La informática y los mayores

La edad no es un impedimento para acercarse a las computadoras. Muy por el contrario, este estudio demuestra los grandes beneficios de la informática para los mayores en los aspectos neurológico, emocional y relacional.
  
  

Ejercicios para “quemar grasa”: diferencias entre hombres y mujeres

“Órgano
que no se utiliza se atrofia”

Entre
las medidas profilácticas habitualmente recomendadas para los mayores se
encuentran las que estimulan un mayor movimiento físico. Sin embargo, cuando se
entiende por salud el bienestar biológico, psicológico y social la actividad
no debería quedar circunscrita a la
esfera corporal.

También
en la esfera psíquica y/o mental es válida la sentencia de "Órgano que
no se utiliza se atrofia". Recordemos en este sentido la
hipótesis del desuso
,
causa importante que explica la disminución de la capacidad de aprendizaje en
la vejez, así como la relevancia del entrenamiento y la estimulación para
activar y reactivar las energías mentales
(1).

La
psicoactivación
debe llevar al adulto mayor a mirar hacia el futuro, evitándole de forma eficaz
la soledad como función de aburrimiento. Conviene crear un programa de hábitos
que organice la vida diaria, además un acontecimiento semanal que proyecte a la
consecución de un objetivo
(2)
.

Al
abordarse la activación psíquica se debe valorar, en primer término, lo
conservado a nivel cognitivo, afectivo, volitivo y otros aspectos relacionados
con la salud física y social, que son el punto de partida para ayudar al
mantenimiento o reorganización de la actividad psicofísica que, por disímiles
causas, puede afectarse por un desajuste orgánico, una alteración familiar, la
jubilación, pérdidas afectivas y otros.

Es importante no dejar de considerar la funcionalidad del adulto mayor y las
capacidades propias o asistidas de éste. Las capacidades propias son las que
posee el individuo sin que intervenga ningún elemento externo y, en las
asistidas, algún elemento externo favorece éstas (3).

De
una manera u otra, los gerontólogos, geriatras, otros profesionales, o el
propio adulto mayor, favorecen la activación psíquica a partir, incluso, de la
consideración del origen social de la psiquis humana y se convierte en una
categoría muy abarcadora.

Sin embargo, la conceptualización, clasificación y
metodología de este método se considera que está en desarrollo y la información
con que se cuenta es muy difusa.

Psicoactivación
por medio de las computadoras

El
concepto que más se ajusta a la realidad en que hoy nos encontramos es que la psicoactivación
es un sistema de acciones exógenas y/o endógenas capaces de potenciar
capacidades del individuo que estimulen su dinámica psíquica.
(3)

Esta
estimulación de la dinámica psíquica tiene que ser demostrada por alguno(s)
de los disímiles métodos de investigación con que dispone la ciencia psicológica
actual.

Dentro
del cúmulo de métodos de activación psíquica se encuentra la Psicoactivación
Computacional a la Tercera Edad (PCTE)

la cual aparece por la necesidad de nuevas formas de trabajo y diversificación
de métodos que propicien el aumento de la calidad de vida del anciano, lo cual
no es un lujo sino una necesidad; considerando que el aumento de la calidad de
vida es inversamente proporcional a la expectativa de incapacidad.

Se
debe considerar que la computación no se percibe como instrumento de fácil
manejo en los ancianos, por lo que este criterio se convierte en el principal
escollo en este tipo de experiencias.

Si
a esto unimos que gran parte de los ancianos de estos tiempos poseen niveles de
escolarización medios o bajos, que no han tenido contacto con la tecnología
informática y que sus posibilidades de acceso son mínimas por los altos costos
que aún implica el acceso a la tecnología más actual, entonces podríamos
pensar que es imposible llevar a cabo este tipo de proyecto.

Pero
si tenemos en cuenta que la experiencia internacional enuncia grandes beneficios
para los integrantes de este grupo poblacional que utilizan el ordenador (4)(5)(6)(7)

y que se puede investigar la utilización de equipamiento económicamente de fácil
acceso, entonces, es justo considerar la posibilidad de diseñar y poner a
prueba un modelo a favor del uso de ordenadores en este grupo de edad y con las
mencionadas condiciones.

La
experiencia en Cuba

En
1991 se comienza un pilotaje en el Joven Club de Computación "TURBO"
de Colón, provincia de Matanzas, de una experiencia que proponía introducir en
el adulto mayor las técnicas de computación.

A partir de la aceptación de
este estudio entre los adultos mayores participantes, ya en 1992 se comienza a
desarrollar el proyecto de Psicoactivación Computacional a la Tercera Edad y se
crea un grupo de trabajo al que se le nombra Grupo de Psicoactivación
Computacional de la Tercera Edad, cuyo objetivo básico era investigar las
posibilidades de aplicación de la informática en los adultos mayores.

Los
seleccionados para esta variante tenían una edad media de 72 años y un 70 por
ciento poseía escolaridad primaria. Todas las personas incluidas eran jubiladas
o amas de casa.

El
80 por ciento de los ancianos entrevistados pensaron que esta actividad debe
mantenerse una vez por semana, el resto cree que debe realizarse varias veces a
la semana. La edad promedio de los abuelos fue de 72 años, y se debe considerar
que los mismos caminaban más de 10 cuadras para desarrollar esta actividad, en
el trayecto del Centro Diurno al centro donde se desarrolló la experiencia.

En
el caso de los niños y adolescentes que participaron en la experiencia
consideraron que la actividad le había favorecido conocer sobre la vida de los
adultos mayores, conocer aspectos relacionados con enfermedades como el SIDA, el
cólera y otros, además de acercarse, introducirse o profundizar conocimientos
en materia de computación.

Las
fases en la relación con las computadoras

Fase de familiarización

Además
de cumplir el objetivo principal que se proponía desarrollar una correcta
relación manipulativa, los adultos mayores se relacionaron con la máquina,
accesorios de ésta, así como la acción y funcionamiento de las teclas.

Al
final de este período ya el 100% de los integrantes de la muestra se veían con
una posición activa con relación a la máquina. No se presentaron signos de
agotamiento mental y visual. El nivel de aprendizaje promedio fue calificado
como medio-alto.

En
esta fase pudieron tener contacto con algunos diaporamas y vídeos dirigidos a
favorecer el autocuidado y cuidado mutuo.

Fase
de sensibilización

Al
vencer el objetivo de la fase anterior, encontramos que fue además de motivante
muy rápido el manejo de los juegos que se emplearon (béisbol y billar), estos
juegos favorecieron a que se cumplieran los objetivos de esta fase, pues en
ocasiones se acababa la sesión y algunos se quedaban ansiando unos minutos más.

Al
final de esta fase el 100 por ciento de los adultos mayores conocía el manejo
de los juegos, sin existir signos de agotamiento visual o mental, así como poseían
buen nivel de relación visomotora.

En
esta fase además de los diaporamas para favorecer el autocuidado pudieron
entrar en contacto con programas informativos de diversos temas de salud (SIDA,
Cólera, Caídas, Enfermedades crónicas) que favorecen su educación para la
salud y se introdujo un procesador de textos realizado para este fin.

Fase de consolidación

Se
ejercitó el empleo del software que conocían, además se logró hacer uso de
la máquina sin ayuda auxiliar, se realizaron tres dinámicas grupales con la
asistencia de niños y adolescentes. No se encontraron signos de agotamiento
visual o mental y el nivel de autonomía se calificó como buena.

En
esta fase se continuaron las actividades realizadas, con diaporamas y programas
informativos. Fue muy fructífero el encuentro en una de las sesiones con los
nietos, pues el adulto mayor refirió vivenciarlo muy positivamente pues vio la
posibilidad de entregar y compartir con el nieto cuestiones informáticas que
había aprendido a través de las diferentes sesiones.

Se
debe considerar que por la inexistencia de instrumentos para realizar la
actividad se crearon softwares que, algunos de ellos, han sido premiados en
eventos de computación.

La
fiesta final del curso fue una actividad cultural donde hubo actuaciones de niños
y adultos mayores, se ofertaron infusiones medicinales y comestibles.

La
edad no es una barrera

Algunos
comentarios acerca de experiencias anteriores han planteado que los adultos
mayores que se introducen en el uso de ordenadores poseen, en su mayoría, edad
geriátrica joven y niveles de escolarización y socioeconómicos altos, incluso
el criterio más generalizado refiere que los ancianos del presente no es público
objetivo razonable y se plantea que el potencial usuario de estos servicios esta
entre los 45-55 años (8).

En
algunas universidades e instituciones del mundo se introduce al anciano en las técnicas
de computación. Lo que diferencia esencialmente el modelo utilizado en Psicoactivación
Computacional a la Tercera Edad (PCTE)

de otras experiencias, fueron esencialmente algunas características de los
participantes como: la edad, mayor de 60 años; el nivel escolar, primario; el
status socioeconómico, obreros y campesinos (por ser lo más común en este
medio).

Los
resultados en las etapas descritas anteriormente demuestran que cuando se
favorece, dosifica y planifica el acercamiento y la introducción, las variables
edad, formación escolar y status socioeconómico no son determinantes, por
supuesto que la variable formación escolar, profesión anterior o entrenamiento
previo influyen en que se alcance un mayor nivel de aprendizaje, pero no anula
la posibilidad de aprendizaje y desarrollo de potencialidades. Se insiste en el
uso de ordenadores por los adultos mayores por los beneficios que este tipo de
actividad reporta a los pertenecientes a este grupo poblacional. (4)(5)(6)(7)

Para
evitar el exceso de estimulación visual y cognoscitiva, siempre se mantuvo la búsqueda
de síntomas de fatiga, para mantener adecuada cantidad de estimulación
sensorial acorde a las características individuales y del grupo, por lo
negativo que puede llegar a ser la hiperestimulación cognoscitiva para los
procesos psíquicos según refiere la literatura sobre este tema (9).

Se
debe considerar, sin embargo, que la posibilidad de contar con la tecnología
informática apropiada es un aspecto vital que modula las posibilidades de
interacción, por lo que los ambientes gráficos con gran poder interactivo, por
software y hardware, potencian las posibilidades de aprendizaje de cualquier
usuario informático, especialmente de los adultos mayores por condiciones
psicofísicas propias del envejecimiento normal.

En
esta experiencia que se valora se utilizó una tecnología barata y de fácil
acceso económico, a pesar de no ser ésta la más eficiente y
"amigable", pues por esta causa hay que omitir dos importantes
posibilidades que nos brinda el trabajo con ordenadores en el presente, primera,
la imposibilidad de acceso a cientos de páginas WEB en INTERNET de interés y/o
dirigidos al adulto mayor (10)(11)(12)(13)(14)(15)(16);
la segunda, se relaciona con las muchas posibilidades
que brinda el trabajo con el sistema operativo Windows 95, 98 ó 2000 y su
interfaz gráfica amigable y la infinidad de softwares que corren sobre esa
plataforma.

Este
tipo de actividad demostró que esta forma de uso del ordenador favorece
la interacción social
,
fundamentalmente por la formación de grupos de interés específico, los cuales
favorecen la comunicación interpersonal.

Se
debe considerar la importancia atribuida a la estimulación de la relación
intergeneracional
,
la educación para la vejez y el acercamiento, introducción o profundización,
de conocimientos en las técnicas de computación de los adultos mayores, niños
y adolescentes que participan en esta actividad,
propiciando
el acercamiento a una sociedad cada vez más tecnificada
.

La
PCTE, a través de estas variantes, brinda al adulto mayor la posibilidad de la
incorporación a un nuevo grupo de apoyo social
,
propicia
el
acercamiento a los más jóvenes

y crea
un
ambiente rico en estimulación sensorial dosificada
.
Estos son elementos que coadyuvan a
tener
una vejez de mejor calidad
, que debe ser un objetivo a lograr en el trabajo con
los pertenecientes a la tercera edad.

Algo
que no se debe dejar de señalar es que si como se supone refieren algunos
profetas de la informática, continúa el desarrollo de los sistemas informáticos
al ritmo de la última década (17),

muy pronto tendrá que ser incluido el manejo de la computadora como un aspecto
importante de las escalas de actividades instrumentadas, como aparece hoy en
muchas escalas de este tipo el uso del teléfono.

