La dieta de las mujeres francesas

La llamada "dieta de las mujeres francesas" se basa en la alimentación placentera y el control de las porciones. Los expertos te explican cómo funciona...


Las mujeres francesas no engordan

Si alguna vez se preguntó cómo es que los franceses consiguen comer queso, manteca, baguettes, y beber vino, y mantenerse delgados, entonces “Las mujeres francesas no engordan: el secreto de comer por placer”, de la francesa Mireille Guiliano, puede ser el libro ideal para usted.

Las mujeres francesas no engordan…” es en realidad un libro de no-dieta, cargado con sabios consejos de la elegante y bella Mireille Guiliano, quien también es directora de la compañía de champagne “Veuve Clicquot”.

Cuando era adolescente, la autora fue a los EE.UU. para estudiar y regresó a su casa con 10 kilos más que cuando se había ido, culpando a las grandes porciones y a los dulces.

Aplicando los hábitos alimenticios de las mujeres francesas, ella bajó los kilos que había subido, con un nuevo panorama de la comida, la bebida y el estilo de vida, que comparte en su libro.

La premisa básica de “Las mujeres francesas no engordan…” es que usted debe comer sólo alimentos de buena calidad en pequeñas porciones, y saboreando cada bocado.

Ya sea chocolate o champagne, tráguelo despacio, comiendo con todos los sentidos, y haga que cada experiencia gastronómica sea agradable para usted, lo que le permitirá sentirse satisfecho con porciones más pequeñas.

Ningún alimento está prohibido, lo que está prohibido son las porciones grandes. Sin tener que contar las calorías, sin saltearse comidas, simplemente controlando lo que come.

No es una solución rápida ni una dieta de moda, “Las mujeres francesas no engordan” es un plan de tres meses de duración destinado a restablecer la normalidad en el cuerpo, un peso saludable por medio de la pérdida lenta y gradual de peso.

A muchos les gustará el hecho de que este plan no incluye clases de ejercicio físico, sino sólo mucha actividad física diaria y mucha caminata.

La autora muestra cómo las mujeres pueden adoptar el estilo francés de comer, beber y moverse como la mejor fórmula para controlar el peso.


Lo que puedes comer

Una comida del plan “las mujeres francesas no engordan” puede consistir en una sopa de puerro, seguida de carne o pescado, verduras y una fruta.

Durante la fase inicial, las personas que siguen esta dieta deben evaluaran sus dietas llevando un registro de los alimentos que ingieren, para identificar de donde proviene el exceso de calorías. Usted puede seguir comiendo sus comidas favoritas, pero trate de reducir la frecuencia o la cantidad.

Después de realizar el seguimiento de sus hábitos de alimentación, se recomienda realizar pequeñas mejoras saludables, como beber más agua para mantenerse hidratado y eliminar las toxinas.

A lo largo del libro “Las mujeres francesas no engordan”, Guiliano describe los hábitos de las mujeres francesas que generan una cintura esbelta, sin negación o culpa.

Ella ofrece un enfoque positivo para el control del peso, que incluye vino, chocolate y pan, que suelen ser rechazados y excluidos en la mayoría de las dietas.

Incentiva a los lectores a disfrutar de las comidas y las bebidas al máximo, manteniendo las porciones bajo control. Los ingredientes frescos y saludables son muy recomendables.

Guiliano también recomienda comer una variedad de alimentos saludables para sentirse más satisfecho sin sentirse privado. Comer siempre la misma comida es un mal hábito, por lo que la autora sugiere probar nuevas recetas, sabores e hierbas.

No hay alimentos prohibidos en el plan de “Las mujeres francesas no engordan”, siempre y cuando las porciones se mantengan bajo control.

¿Tiene un antojo de algo dulce? Satisfágalo con unos pocos bocados o con una pequeña porción de un alimento que usted desee. ¿Le gusta el vino? Disfrútelo, pero sólo un vaso.

Poco a poco reduzca el tamaño de las porciones gradualmente, por lo que no se dará cuenta de que está comiendo menos.

Es inevitable que haya derroches y, cuando eso suceda, Guiliano recomienda comer yogur. El yogur es el alimento perfecto, está lleno de calcio, y las francesas comen 1 o 2 porciones por día.

Especialmente después de una noche de excesos, es el desayuno perfecto, y también se recomienda como una buena merienda.

¿Cómo funciona esta dieta?



La premisa fundamental del plan de no dieta de “Las mujeres francesas no engordan” consiste en aprender a disfrutar del placer de comer una comida deliciosa en un ambiente relajado.

Guiliano cree que las mujeres de todo el mundo se beneficiarían si bajaran un cambio, dejara de comer a las apuradas y se tomara la experiencia de comer de forma más placentera, como hacen las francesas.

Coma con todos sus sentidos y deguste cada bocado a consciencia, para saborear la comida y darse cuenta de cuándo está lleno. Tres bocados es todo lo que se necesita para disfrutar de la comida.

Siéntese despacio, mastique bien y coma sin distracciones: apague la televisión, deje el libro, y concéntrese en comer.

Con “Las mujeres francesas no engordan”, el objetivo es olvidar la culpa por comer y sustituirla por placer.

¿Qué dicen los expertos?

En primer lugar, vamos a poner algo en claro, las mujeres francesas engordan y la tasa de obesidad en Francia está creciendo rápidamente. "Las mujeres francesas no engordan”, como muchos otros libros de dietas, es una mezcla de una frustrante visión realista, ciencia débil, y pura especulación.

Giulano no es ni nutricionista ni una profesional de la pérdida de peso y, aunque ella no tiene la pretensión de serlo, basa sus consejos en sus experiencias y observaciones personales de la vida en Francia.

Algunas de las recomendaciones de “Las mujeres francesas no engordan” son acertadas, como caminar para hacer ejercicio, el entrenamiento con pesas para mujeres mayores de 40 años, y comer sopa de verduras.

Se ha demostrado que comer sopa con muchas verduras ayuda a reducir la ingesta de calorías naturalmente. Sin embargo, la evidencia científica no es compatible con la afirmación de la autora de que los puerros tienen una cualidad mágica para bajar de peso, ni que el chocolate contiene serotonina, un neurotransmisor que hace que uno se sienta bien.

Además, algunos expertos sugieren que la verdadera razón por la que muchas mujeres francesas son delgadas podría ser porque fuman muchos cigarrillos para reducir su apetito.

En resumen

Las mujeres francesas no engordan” podría ser un enfoque útil para bajar de peso para las mujeres que aman la buena comida, el vino y el chocolate, y desean una dieta flexible y que les permita comer lo que les gusta.

Este plan, sabiendo que ningún alimento está prohibido, puede resultar muy alentador para algunos siempre que puedan controlar el tamaño de las porciones y si la mayoría de los alimentos que elijen so nutritivos, como la sopa de verduras y el yogur bajo en grasas.

La gente se aburre de las dietas y retoma sus hábitos alimenticios, y ese es el motivo de por qué las dietas no funcionan". El enfoque es simple: no se prive de sus comidas favoritas, simplemente aprenda, con el tiempo, a disfrutar de las porciones más pequeñas.

Suponiendo que comer más lento y más conscientemente realmente conducirá a la sensación de saciedad, la pérdida de peso con el plan de “Las mujeres francesas no engordan” debería llegar lentamente, pero sin pausa.

Sentirse satisfecho con porciones más pequeñas es el truco para que este plan funcione.

Isabel de los Ríos, nutricionista certificada, es autora de "Comer para perder", una obra que utiliza un enfoque original y alternativo para adelgazar en forma permanente y saludable. Encuéntralo haciendo clic aquí