La sexualidad después de los cincuenta

Existe una serie de prejuicios que recaen sobre los mayores y les recorta la dimensión del deseo, se los piensa como “asexuados” o “viejos verdes”. Mitos y realidades.

El imaginario social no asocia a los mayores con el sexo. Los limita en la dimensión del deseo y deja al amor sin objeto. Todo lo que no se conoce científicamente y sobre lo que no se puede hacer un juicio adecuado, da lugar a un prejuicio.

Este desconocimiento lleva a la gente que envejece a enfrentarse con preguntas tales como: ¿disminuye la sexualidad con el tiempo? ¿Los seres humanos se vuelven menos activos o menos inquietos sexualmente?

Para responder a estas preguntas debemos considerar que en la vida hay conductas donde la obtención del placer depende del funcionamiento de los órganos genitales (genitalidad).

Pero hay otra serie de excitaciones enraizadas en la infancia como por ejemplo: tocar y ser tocado, acariciar y ser acariciado, mirar y ser mirado, buscar y ser buscado, intimidad y comprensión que producen un placer que no se reduce a la satisfacción de una necesidad fisiológica primaria. Este erotismo puede estar o no presente en la actividad genital.

La genitalidad es sólo una parte de la sexualidad, que no tiene límites para su exteriorización y que estará con nosotros hasta la muerte. Podrá saciarse, aumentar, disminuir, desplazarse, dando lugar a conductas que pasarán desapercibidas para un observador no advertido.

Pero el deseo no se interrumpe nunca, ya sea porque se manifiesta en busca de la descarga de tensión, en el placer con el otro, en una afirmación de sí mismo, o todos estos fines juntos. Sólo la represión interna o cultural la distorsiona ocasionando graves trastornos en los mayores, privados del deseo de desear y sometidos a nuestras creencias prejuiciosas sobre ellos.

Quienes soportan una disminución o desaparición de sus funciones genitales no son por ello asexuados y deberán realizar su sexualidad a pesar de las limitaciones. Este es el desafío.

De acuerdo a investigaciones actuales se pone en tela de juicio la frecuencia del coito como medida de la actividad sexual debiendo ser reemplazada por las actividades tendientes a la búsqueda del placer. La erección, el coito y el orgasmo son hechos deseables pero no son los únicos necesarios para alcanzar placer.

Algunos estudios recientes informan que los mayores pueden sentir placer y llegar a la eyaculación sin tener erección, y otro estudio muestra que el 25 por ciento de los hombres se masturba sin llegar a la erección.

Para la mayoría de estas personas, según los investigadores, las caricias, los besos y otras formas de contacto corporal, resultan ser placenteros y son aspectos mucho más valorables en sus relaciones íntimas.

Las experiencias muestran que muchos hombres prefieren el sexo oral al coito, a pesar de que este es considerado más importante en lo que hace a su masculinidad.

Las mujeres disfrutan más del pre y post juego que del coito per sé. Y la práctica masturbatoria entre los mayores sin pareja se ha convertido en una creciente y aceptable forma de sexualidad.

Los expertos acuerdan con que la masturbación es una actividad saludable que puede reducir los sentimientos de frustración y soledad.

A pesar de que la culpa es considerable al realizarla, este factor fue decreciendo con la popularización de la masturbación, a partir de las terapias sexuales y del movimiento feminista.

Por lo tanto, es muy importante brindar educación sexual a través de editoriales, mesas redondas, charlas en a cargo de profesionales, entrenados y destinados a resolver los obstáculos que los mitos y prejuicios de esta sociedad han generado, para poder desarrollar una actividad fisiológica y espiritual que induzca a una mejor calidad de vida.

Desde movimientos feministas, terapias sexuales a cargo de psicólogos, agrupaciones sociales que luchan por una igualdad de derechos y deberes hasta la industria farmacéutica, que lleva al mercado productos para hacer más seguro, y placentero el acto sexual; pasando por los científicos, médicos, y bioquímicos, que siguen trabajando para preservar la identidad sexual del individuo, concuerdan en la importancia que para la vida tiene la integración del amor y el sexo más allá de la edad.

Es deber de las autoridades sanitarias de un país en desarrollo ocuparse de proveer los medios para que la sociedad destierre los falsos prejuicios y, sobre todo, para que los que pasaron los sesenta años, lleven una vida más completa.

Una buena oportunidad para mejorar tu vida sexual, es realizar un Taller de Sexualidad y Erotismo como el que puedes realizar gratis haciendo clic aquí.

También puedes encontrar otros cursos gratis que te ayudarán a mejorar tu sexualidad y tu relación de pareja en:

Sexo y comida: el Tantra del amor

Cocina afrodisíaca


×

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click Add to Home

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click
& Select "Add to Home Screen"

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline

Just Click Responsive image
& Select "Add to Home Screen"