La
computadora puede hacer la diferencia

Por
todo lo anteriormente expuesto, se arriba a las siguientes conclusiones:

· Que
la Psicoactivación Computacional a la Tercera Edad, en sus variantes de
acercamiento e introducción, ha demostrado ser una opción muy útil, tanto en
la
activación
psíquica
, con los
programas de educación para la salud y la introducción del adulto mayor, de
esta generación, en las técnicas de computación

· Que
el uso del modelo propuesto
no
se ve imposibilitado por variables como edad, nivel escolar o status socioeconómico

· Que
esta actividad brinda un medio altamente enriquecido en
estimulación
sensorial que puede recrear funciones cerebrales

· Que
estimula un
acercamiento
entre la primera y la tercera edad
,
con beneficio recíproco para ambas

· Se
demuestra, una vez más, que
la
informática es un medio útil para la realización de actividades de promoción
y prevención de salud
.
La actividad contribuye a romper el fetichismo que existe alrededor del uso de
la tecnología informática y
acerca a los adultos mayores a sociedades cada vez más
tecnificadas.

Autor: Lic. Eduardo Triana Alvarez Más
información en: http://www.infomed.sld.cu/eventos/infoger/infoger2e0.htm

BIBLIOGRAFÍA

· Lerh
U. Psicología de la senectud. Editorial Herder. Barcelona. 1980.

· Espinosa
A. Temas de Geronto-Geriatría. Edit. Finlay. Cienfuegos. 1990.

· Triana
EA, Reyes T. Informática y Adulto Mayor. En: Triana EA, Sanabria R. Informática
y envejecimiento. Retos de un nuevo milenio. La Habana. Edición especial en
CD-ROM. Editorial de Ciencias Médicas; 1999.

· Furlong M., Kearsley G. Computer for Kids over 60,
Seniornet, San Francisco.
1989.

· Anzivino
F. , et al. La rehabilitazione computerizzata delle funzioni cognitive
nellanziano. Giornale di Gerontología.
1994 3(42):112

· McConatha D., McConatha J.T., Dermignny, R. The use of
interactive computer service to enhance the quality of life for long-term care
residents.Gerontologist.1994 Aug;34(4):553-6

· Furlong M. An electronic Community for older Adults;
The Seniornet network. Journal of comunication 1989; 39:22-39.

· Riudor
X. Las nuevas tecnologías y la Tercera Edad: el caso Seniornet.
Rev.
Esp Geriatr Gerontol 1994; 24(6):373-377.

· Lorda
R., Sanchéz C.D. Recreación para el trabajo social con Tercera Edad.
Nexo
Sport. Montevideo. 1993.

· Post JA. Internet resources on aging: increasing
options and human factors. Gerontologist. 1997 Feb;37(1):125-9.

· Post J. A.(a) Internet Resourses on Aging: Part of the
Internet. The Gerontologist, 1996; 36(2):137-140

· Post JA. (b) Internet resources on aging: ten top Web
sites. Gerontologist. 1996 Dec;36(6):728-33.

· Post JA. (c) Internet resources on aging: seniors on
the net. Gerontologist. 1996 Oct;36(5):565-9.

· Post JA. (d) Internet resources on aging: data sets and
statistics.
Gerontologist.
1996 Aug;36(4):425-9.

· Ellis-RD; Jankowski-TB; Jasper-JE; Abdul-A.
Gero-informatics and the Internet: locating gerontology information on the World
Wide Web (WWW). Gerontologist. 1996 Feb; 36(1): 100-5.

· Glowniak J. The Internet as an information source for
geriatricians. Drugs Aging. 1997 Mar;10(3):169-73. Review.

· Gates Bill. Camino
al Futuro, Editorial McGRW-HILL/INTERAMERICANA DE ESPAÑA, S.A. Madrid.1995.

Por
Lic. Eduardo A. Triana Álvarez. Psicólogo, Miembro del Grupo Nacional de
Informática de Salud de Cuba, Diplomado en Gerontología y Geriatría
Comunitaria. Miembro de las Sociedades Cubanas: de Gerontología y Geriatría,
de Medicina Familiar y de Alzheimer.

Ha impartido varios cursos nacionales e
internacionales sobre esta temática. Es coordinador del Grupo de Psicoactivación
Computacional a la Tercera Edad

Dra. Teresa Reyes Camejo. Médico especialista en
Medicina General Integral, Diplomada en Gerontología y Geriatría Comunitaria.
Miembro de las Sociedades Cubanas: de Gerontología y Geriatría, de Medicina
Familiar y de Alzheimer.

Ha impartido varios cursos nacionales sobre esta temática.
Es miembro del Grupo de Psicoactivación Computacional a la Tercera Edad.