La historia de la música religiosa

El gusto por esta música está muy emparentado con la religión en si. Desde sus orígenes ha alimentado muchos mitos y creencias, y contado con la intervención de grandes artistas de la historia.
Pagina nueva 1

La Música Religiosa es utilizada en las iglesias cristianas como parte de sus ritos en el culto público. Y debe recordarse que las Iglesias ortodoxa y copta de Europa oriental y Próximo Oriente también poseen una tradición musical antigua y continuada. Más recientemente las iglesias africanas y de América del Sur han desarrollado formas y estilos musicales característicos.

Partiendo de sus orígenes, las prácticas judías y grecorromanas de música religiosa cristiana en Occidente alcanzaron su primera cima entre los siglos VIII y IX con una forma definitiva de canto llano romano (llamado gregoriano por el papa Gregorio I).

Adaptado a los textos en latín, esta forma suplió las necesidades litúrgicas de todo el calendario religioso y más adelante se alcanzaron otros grandes momentos con los arreglos polifónicos de los textos de la misa y el motete, entre los que se destacan la Messe de Nostre Dame (1365) de Guillaume de Machaut, los motetes de John Dunstable y, entre 1450 y 1520, y las misas cíclicas en las cuales cada sección se basaba en un canto llano habitual o en un cantus firmus profano de Guillaume Dufay, Johannes Ockeghem y Josquin des Prez.

El punto máximo de esta fase se alcanzó a finales del siglo XVI con las soberbias obras a cappella de Giovanni da Palestrina, Orlando di Lassus, William Byrd, Tomás Luis de Victoria, Cristóbal de Morales, Francisco Guerrero y Antonio de Cabezón.

En el norte de Europa, los reformadores protestantes sustituyeron los textos en latín por otros en lenguas vernáculas que la congregación podía cantar en forma de paráfrasis de corales y salmos.

Tanto en la Alemania luterana como en la Inglaterra isabelina siguieron floreciendo elaboradas obras de música religiosa. Entre los más vívidos arreglos musicales de textos ingleses destacan los de Thomas Morley, Orlando Gibbons y Thomas Weelkes. Pero en las áreas de Europa bajo dominio calvinista sólo se permitían salmos métricos y cánticos.

Desde inicios del siglo XVII el crecimiento de los géneros profanos, especialmente la ópera y el concerto instrumental, influyó en gran medida en la música religiosa. Se introdujeron voces y acompañamientos orquestales no sólo en los himnos de la Restauración de John Blow y Henry Purcell, sino también en los motetes de Jean Baptiste Lully y Marc-Antoine Charpentier, en la Francia de Luis XIV.

En Alemania, Heinrich Schütz y sus contemporáneos adoptaron los estilos italianizados de la cantata, el motete y la pasión, mientras que Johann Sebastian Bach, el más grande entre los compositores religiosos, enriqueció todas las ramas de la música religiosa, especialmente con La Pasión y su gran Misa en si menor, con arreglos del texto ordinario en latín.

 

 

×

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click Add to Home

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline
Just Click
& Select "Add to Home Screen"

Install Our App Now!

Responsive image Enjoy Super fast loading
Responsive image Get Exclusive Offer
Responsive image Works Offline

Just Click Responsive image
& Select "Add to Home Screen"