La sexualidad de la mujer después de los 40 años un mito y una realidad

Después de los 40 algunas mujeres sienten que la sexualidad activa es algo que les compete sólo a las “más jóvenes”......

Atrás quedaron los años en que le hacían honor a los anecdotarios secretos con su marido. A veces después que los chicos se dormían, otras después de llevarlos al colegio.

"Apaguemos la luz así piensan que estamos dormidos, total no nos escuchan”. Una especie de culpa y complicidad. El día que los abuelos se llevaban a los niños un fin de semana….. “el gran destape”, el tiempo era de ellos y se volvían sigilosos y sutiles felinos.

Las fantasías se disfrazaban y salían en un encuentro de seducción y galanteo, que no tenia limite para desatar el deseo.

Las miradas parecían candiles encendidos, la piel con todo el encanto de la naturaleza humana invitaba derramar la volcánica lava de sus almas.

Que bueno es recordarlo ahora, ya pasado los cuarenta.

Se ríen y comentan despacito, alguna de esas escenas estremecedoras.

Ahora todo es diferente para muchas mujeres.

Recuerdan con nostalgia, pensando que hoy los tiempos han cambiado. Quizás ya no tienen tantas ganas de hacer el amor.

-Suelen pensar que su cuerpo y su metabolismo se ha modificado, su imagen corporal ya no es la misma. Algunas se ven rollizas y se encuentran empeñadas en rebajar los kilitos de mas que viven como excesivos.

Las que se encuentran delgadas se esmeran en realizar cuanta actividad física sea necesaria para mantener su cuerpo que conserva las buenas formas, que ya no son las de antes. El esfuerzo de gimnasia en demasía les prodiga la sensación que van a recuperar el cuerpo perdido.

Muchas de estas persistentes actitudes las distancia de todo lo que tenga que ver con lo que han ganado durante tantos años con su pareja.

El deseo sexual es vivido por algunas mujeres como una sensación que ha disminuido, en otras como una sensación que casi se ha extinguido y para algunas ya se extinguió.

Por donde andará la mágica confianza de la desnudez con el otro?. El registro de los sentidos puestos en la mirada que fantasea con el éxtasis de lo orgástico?.

-Suelen ocuparse de todo aquello que fue postergado para una mejor época. Ahora, su energía se despliega con vigor y entusiasmo y lo que se proponen les sale muy bien, como los emprendimientos que realizaban hace veinte años atrás.

Además de seguir ocupándose de sus hijos y nietos, inician carreras, actividades sociales, nuevos trabajos, viajes, etc.

Suelen decir que han ganado en serenidad, en mayor conocimiento y comprensión con su pareja.

Como si el deseo circulara por otras esferas y no encontrase cause para su sexualidad.

-Suelen hablar de la libertad como la entidad que las representa con mayor claridad.

Dicen : “ Aunque no hablemos, sabemos todo los que piensa, quiere y siente el otro”.

“La experiencia y el tiempo que disponemos lo aprovechamos con nuestros amigos en común, hasta nos permitimos reencontrarnos con personas amigas que dejamos de frecuentar”. “Realizamos salidas juntos o separados”.

Se sienten que el compromiso es con uno y lo que pueda compartir con el otro, sin culpas ni reclamos demasiados comprometidos con la personalidad de cada uno.

Pero como implementar la libertad de hacer el amor?.

Será que se tiene mas emergía para otras cosas?

Será que se puede desbordar haciendo el amor?.

Se tendrá miedo?.

O, simplemente, pasa inadvertido.

Cuando un fruto esta maduro, suele decirse que esta a punto para comerlo o que esta un poco pasado y prefieren no comerlo.

La mujer madura se puede percibir como sinónimo de decrepitud física y mental. O bien como plena y hermosa dispuesta a desplegar su integridad

Su salud cuenta con bastos elementos propios como para llevar una excelente calidad de vida.

Su ser se prodiga el cuidado que en años anteriores suele jugar con lo azaroso, se conoce lo suficiente, solo debe aceptar sus formas, sabe que es mirada y querida por esa imagen que tiene de sí misma.

El deseo siempre pujante, se encuentra ahí tan dulce y romántico, tan apasionado y vehemente.

El deseo atraviesa todas las etapas vitales y con los años en la sexualidad siempre esta dispuesto a plasmar fantasías que se juegan en el acto amoroso.

Además, códigos y sabiduría alimentan su intacto torrente.

La libertad ya no es vivida como: “soy libre y hago lo que quiero”. Parece que sus componentes tienen que ver, con lo inaceptable, con los temores, con inhibir o desinhibir pensamientos y sentimientos.

La sexualidad femenina tiene que ver con haber vencido las barreras propias y de su medio cerceno y no tanto. Implicaría haber atravesado etapas y recorrido sus laberintos. Y a través de dichas y desdichas puedan aceptarse y avanzando un poco mas se sienta n satisfechas.

El encuentro con el goce, tiene que ver con el deseo puesto en el juego de lo corporal y la representación.

La libertad acompaña a la mujer desde hace mucho tiempo.

Muchas veces estamos solos y no sabemos que lo estamos y nos sentimos bien. A veces nos enteramos que estamos solos o nos dicen que estamos solos y posiblemente ya no es lo mismo.

¿Con la sexualidad nos ocurrirá lo mismo?.