Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La soledad: un problema mayor

¿Cómo ayudar a los mayores a combatir este mal?
  
  

Una
de cada diez personas mayores, en la sociedad moderna de hoy en día, padece de
soledad, y pasa sus últimos años sin ver casi a nadie de su familia.

Pocos
entienden el impacto múltiple que la soledad puede tener. Puede llegar a ser la
diferencia entre la vida y la muerte. Cuando a un anciano le sucede esto,
comienza a empeorar más rápidamente en términos físicos y mentales.

Toda
sociedad industrializada donde la gente se muda y cambia de familia
constantemente puede tener estos problemas.

La
pregunta es ¿Cómo se puede revertir esta situación antes de que se convierta
en un problema social serio? Mientras los adultos puedan moverse y trasladarse
por sus propios medios, a través de autos o autobuses, la soledad les resultará
un problema menor ya que pueden viajar yendo a ver a amigos, familiares,
conocer gente, socializarse.

Pero
cuando un anciano pierde las ganas de viajar o se ve imposibilitado
físicamente, por ejemplo por pérdida de la visión para conducir, esto la
soledad se convierte en un problema serio.

Para
darse cuenta de ello, basta ver el contraste con la gente más joven que ve aproximadamente veinte personas al
día. Incluso cuando no se ve a tanta gente, se tiene la libertad de
elegir esta opción o alterar su situación de soledad siempre que lo elija. 

ALTERNATIVAS
PARA PREVENIR LA SOLEDAD

A
continuación le damos algunos consejos para combatir a la soledad de los
mayores. Tenga en
cuenta que no siempre una sola respuesta es efectiva y muchos de estos consejos
requieren algunos sacrificios de su parte.

·       
RESIDENCIAS
GERIÁTRICAS:

Cuando
los ancianos entran en una residencia geriátrica, puede ser posible que
encuentren nuevos amigos. La capacidad de socializarse a menudo reside en la habilidad de caminar por el pasillo hacia la puerta,
y no quedarse
encerrado en la habitación.

Desventajas:

Cuando
un anciano es llevado a un geriátrico es alejado de su familia. Según varios
estudios, el 97% de los ancianos que viven en geriátricos quieren
estar en sus hogares con sus familias. En muchos casos esta mudanza se hace
contra su voluntad, lo que puede llevar a la depresión del anciano.

Otra
desventaja es el costo. Mientras que en el hogar solamente debe
pagar el mantenimiento y los impuestos, estar en una residencia geriátrica
implica desembolsar una gran suma de dinero. Para los que no puedan afrontar este costo puede haber otras alternativas.

·       
CUIDADO EN EL HOGAR

Una
alternativa muy viable a la soledad diaria es el cuidado en el domicilio. Esto
puede realizarse contratando una persona en forma individual, o a una compañía
especializada que envía a personas capacitadas o enfermeras al hogar del
anciano de forma periódica. Estas proporcionan servicios personales de cuidado
y ayuda a las personas mayores, y hasta pueden ser contratados para vivir
dentro de la casa o para quedarse toda la noche.

En
muchos casos esto puede ser la mejor alternativa para combatir la soledad  cuando la casa de familia es realmente
importante para los ancianos. También pueden aliviar los deberes mundanos del
cuidado que son proporcionados a menudo por los miembros de la familia cuando
los visitan, haciendo así que solo estén de visita y no tengan que ocuparse de
su cuidado.

Desventajas:

Este
servicio puede ser costoso. También algunos ancianos pueden sentirse invadidos en sus propias
casas por un “extraño”.

Sin
embargo, dada las dos alternativas, la necesidad del servicio y la capacidad de
tener un contacto humano, hacen que este servicio sea muy recomendable.

·       
AGREGAR UN CUARTO

Aunque
esto puede suceder de diversas maneras, el beneficio neto es que el anciano se
agregará como miembro de la familia en su propio hogar.

Cuando
uno o los dos padres se encuentran con buen estado de salud física y mental y
que puedan vivir muchos años más, ésta opción es muy económica y la más
eficiente porque no necesita de ningún costo adicional con excepción de la comida.

Mientras
que no puede ser siempre posible, una variante puede ser construir o adaptar un
espacio especial. En tales casos, la habitación debe incluir algo más que un
dormitorio, como puede ser un baño y hasta una pequeña mesa donde pueda comer y
recibir a sus visitas. El baño debe ser bastante grande para alguien mayor y
equipado con materiales antideslizantes, agarraderas y hasta un
intercomunicador para casos de emergencia.

Esta alternativa permite que el
anciano esté cerca y se visite constantemente con los miembros de la familia,
pero con su propio espacio para que no sientan que está interfiriendo.

Desventajas:

Hay
pocas desventajas con excepción de la mudanza del anciano. Si la familia no
vive en la misma área geográfica, entonces hay una chance verdadera de alejar
al anciano de sus amistades, lo que lo hará mucho más dependiente de su familia.

·       
COMPAÑERO DE
CASA

Otra
alternativa a la soledad es la de un compañero de casa. En muchos casos, esto
puede ser un modo de ahorro para dos personas ya que el que se muda a un cuarto
es una persona sola también. Como cuando dos o más compañeros adolescentes
viven juntos esto puede resultarles muy económico a ambos ya que comparten
todos los gastos.

Desventajas:

El
anciano puede ser que se vea invadido por un extraño en su propia casa.
Pocos ancianos eligen esta opción y más todavía si aun trabajan, pues tienen que
tener confianza en el inquilino para dejar que este maneje la casa en su
ausencia. Puede haber
complicaciones ya que si se dividen los gastos de la casa el huésped también
pensará que esa es su casa y tiene derecho a decidir.

·       
PLANEAMIENTO Y PUESTA
EN PRÁCTICA:

Sin
importar los cambios que se pongan en práctica, varias cosas deben ser
tenidas en cuenta:

Planifique:
no espere que las cosas DEBAN cambiar para poner en marcha un plan porque la
gente acostumbra a tomar decisiones basadas en la necesidad inmediata y esto da
lugar a muchos errores.

Involucre
a todos: Esto incluye a toda la familia y cerciórese de que cada integrante
esté de acuerdo con las decisiones tomadas. Si diversas personas tienen
diferentes ideas, alguna saldrá decepcionada.

Escuche:
Quizás este sea el aspecto más crucial. A menos que usted esté al tanto de como
sus padres ancianos se sienten, puede ser duro tomar las decisiones apropiadas.
Por eso hable con ellos y escuche sus planteamientos. Cualquier cambio a
realizar será para siempre y ambos deben estar de acuerdo en que la opción
elegida es la mejor.

Trabajo
en conjunto: Es injusto que una sola persona tome la responsabilidad de todas
las decisiones, o tenga que hacer todo el trabajo, o cubra todos los costos
para ayudar a los ancianos. Pero un trabajo en conjunto se convierte en un
alivio para todos.