Home > > Viajes y turismo

Destinos turísticos

La ciudad de México

Para los amigos que antes de visitarla quieran saber más sobre esta gran ciudad, contada por unos de sus enamorados

Ayer me dieron ganas de pasear por el centro de la ciudad de México y al contrario de las miles de personas que pasan diariamente por ahí, yo iba caminando lentamente admirando los bellos edificios y monumentos que la adornan, lo que alguna vez se le denominó con justeza como la “Ciudad de los Palacios”.



Así, caminando, me puse a reflexionar si ¿habrá alguna ciudad en el mundo que supere la grandeza histórica de la Ciudad de México? Para ello, me metí en una de las grandiosas bibliotecas y anoté algunos datos históricos que ahora me permito compartir con ustedes:

Se dice que el Anáhuac era la región más transparente poseedora del cielo más azul... Ésta afirmación romántica va todavía más allá, pues responde a una auténtica característica geográfica que fue descubierta por los primeros pobladores que decidieron establecerse en este valle lacustre.

El Anáhuac se distinguía por una peculiaridad muy especial: Al sur se apreciaba cercado de grandes montañas boscosas como el Ajusco y al norte de imponentes cerros como el Chiquihuite y el de Tres Padres.

Ambas fortalezas estaban cerradas en ambos extremos por largos avistamientos nevados, mientras el rebosante Nevado de Toluca lo hacía por el poniente, los majestuosos volcanes Popocatépetl e Iztaccihuatl perpetuaban su grandeza en el extremo oriente, estos colosales monumentos geológicos son los testigos mudos de: "La Historia de la Ciudad de México".

La riqueza y extraordinaria belleza natural de esta tierra, sedujo a primera vista a todos aquellos hombres y tribus que lograron divisarla.

Este inevitable encanto hipnotizó a los hombres de Ténoch, quienes provenientes de un lugar mítico situado en tierras del hemisferio norte llamado Aztlán encontraron en un islote el cumplimiento de su profecía: Un águila arriba de un nopal devorando a una serpiente, detenía sus cientos de años de largo peregrinar. 

Esta visión tuvo lugar en 1325, año en que los aztecas o mexicas fundaron México - Tenochtitlan, quizás ni el sacerdote Ténoch, ni el primer emperador Acamapichtli hubieran podido imaginar que este símbolo perduraría por 675 años después como el escudo nacional de una patria con casi 100 millones de habitantes.

México-Tenochtitlan emergió de un puñado de rocas en la inmensidad de sus grandes lagos, a los que el mexica chinampeó metro a metro hasta convertirla en la reina del Anáhuac y posteriormente en la ciudad que albergó el corazón y cerebro del imperio más extenso y poderoso de Mesoamérica. Esta empresa es incomparable en la historia del hombre y evidencia la vocación constructora de los aztecas.

La elección de este sitio fue excepcional, pues por su aislamiento natural concedía ventajas militares y económicas que revelaron la agudeza de los líderes mexicas para captar su valor estratégico, incluso para el desarrollo de una economía mixta basada en la agricultura, la caza y la pesca; con la posibilidad de comunicarse por el agua.

Los mexicas crearon el suelo acumulando lodo sobre balsas de juncos, ahondar canales y construir canales y puentes literalmente sobre el agua; a ésta misma no le declararon la guerra, sino que optó por pactar con ella una tregua en donde finalmente aprendieron a coexistir.

México - Tenochtitlan llegó a ser una verdadera ciudad con una densidad superior a los 2 mil habitantes por kilómetro cuadrado; su traza estaba formada por una red geométrica de canales en un cuadrilátero de 3 kilómetros por lado con superficie de casi mil hectáreas. En esa época Roma ocupaba únicamente 386 hectáreas más.


Su centro ceremonial alcanzó dimensiones sin precedentes: 325 metros de oriente a ponientes y 312 de norte a sur que comprenden una superficie de más de 100 mil metros cuadrados que casi duplica la de nuestra actual Plaza de la Constitución, que es una de las mayores del mundo.


Ahí se edificaban 78 templos y recintos de gobierno y disponía de cuatro accesos cardinales que eran arranques de los ejes viales de la Ciudad, construidos sobre los lagos que comunicaban la isla con tierra firme.


