La piel después de los 40: consejos para verse más joven y espléndida

Las cremas son las mejores aliadas de las mujeres de cualquier edad. Aquí te enseñamos cómo elegir las mejores para ti, y las técnicas para mantener tu piel siempre bella
  
  

Una vez
cruzada la barrera de los 40 años, las mujeres comienzan a notar que empiezan a
aparecer arrugas, pierden la firmeza y tonicidad de la cara, en resumen pierden
esa frescura que las mantenía jóvenes. Pero para eso están las cremas.

 

El proceso
natural de envejecimiento de la piel ocurre con la disminución gradual de
colágeno ,que es lo que mantiene firme a la piel, y también con la pérdida del
tejido graso ubicado en las capas profundas de la piel, que es lo que da
redondez a las facciones, y el enlentecimiento del recambio celular.


De esto se desprende una disminución en la elasticidad y el proceso de retención
de agua decrece. Debido a esto los rasgos comienzan a perder firmeza, tono,
brillo y es ahí cuando surgen las primeras arrugas.

 

Aunque muchas
veces depende de cada mujer y de la genética, nadie dudará que es mejor un
cuidado previo para llegar con una cara fresca a esa edad. Uno de los peores
enemigos de la piel a esta edad es el sol, que actúa como un acelerador del
envejecimiento de la piel.

 

La piel
comienza a develar si fue preparada para llegar bien o si fue totalmente
descuidada. Igualmente siempre se está a tiempo de empezar un buen tratamiento
que recupere la piel.

 

Uno de los
ingredientes básicos que debe contener toda crema son los llamados
alfahidroxiácidos (ácidos frutales). Estos se ocupan de reparar los tejidos
dañados, aceleran el surgimiento de células jóvenes y sanas y mejoran el
metabolismo.

 

Pero el
componente que tiene aún más importancia es el ácido glicólico. También es
importante el retinol.

Las formulas
hidratantes, las ceramidas, el colágeno y la elastina también son muy
importantes.


Y si hablamos de vitaminas las más importantes para lograr el rejuvenecimiento
de la piel son las E y C.


Lo recomendable para pieles deshidratadas es usar por las noches una buena
combinación entre una fórmula con ácidos frutales con concentración no menor del
8 por ciento y a la mañana una crema que contenga vitamina C. Si esa misma piel
está tirante lo mejor son las ceramidas, para recobrar flexibilidad y
elasticidad.

 


Algunas recomendaciones básicas

 

– Los
párpados, el contorno de los ojos y de los labios son las zonas más vulnerables.
Para ellos lo ideal es una doble hidratación a la mañana y a la noche, con
cremas específicas para estas áreas.

 

– Los pulidos
manuales con cremas exfoliantes son la mejor forma de barrer con las células
muertas que se encuentran en la superficie de la piel. Se recomienda hacer esto
dos veces por semana.

 

– Lo ideal es
llevar a cabo una limpieza diaria con un cepillo facial para obtener una piel
suave. Debe pasarse suavemente y sin hacer presión para no lastimar la piel.

 

– Las
máscaras son excelentes para hidratar y alisar la piel. Existen muchas
variedades que cumplen distintas funciones.

·

– Si su piel
está muy seca, lo mejor son las ampollas y los serums concentrados, que pueden
aplicarse a cualquier hora, inclusive sobre el maquillaje. Se esparcen con
masajes ascendentes, sobre todo en las zonas con más arrugas.

 

– Con estos
tratamientos se puede empezar a cualquier edad, lo que evitará inconvenientes en
un futuro.

 

– Si el
objetivo es un efecto anti edad no todos los componentes de las cremas son
buenos. Por ejemplo, la vitamina A suaviza la piel pero es ineficaz para mejorar
arrugas. Otro ejemplo es el aloe vera, que es un excelente descongestivo y
calmante pero poco efectivo para alisar surcos.

 

– Los ácidos
frutales incorporados al 4 por ciento se llevan bien con pieles jóvenes, pero
las maduras exigen un mínimo de 8 por ciento.

 

– Después de
los 40 años la frecuencia de las aplicaciones debe ser de al menos dos veces al
día.


– Las limpiezas de cutis mensuales son esenciales: barren impurezas y células
muertas. De este modo, la piel se vuelve más permeable.

 


También son
buenos los masajes faciales, sobre todo en el cuello y el contorno de los ojos.

 

Aprende a realizar los principales tratamientos de
belleza en forma profesional, con nuestro curso gratis
de cosmetología
, haciendo clic
aquí
.