Introducción a la decoración del living

El living es el centro de encuentro y el alma del hogar, pero además es el ámbito en que puede exponer sus gustos y estilos. Aquí, le enseñamos como empezar a decorarlo, según su propio estilo.
  
  

En el living tendrá la oportunidad de demostrar si, por ejemplo, usted posee un
modo sofisticado, informal, contemporáneo o clásico. Lo que le presentaremos a
continuación son ciertos conceptos básicos a tener en cuenta cuando decida
decorar el living.

Es
importante que r
ecuerde que el espacio a renovar, debe ser
agradable e invitar a compartir. Como sabemos que muchas veces lo más complicado
es el comienzo, le facilitaremos unos primeros consejos para guiarle de forma
creativa en el arte de embellecer su hogar.

En primer lugar, deberá definir que tipo de ambiente desea crear, es decir si,
por ejemplo, este será casual o informal. Además, debe pensar que actividades va
a realizar en ese lugar: si va a recibir visitas, a leer, o a ver televisión,
por ejemplo.

Luego, se debe considerar el
estilo
que se le piensa dar. Para el caso de que
sea contemporáneo, se deberán usar pocos accesorios, pero bien impactantes. Si
en cambio se opta por un estilo campestre o rústico, se podría rellenarlo con un
gran número de piezas. Para este caso, cuanto más elementos agregue será mejor,
aunque no debería exagerar.

Si lo que busca es transformar el living en un lugar fresco pero también
acogedor, podría decorarlo con almohadones a rayas o puntitos, y detalles
florales en diferentes tonalidades pastel. La suma de estos elementos, le
proporcionaran un encanto especial y le otorgarán además mucha elegancia.

Los elementos básicos de cualquier living son una mesa central, dos mesitas
laterales, dos sillones individuales, un "love seat"  o sofá para dos personas,
y una amplia alfombra de área. Aquello que ya posea, puede ser aprovechado para
jugar con las formas y colores.

Con respecto a los colores, lo ideal sería que intente mantener una gama de
diferentes tonos, que incluyan algunos complementarios que puedan acentuar o
contrastar los principales.

Debe saber que un televisor en el living, quita formalidad al mismo. Si no posee
suficiente espacio, puede optar por una abertura en la pared con puertas
plegables para esconderlo.

Con respecto a las paredes, lo ideal sería utilizar colores claros, con acabados
lisos y brillantes, para darle un aspecto más amplio y aireado al espacio. Pero
si lo que busca por sobre todo es crear una atmósfera acogedora, deberá elegir
colores oscuros y texturas rugosas.

Los muebles, deben ser distribuidos de manera tal que permitan una circulación
fácil, y no interrumpan el contacto visual de quienes se encuentran allí.
Además, tampoco deben interferir con las ventanas o las puertas. Por otra parte,
si los coloca en forma paralela a las paredes, logrará crear un gran sentido de
unidad.

Siempre déle mucha importancia a todos los accesorios, como por ejemplo los
adornos, las lámparas de piso o las cortinas. Ellos son los que mas le pueden
ayudar a dar su toque personal.

La iluminación es uno de los ítems más importantes. En primer lugar, no debe
utilizar luces que sean muy fuertes, ya que suelen encandilar y quitar brillo a
los detalles. Lo óptimo es lograr una iluminación indirecta, para crear un
efecto näif. Para esto, se pueden utilizar diferentes tipos de lámparas, en
diferentes rincones.

En el piso, una alfombra con tonos neutros y/o pastel, podría añadirle a todo el
living luz y calidez.

Por último, tenga en cuenta decorar con flores y no con frutas. Estas últimas,
pertenecen más a la cocina o al comedor que al living. Para las paredes, los
cuadros amplios podrán otorgarle un toque de plasticidad elegancia.