Patrimonio histórico y cultural



Las ciudades son concentraciones de cultura y expresiones de su propia historia. Sus espacios han sido fieles testigos de innumerables cambios arquitectónicos y urbanísticos. En este pequeño espacio del planeta llamado Ciudad de México se entrelazan monumentos construidos durante veinte siglos.


Existen vestigios prehispánicos de los paisajes lacustres que permanecen desafiantes a las modernidades de hoy. A partir del siglo XVII la conquista española impuso arquitecturas provenientes de las metrópolis europeas.

La evangelización necesitó conventos, iglesias y claustros que los agustinos, franciscanos, dominicos y jesuitas edificaron por doquier. Se conservan a lo largo y ancho del área metropolitana espléndidos ejemplos de arquitectura colonial.

La ilustración europea también tuvo repercusiones en el patrimonio histórico de la ciudad. Al finalizar el siglo XVIII las fachadas barrocas fueron sustituidas por la racionalidad del arte neoclásico, inspirado en el Renacimiento.

Los palacios civiles desplazaron el predominio de los religiosos. Posteriormente los edificios eclécticos emergieron inspirados en la Europa decimonónica, en el Centro Histórico. 

La exposición de Artes Decorativas celebrada en París en 1925 influyó también en la ciudad. Así nacieron colonias completas de Art Decó a partir de 1930.

Sin embargo, lo más representativo de la época lo aportaron las corrientes nacionalistas del muralismo mexicano y la integración plástica; impulsadas por Rivera, Siqueiros, Orozco y O'Gorman, principalmente, se plasma la historia en los muros de la ciudad.

Los personajes olvidados, los campesinos, los obreros, los indígenas, son transformados en protagonistas de la sociedad. Miles de metros cuadrados de murales expresan la necesidad de hacer público el arte.

En paralelo a este movimiento plástico, se desarrollaron arquitecturas funcionalistas influidas por corrientes europeas.

Las obras de Luis Barragán, uno de los arquitectos mexicanos más famosos, son parte del patrimonio histórico. Se conservan en la ciudad diez espléndidas obras arquitectónicas y urbanísticas de este genio de la modernidad.

Sin dejar de mencionar la posmodernidad arquitectónica de otros constructores de la ciudad de fines del siglo XX, todo este patrimonio histórico y cultural que conforma nuestra identidad ha sido y es objeto de un incansable esfuerzo de restauración.

Mucho se ha destruido, es cierto y lamentable. Pero, afortunadamente, se ha consolidado una conciencia que ha hecho posible la preservación de gran parte de nuestro patrimonio histórico.

En los últimos años, se han rescatado y restaurado casi 200 edificios en el Centro Histórico, uno de los más grandes del mundo. Se hacen esfuerzos por mantener los fondos públicos suficientes para no dejar que el patrimonio se vuelva marginal del desarrollo.

Se encuentran aquí 14 zonas arqueológicas, tres sitios considerados por la UNESCO como Patrimonio Histórico de la Humanidad (Centro Histórico, Xochimilco y Teotihuacan), 150 museos, 340 galerías de arte y miles de comercios donde se exhiben y comercian miles de artesanías procedentes de todos los rincones del país.

Las grandes ciudades solo podrán articularse a los nuevos rumbos de la globalidad si conservan su pasado, su historia y sus tradiciones.

Todos los viajes dejan en nosotros huellas imborrables, que reviven al transmitir a otros nuestras experiencias.
Y, al hacerlo, podemos ayudar a otros a alcanzar su viaje soñado.
¡Hazlo tú también !!

Envíanos ahora tus experiencias, consejos -o el relato completo- de ese viaje que tanto recuerdas, haciendo
clic aquí.

 

Francisco Pardave

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Excelente como siempre

Por FOMESA


Mas notas del autor:

Francisco Pardave

El México de mis recuerdos

El México de mis recuerdos

Reviviendo el México de los '50...

Escribir en computadora: a mi añorada pluma

Escribir en computadora: a mi añorada pluma

Esta noche estoy en otro intento desesperado de escribir en la computadora. Recuerdo cuando escribir significaba poner la fecha, en una amenazante hoja en blanco o en el viejo cuaderno forrado con papel amarillo con mi nombre en el frente. ¿Quién inventó el Internet?

Sueños de un escritor

Sueños de un escritor

¿Qué es ser un escritor?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: