Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Lago de Nicaragua, belleza y naturaleza

El Lago de Nicaragua o Lago Xolotlán, -el más grande de América Central-, es sin dudas uno de los más convenientes para aquellos que amen la aventura y la vida al aire libre

El Lago de Nicaragua, también conocida como Lago Xolotlán, es el lago de agua dulce más grande de América Central. Al detenerse en sus orillas, se experimenta la misma sensación que si se estaría mirando un océano. La orilla sur del lago, es también el lugar donde comienza la capital de Nicaragua, la Ciudad de Managua. Justamente por ésta misma proximidad entre el lago y la capital nicaragüense, es que este escenario natural es tan popular entre los muchos turistas locales y extranjeros que concurren a esa ciudad.

Uno de los aspectos únicos de este lago, son las muchas islas presentes dentro de él mismo. A las mismas, se puede acudir en barco, mediante una esplendorosa travesía que quedará por siempre grabada en la retina del viajante. Además, si bien algunas de estas islas están habitadas, muchas no lo están, con lo que se las puede observar en toda su belleza natural.

Dos de las islas más interesantes para visitar, son la Isla de Ometepe y la Isla Zapatera. Las mismas están repletas de construcciones y reliquias antiguas pre-colombinas. Su área, también cuenta con una gran reserva natural, donde habitan muchas especies de fauna que vagan libremente por su hábitat natural. La Isla de Ometepe, aloja también a un volcán activo, el Volcán Concepción y tiene vistas naturales espectacularmente majestuosas.

El Lago de Nicaragua es también muy popular entre los visitantes por el hecho de ser el hábitat de la única especie de mundo de tiburón de agua dulce. Se dice que estos tiburones inmigraron hacia allí hace muchos años, provenientes del Río San Juan. Este río atraviesa toda la ciudad de San Carlos, hasta desembocar en el mar caribeño. Aparentemente, en el pasado, mientras estos tiburones cruzaban intermitentemente el río, se fueron adaptando al ambiente de agua dulce, sobreviviendo allí sin mayores problemas.

Si planea viajar hacia el Lago de Nicaragua, cerciórese de llevar un buen mapa y de planear su recorrido de antemano. Ciertas partes del lago son complicadas de visitar, por estar cercanas a la selva, y bastante alejadas de las ciudades. Por eso mismo, también podría contratar los servicios de un guía que lo acompañe por los recorridos más dificultosos. Pero disfrute su visita: el lago le ofrece una gran variedad de opciones muy interesantes, especialmente si usted ama la aventura o la vida al aire libre.