La tortura del taxista

Tomar un taxi es una gran alternativa para transportarse en una ciudad. Pero a veces puede transformarse en una tortura...


En una tortura, sí. Pero habrá que ver si para el taxista o para su pasajero: