Las abuelas y el arte de malcriar.

Que la nena quiere esto, que el nene quiere lo otro… testimonios que tratan de responder a una ancestral pregunta: ¿son las abuelas las encargadas naturales de malcriar a sus nietos?
  
  


Roberta, abuela paterna

 ¿Quién hizo esa pregunta? Seguro que la hizo la desgraciada de
mi nuera. La verdad es que no podés confiar en ella, haceme caso. Cuando va a
casa me dice: ”Hola suegrita, ¿cómo estás?”, haciéndose la cariñosa. Pero no me
deja hacerle nada al Nico, no me deja cuidarlo, no deja que yo lo alimente…
antes sí me dejaba, pero ahora, nada.

Qué querés con esa loca de mujer con la
que se casó mi hijito… si no sabe nada de cómo se cría un hijo, pero bueno…
Esa atorranta ya me la va a pagar… lo que más me duele es en la situación en
que vive el Oscar, mi hijo. ¡Cuántos disgustos le dará!

Andrea,
nuera de Roberta

 No sé qué dijo mi suegra, pero la verdad es que ella no
malcriaba a Nico. Pero vos sabés lo que pasa, el Nico me pide ahora que no lo
moleste con ir todas las noches a lo de la abuela… tiene 21 años y quiere
estar con su noviecita, salir con ella…hacer todas las cosas que hacen
todos…

Ahora me dice para ir a dormir a la casa de la novia, no a la casa de
la abuela… ¿me entendés? Mi suegra cree que la no lo deja ir a la casa soy yo.

Juanita, 46, peluquera

Yo no tengo
nietos. Pero por lo que puedo ver, es totalmente
cierto lo que decís. Mirá, la vieja de acá enfrente cuida todo el día al nieto,
pero la nuera, mirá, no voy a hablar de esa… El Pedro, de la esquina, puedo
dar fe que es un chico excelente y la señora es buena también, pero la chiflada
de la madre de ella… ni te cuento.

La Raulito (que le decimos así porque es
tan fea como la hincha de Boca) vive acá a la vuelta. Bueno, a ella la hija no
le trae al nieto.

Es cierto que lo malcriaba, pero hacerle eso a tu propia
madre… Rolando, es el típico viejo que se lleva bien con todo el mundo, tiene
un hijo solo que está casado hace como 4 años y no le da un nieto… ¿vos podés
creer? Y eso que trabaja bien…

John Avalos, 32,
cantautor

 En mi caso, la abuela no me malcriaba para nada (era activista
comunista en el auge del imperialismo yanqui, o sea que aún lo sigue siendo), en
cambio es una gran fuente de inspiración para mi música.

Recuerdo que el otoño boreal de Boston, en 1969, ella se la
pasaba diciéndome ”¡Nene, no toques eso!”; 17 años después, Baby don´t touch
that
fue mi primer éxito, aunque muy censurado para la época (extrema
apología, dictaminó el gobierno de USA).

Está bien… que el disco que contenía
ese tema y el cover de los Ramones –Quiero estar sedado, entre otros- se llame
smoking weed in Granny´s house puede tener varias interpretaciones; pero
que la foto de tapa (que muestra a MC Hammer bailando ula-ula desnudo con la
esposa de Nixon) sea ofensiva… ¡por dios!

Además, en el reverso del disco dice
bien clarito: “Disco es cultura”, ¿te das cuenta? Están matando generaciones
enteras de compositores, están intimidando a la nueva ola de músicos a tratar
temas banales, y lo peor: están censurando a la mismísima cultura. Ustedes, más
que nadie, tendrían que empezar a recolectar firmas en apoyo a mi causa.


Norberto, diputado en campaña

Como representante de la sociedad en su conjunto, estamos
trabajando con otros colegas diputados en un proyecto de ley que pretende darle
un reconocimiento al trabajo del abuelo dentro de la familia. Habría muchas
actividades organizadas para todos los abuelos, que serán llevados por los
nietos, sin permitirse la entrada de los padres de los nietos.

Estas actividades
se organizarían en todas las plazas de todas las ciudades, en las cuales los
nietos le darían todo lo que quiere el abuelo, o sea, se invertiría el rol.

Además reconocería al cuidado de los nietos con una continuación
del trabajo que han llevado adelante por años. Por cuidar a los nietos, año tras
año, se le aumentaría la jubilación.

