La milonga, el lugar en que conviven tres generaciones

La milonga, además de un ritmo musical es el lugar en dónde se baila, además de éste, Tango, Vals, rock and roll y salsa. Es típico de Buenos Aires y tiene sus propios códigos.
  


  

Es
imposible conocer Buenos Aires
sin pasar por una milonga. Todavía mantiene sus
códigos, para sacar a bailar a una mujer hay que “cabecearla”, o sea, hacer
un movimiento con la cabeza para manifestarle las intenciones de compartir unas
piezas con ella.

Es
un lugar donde conviven por lo menos tres generaciones. La velada comienza entre
las nueve y las diez de la noche con clases de tango para los más novatos, que
se suelen estirar hasta las doce, cuando empieza el baile y donde no hay ningún
límite de edad.

Una situación corriente es ver a una persona entrada en años
explicándole los pasos a algún joven de no más de veinte años.

La
noche transcurre entre tandas de música, cada una suele tener entre ocho y diez
temas y van alternando entre tango, milonga, vals, rock and roll y salsa.

Hay
parejas que se forman solo para bailar, sin que ello implique algún compromiso
adicional, y hay otras que se forman para bailar alguno de estos ritmos en
particular.

La
noche porteña tiene milongas en todos los barrios y para aquellos que no se
animan, o simplemente no les gusta bailar, igual es un buen programa ya que la
cocina suele ser muy buena y el espectáculo mejor.