La rehabilitación cardíaca

[addthis tool="addthis_inline_follow_toolbox"]
Para quien tiene un problema del corazón, cambiar sus hábitos de vida es imprescindible, pero no siempre sencillo. Esta guía le ayudará a adaptarse a su nueva vida con mayor facilidad.


Los factores de riesgo de las enfermedades coronarias

A
continuación se presentan los factores de riesgo de las
enfermedades coronarias.
Existen algunos factores de riesgo que no puede cambiar, como el envejecer, o un
historial médico de enfermedades cardíacas en su familia. Sin embargo, existen
muchos factores que sí puede cambiar. En estos casos, los servicios de
rehabilitación cardíaca le pueden ayudar.


Factores de riesgo de las enfermedades coronarias que puede controlar


  • Fumar


  • Alta presión sanguínea


  • Niveles altos de colesterol


  • Falta de actividad física


  • Sobrepeso


  • Diabetes


El grupo de cuidado médico de rehabilitación

El
grupo de rehabilitación cardíaca puede constar de muchos profesionales en el
área del cuidado médico. Entre ellos, pueden encontrarse:


  • Médicos (el médico de cabecera, el especialista en enfermedades cardíacas,
    quizás un cirujano).


  • Enfermeras.


  • Especialistas en ejercicio.


  • Especialistas en terapia física y ocupacional.


  • Especialistas en dietética (alimentación).


  • Psicólogos, u otros especialistas

A
veces su médico de cabecera, o una enfermera registrada, trabaja solo,
desempeñando varias tareas necesarias para su cuidado médico, o proporcionándole
las referencias para consultar a otros especialistas conforme es necesario.


Sin embargo, la persona más importante en este grupo de cuidado médico es usted,
el paciente. Nadie le puede forzar a hacer ejercicio, o a dejar de fumar, o a
cambiar su alimentación.


Para participar en su grupo de rehabilitación cardíaca, usted tiene que:


  • Aprender sobre su problema(s) cardíaco.


  • Aprender sobre lo que puede hacer para mejorar su condición.


  • Seguir el plan de tratamiento.


  • Hacer todas las preguntas que sean necesarias.


  • Reportar los problemas y síntomas.

Un
grupo de apoyo le puede ayudar. Este puede constar de familiares, amigos, u
otras personas que también tienen problemas cardíacos.


Sus amigos y familiares pueden ayudarle mucho. Probablemente ellos desearán
aprender más sobre los problemas cardíacos para así proporcionar el apoyo más
adecuado.

Por ejemplo, sus familiares tendrán que aprender a no preocuparse y
dejarle hacer las cosas por usted mismo; o pueden aprender a preparar comidas
que sean más saludables para su corazón. Su familia o amigos le pueden dar apoyo
moral conforme se adapta a los cambios para mejorar su estilo de vida.


Probablemente también deseará tener el apoyo de otras personas que han tenido
problemas cardíacos. Hable con los miembros de su grupo de rehabilitación
cardíaca para encontrar un grupo de apoyo en el que pueda participar; o también
puede ponerse en contacto con alguna de las organizaciones que se presentan al
final de esta publicación.


¿Por dónde puedo empezar?

El
proceso de rehabilitación cardíaca frecuentemente se inicia en el hospital,
inmediatamente después que el paciente ha tenido un ataque cardíaco, una cirugía
del corazón, y otros tratamientos para el corazón.

La rehabilitación continúa en
consulta externa (ambulatoria) después de que el paciente sale del hospital. Una
vez que ha aprendido los nuevos hábitos y cambios para mantener su salud
cardíaca, los debe seguir por el resto de su vida.


  • Servicios para el paciente de consulta externa.
    Los servicios de consulta externa pueden estar ubicados en un hospital, en un
    centro médico o de cuidado médico, en una organización de la comunidad o en su
    lugar de trabajo. Usted puede recibir rehabilitación cardíaca incluso en su
    hogar.

    Le recomendarán que gradualmente aumente el ejercicio. También recibirá
    educación e información y le darán apoyo emocional y ánimo. Esto le ayudará a
    controlar sus factores de riesgo.


  • Cambios para toda la vida.
    Después de haber aprendido los nuevos hábitos y cambios apropiados para su
    salud, debe seguirlos de por vida.


Usted necesita la autorización de su médico para iniciar servicios de
rehabilitación cardíaca. Dígale a su médico o enfermera que está interesado en
iniciar servicios de rehabilitación cardíaca y pregúntele cuáles servicios son
los mejores en su caso.


¿En qué consiste la rehabilitación cardíaca?

La
rehabilitación cardíaca consiste de dos partes principales:


  1. Entrenamiento de ejercicio físico
    para ayudarle a aprender a hacer ejercicio de una manera segura y saludable,
    fortalecer sus músculos, y mejorar su resistencia física. El plan de ejercicio
    responderá a sus habilidades, necesidades e intereses personales.


  2. Educación, consejería, y capacitación
    que le permitirán entender su problema cardíaco y encontrar maneras para
    reducir el riesgo de tener otros problemas cardíacos en el futuro. El grupo de
    rehabilitación cardíaca le ayudará a aprender a tolerar la tensión emocional
    al tratar de adaptarse a su nuevo estilo de vida.


Los servicios de rehabilitación cardíaca generalmente se imparten en grupos,
pero en el plan de cada paciente siempre se toman en cuenta sus necesidades
individuales y sus factores de riesgo específicos.

La
rehabilitación cardíaca le ayuda a identificar los malos hábitos de vida que
tiene, y a cambiarlos por hábitos saludables. Sus servicios de rehabilitación
pueden durar 6 semanas, 6 meses, o incluso más tiempo. Es importante que
continúe con todos los elementos de su rehabilitación cardíaca hasta que hayan
terminado.


Aunque parezca que su rehabilitación es difícil, este esfuerzo le brindará
beneficios para toda la vida.


¿Existe algún peligro?

La
rehabilitación cardíaca no es peligrosa. Los estudios indican que los problemas
serios de salud que resultan de los ejercicios de rehabilitación son raros. El
grupo de rehabilitación cardíaca está capacitado para manejar las emergencias
que se puedan presentar.

Además, su médico le puede ayudar a elegir los mejores
y más seguros servicios en su caso. Una vez que se ha establecido un plan
individual, muchos pacientes pueden hacer ejercicio sin correr peligro, y sin
necesidad de supervisión.


Evaluar la reacción y adaptación de su corazón al ejercicio es una parte
importante de la rehabilitación cardíaca. Para hacer esto, puede ser que le
conecten a una máquina de electrocardiograma (muestra en papel los latidos y
funcionamiento de su corazón) mientras realiza ejercicio.

Si su rehabilitación
se lleva a cabo en casa, lo pueden conectar con un monitor especial en el
hospital a través de la línea telefónica; o puede ser que usted tenga que llamar
por teléfono al grupo de rehabilitación para reportar su condición. En otras
circunstancias, usted mismo revisa su pulso o evalúa qué tanto esfuerzo está
realizando en el ejercicio.


¿Cuáles son los beneficios para mí?


Las metas de cada plan de rehabilitación cardíaca son diferentes para cada
paciente. Al establecer sus propias metas, el grupo de rehabilitación toma en
cuenta su salud general, su problema cardíaco específico, los factores de
riesgo, las recomendaciones de su médico y, por supuesto, sus propias
preferencias.

La
rehabilitación cardíaca puede reducir sus síntomas y la probabilidad que
presente otros problemas cardíacos en el futuro. Tiene muchos otros beneficios.


  • El ejercicio mejora sus músculos, le da más energía y le hará sentirse mejor
    emocionalmente. Ayuda a su corazón y le da más fuerza a su cuerpo. El
    ejercicio también le permitirá regresar al trabajo y otras actividades más
    pronto.


  • Una alimentación saludable puede reducir el nivel de colesterol en su sangre,
    controlar el peso, y ayudarle a controlar su presión sanguínea y otros
    problemas tales como la diabetes. Además, se sentirá mejor y tendrá más
    energía.

El
ejercicio aeróbico aumenta el ritmo de su pulso y le hace transpirar. Mejora la
circulación de la sangre rica en oxígeno a todas las partes del cuerpo. El
entrenamiento con pesas aumenta la fuerza muscular y su tolerancia.


Ambos tipos de ejercicio, cuando se hacen adecuadamente, son seguros y benéficos
para el corazón.

