Guerras cotidianas

Cada día, a cada instante se libran pequeñas guerras....

GUERRAS

 El mundo está en guerra. Vemos cómo se bombardea una ciudad, cómo destellan en la noche tan lejana para nosotros, las luces de los misiles. Oímos a toda clase de personas, opinar sobre los cómo, los cuándo, los dónde, los por qué, los para qué.

 Se está viviendo una guerra real y virtual y somos, una vez más, testigos y cómplices, ambos por acción u omisión. Y tal parece que esta guerra de hoy nos hace olvidar las pequeñas anónimas y cotidianas guerras que se desarrollan día a día. 

Hablo de las guerras sin cadenas televisivas que libran los niños del mundo evitando morir de hambre, tratando de que no los mate una enfermedad trivial y evitable.

Las guerras que libran las mujeres del mundo para que se les reconozcan sus derechos, no solo buscando una paridad con el hombre, sino buscando algo más importante y patético, el reconocimiento como ser humano a pesar de los que siguen sometiéndolas o ignorándolas. 

Las guerras que libran los hombres del mundo buscando dignificarse a través del trabajo digno, para ser sostenes de esas familias que aman, en contra de los que los usan solo con fines políticos y para quienes solo valen, cada tanto, un voto.

Las guerras de quienes, por nosotros y sin nosotros, buscan conservar y proteger especies de flora y fauna, que hemos ido destruyendo sistemática y perversamente.

Las guerras de aquellos que, sin titulares en diarios, pasan horas frente a microscopios, buscando la solución que saben, será quizás utilizada por dos o tres generaciones futuras.

Las guerras de la gente honesta, que sin megáfonos ni micrófonos, trata de llevar la frente alta, de ser decente, de no matar los ideales que tantos están aniquilándoles.

Las guerras de la gente de paz, que usa la palabra, la oración, el gesto, para decirle a quien no piensa lo mismo, que igualmente es su hermano.

Las guerras de los sacerdotes de todas las religiones que predican palabras amorosas y sabias, en contra de aquellos que usan la palabra para sembrar odios o ignorancias.

Las guerras que libran todos los seres humanos bien paridos para que no les destruyan los sueños, las esperanzas, los ideales, la alegría.

Hay miles de pequeñas guerras librándose a nuestro lado, en cada corazón, en cada hogar, en cada ciudad, en cada país…

Sería bueno que la paz nos llegue a todos y a cada uno, antes de que nos quedemos con las manos vacías de fe.

¡Envíenos sus reflexiones haciendo clic aquí!

 

 

×

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :
Y selecciona Agregar a la pantalla principal

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado

SOLO HAZ CLIC EN : Responsive image
Y selecciona Agregar a la pantalla principal