Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

La realidad de la vida

Un chiste que no lo es tanto pero tiene semejanza con la vida real.

DIOS CREO AL BURRO Y DIJO: Serás burro, trabajarás incansablemente de sol a sol, cargarás bolsas en el lomo, comerás pasto, no tendrás inteligencia, vivirás 30 años. Serás burro.

EL BURRO RESPONDIO: Seré burro, pero vivir 30 años es demasiado. Dame apenas 20 años … Dios le dio 20 años.

DIOS CREO AL PERRO Y DIJO: Cuidarás la casa de los hombres y serás su mejor amigo, comerás los huesos que te den, vivirás 20 años. Serás perro.
EL PERRO RESPONDIO: Señor, vivir 20 años es demasiado. Dame 10 años … Dios le dio 10 años.

DIOS CREO AL MONO Y DIJO: Serás mono, saltarás de árbol en árbol haciendo payasadas simpáticas, serás divertido y vivirás 20 años. Serás mono.
EL MONO RESPONDIO: Señor, vivir 20 años es demasiado, dame solamente 10 años … Dios le dio 10 años.

FINALMENTE,

DIOS CREO AL HOMBRE Y DIJO: Serás hombre, el único ser racional sobre la tierra, usarás tu inteligencia para sobreponerte a los demás animales y la naturaleza. Dominarás el mundo y vivirás 30 años.

EL HOMBRE RESPONDIO: Señor, seré el hombre, pero vivir 30 años es muy poco, dame los 20 años que el burro rechazó, los 10 años que el perro no quiso y también los 10 años que el mono rechazó.

Y así lo hizo Dios:

El hombre vive 30 años como hombre.

Se casa y pasa a vivir 20 años de burro, trabajando y cargando todo el peso en el hombro.

Después se jubila y vive 10 años de perro, cuidando la casa para luego ser viejo y vivir 10 años de mono, saltando de casa de un hijo a casa de otro hijo, haciendo payasadas para divertir a los nietos.

DIETA PARA EL MAL DE AMORES


Hay muchas personas que se ponen a dieta por muchas razones, aquí existe una muy especial:

Se pone al fuego tres adarmes de indiferencia, 40 gotas de esencia de aburrimiento y … vaya con Dios.

Se pone una libra en pos de no me importa molido y todo muy bien cocido se toma una vez al día, con aceite de alegría en la taza del olvido.

¡Gracias Luis Avila por tu valioso aporte!