Este proyecto es muy importante para mí y necesito de su voto
para poder seguir trabajando para usted.

Enzo Neiman, 19,
cerrajero

 ¡Pero, ¿Cómo se te ocurre?! Las abuelas están para cosas más
importantes que satisfacer triviales caprichos. Están para… eh, para…
(piensa) No, a ver (siete y cuatro once, me llevo uno…). Si, las abuelas no
son las responsables de malcriarnos. 

Perico, hincha de Rácing

Remembering:
”Las abuelas son gente muy jodida con la cual no conviene encariñarse mucho
(…)no siempre son los seres inofensivos que la tele nos muestra”.

El desencadenamiento de atroces actitudes seniles que se fueron
gestando a partir de  mayo de 2000, nos lleva a analizar: ¿Qué grado de culpa
tiene las abuelas en el hecho de que seamos tan caprichosos desde pequeños?
Bueno, el grado de culpa, concerniente a dichos elementos familiares, en una
escala de 1 a 10 estaría muy próximo al 17; y no lo decimos solo nosotros, no,
qué va.

La total culpabilidad la sentencia una especie de encuesta
llevado a cabo en la quinta de Aldo Poi,  aquella vez que nos juntamos a comer
empanadas. La gran mayoría de los encuestados(entre ellos la abuela de Poi)
coincidieron en que:  

A) Aldo Pedro ya esta viejo para insistir
con lo del cabezazo homenaje.

B) Las abuelas no son las culpables de
que el niño pierda precozmente el interés al estudio, el trabajo y los informes
del Centro Comercial, ilusionándolo con unos pesos por mes; remuneración básica
por jerarquía de nieto. 

C) Son la principal causa de
desmoronamiento dental de los críios, puesto que,  con la vil excusa de que las
visiten mas a menudo (para no perder el hilo del ejercicio de su maléfica
influencia sobre ellos), les llenan el buche con gratificantes, y no siempre
saludables, golosinas… el gancho infalible de la tentación infantil.

D) Siempre andan con un cubito de caldo y
algunos fideos como para apachurrarnos el ánimo…

E) Ellas mismas pueden ser las madres de
nuestro padre o nuestra madre. Esta condición no seria bidireccional porque si
no deberíamos concurrir  obligadamente a algún freak show de la tele.

F) Las abuelas no se cuelgan del
alambrado, tampoco saben estacionar en paralelo al cordón y tienen
complicaciones frente a ley del off side.

Para decir las cosas a calzón quitado
habría que pensar en las abuelas como en esos folletos de concesionaria de autos
usados, donde muestran la imagen de una Fia (la T es muda) último modelo e
imagen debajo, en microscópica tipografía, “Las fotos son meramente
ilustrativas, cualquier semejanza con la realidad abónela en caja”. Un engaño.
Una mentira impuesta por quien creó el estéril árbol genealógico y cobro los
desechos de  copyrigth.

Cuidado: Hay bocha de casos en que el acto de malcriar se enroca
por el infaltable maltrato. Por cierto, anti- vetusto lector, veamos a modo de
ejemplo, y preaviso, un dialogo cotidiano entre abuela y nieto,  grabado por
Antonio Fenandez Llorente para TN investiga:

Abuela, tirame un diez para ir a la cancha…

Si, mi amor. Primero toma, ovíllame esta lana,  después me pelas
aquellas cebollas,  descongélame el freezer- ojo que patea-,  pasa por lo de  la
Nilda y le pedís que me devuelva la Para Ti, pero antes date una vuelta por el
kiosco y comprame fasos, comprame.   Cuando vuelvas almidoname las enaguas.

!Ehhhh, abuela!

¿Ehhh que, desgraciado desagracedido? No tenes idea lo que me
deslomé  por vos cuando eras chico y tu mamá se fue con el amigo ese de tu
tío….

Está bien, está bien

¡Claro, pichoncito! ¿ Ves? Vos me rascas la espalda y yo te rasco
la tuya. Y date por enterado que esta noche me voy de joda con las chicas y te
tenes que quedar a cuidarme el loro. ¡Ah !, haceme un favor, trata de buscarte
una novia porque en el barrio se comentan cosas de vos.      

Advertencia: Esta nota tiene objetivos puramente humorísticos. La
casa no se hace responsable de cualquier semejanza con la realidad de los
testimonios.

Fuente: Voces, revista de cultura No 12, abril de 2001.