Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

La recreación alegra nuestras vidas

“Envejecer sigue siendo el único medio que se ha encontrado para vivir mucho tiempo” (Anatole France)

A nuestra edad, las cuestiones físicas se controlan mejor si prestamos especial atención a los aspectos afectivos, emocionales y espirituales: nos ayudará si participamos con ganas en prácticas recreativas y en actividades de servicio, ayudando o apoyando a otros.

Comenzaremos a partir de esta nota a brindar ideas, orientaciones y sugerencias para que podamos, con independencia, organizar las actividades que queremos desarrollar.

QUEREMOS ALENTAR A :

-Compartir con nuestro cónyuge y o amigos –en el hogar, en el Centro de Jubilados o cualquier ámbito donde podamos reunirnos- actividades que promuevan el aumento de nuestra autonomía.

-Participar en juegos que estimulen nuestra propia capacidad de decisión.

-Intervenir en todo tipo de actividad que nos ayude a fortalecer nuestros vínculos a través del desarrollo de los recursos creativos con que disponemos.

Recrearnos es re-crearnos

La palabra recreación se relaciona directamente con la posibilidad de volver a crear; con no perder nunca ese maravilloso don que nos permite brincarnos, cada día, con renovada plenitud a través del juego, del compartir, del imaginar y del soñar.

Los médicos de la famosa Escuela Médica de Salerno, en la Edad Media, tenían una breve poesía que sintetiza la importancia del arte de envejecer:

“Vida honesta y arreglada.

Tomar muy pocos remedios

y poner todos los medios

en no alterarse por nada.

La comida, moderada.

Ejercicio y distracción,

No tener nunca aprensión.

Salir al campo algún rato.

Poco ruido, mucho trato

y continúa ocupación”.

Es importante poner todos los medios a nuestro alcance para desarrollar ejercicios y actividades de esparcimiento y distracción.

Tratemos de no tener prejuicios en os juegos que nos ayuden a autoconocernos, expresarnos y comunicarnos, ya que permiten descubrir nuevas facetas en nosotros mismos.

SI NOS QUITAMOS LOS MIEDOS, PODREMOS MEJORAR NUESTRAS INTERRELACIONES.

Continuará

 

 

 

 

 

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
EnPlenitud ©Copyright 2000-2018