Agregar a la pantalla principal