Su
vida depende de su capacidad de hacer hábitos cotidianos de todas las
recomendaciones de sus servicios de rehabilitación.


¿Cómo encontrar los servicios más adecuados?

Su
médico o enfermera puede recomendarle un programa en particular o ayudarle a
hacer los arreglos para recibir entrenamiento para ejercicios, educación,
consejería y otros servicios relacionados.

Muchos hospitales y centros de
servicios ambulatorios ofrecen rehabilitación cardíaca; y ciertas escuelas
locales y centros comunitarios también los ofrecen. Usted mismo puede consultar
el directorio de teléfonos (las páginas amarillas) para encontrar servicios.


Cuando elija servicios de rehabilitación, haga las siguientes preguntas:


  • La hora en que se imparte.
    ¿Ofrecen los servicios a una hora que le es conveniente y no le causa más
    problemas? A veces, los servicios en el lugar de trabajo son una buena opción.


  • Lugar.
    ¿Le es fácil llegar al lugar donde se imparten los servicios? Recuerde que los
    problemas de tráfico o el uso de transportación pública pueden causarle
    tensión emocional. ¿Hay dónde estacionarse? ¿La transportación pública es
    adecuada para llegar ahí?


  • Tipo de servicios.
    ¿Son individuales o se imparten en grupos? ¿Se pueden impartir en el hogar, o
    es en otra lugar? Piense si usted prefiere participar en un grupo con la
    supervisión profesional adecuada.


  • Contenido de los servicios.
    ¿Ofrecen una amplia variedad de actividades? Aun más importante, ¿cubre los
    temas que le son importantes, tales como dejar de fumar?


  • Costo.
    ¿Tiene un precio accesible para sus recursos? ¿Lo cubre la compañía de seguro
    de salud? Su compañía de seguro de salud probablemente cubrirá parte o todo el
    costo de algunos servicios, pero no de otros. Averigue cuáles costos serán
    cubiertos por la aseguradora y por cuánto tiempo. Considere lo que usted pueda
    pagar, y por cuánto tiempo.


Los beneficios de rehabilitación cardíaca son para toda la vida, así es que es
recomendable que elija los mejores servicios en las áreas en donde usted
necesita mayor ayuda.

Por ejemplo, si usted fuma, busque un programa que le
ayude a dejar de hacerlo. Elija servicios que incluyan actividades que usted
disfrute, tales como caminatas en un centro comercial o en un parque. Antes de
inscribirse, visite el centro de rehabilitación o de servicios y pregunte todo
lo que quiera saber.


¿Cómo puede obtener los mayores beneficios?


Los estudios demuestran que si el paciente puede controlar los factores de
riesgo para los problemas del corazón, puede disfrutar una vida más saludable.
Por ello es importante que los servicios de rehabilitación cardíaca que elija le
ofrezcan todo lo que necesita. Los siguientes son puntos importantes:


  • Plan.
    Coopere con su grupo de cuidado médico para diseñar o cambiar los servicios de
    rehabilitación de tal manera que respondan a sus necesidades.


  • Comunicación.
    Haga preguntas. Si no entiende las respuestas, insista hasta que todo le quede
    claro. Reporte cualquier cambio en su estado físico o emocional.


  • Tome cargo de su recuperación.
    Nadie más lo puede hacer en su lugar. Los cambios en su estilo de vida son
    benéficos para su corazón, así es que debe mantenerlos para siempre.


Para tener mayor control sobre la dirección de su rehabilitación, recuerde las
metas y mantenga la información importante a la mano. Puede ser que le sirva
tener un calendario o un cuaderno para anotar las actividades de su plan.


Cuide su estado de ánimo

A veces, las personas que tienen que cambiar sus vidas
radicalmente se sienten deprimidas. Algunas personas se sienten deprimidas
cuando se les diagnostica, o después de la cirugía. La rehabilitación le puede
ayudar a sentirse mejor, pero si se siente muy deprimido, es probable que
necesite más ayuda.

La depresión hace más difícil que haga las cosas que le
pueden ayudar a mejorarse, como acudir a sus servicios de rehabilitación o
volver a iniciar sus actividades normales. Si está deprimido, consulte a su
médico, ya que existen tratamientos para este problema.

Fuente: HSTAT (USA)

[addthis tool="addthis_inline_follow_toolbox"]