Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Grasas milagros que protegen el corazón

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, 910.000 personas morirán este año de alguna clase de enfermedad cardiovascular. ¡Es un sorprendente 40% de todas las muertes anuales! La gran ironía es que la enfermedad cardiovascular se puede prevenir. ¿Ha tomado las medidas necesarias para prevenir un ataque cardíaco?
  
  


Hay una manera simple, comprobada y fácil de reducir la probabilidad de que se
conviertas en parte de estas sombrías estadísticas, y consiste en aumentar el
consumo de los
ácidos grasos saludables omega-3.

La investigación ha continuado para llegar a innumerables fuentes sobre los
increíbles beneficios de los
omega-3. De hecho, los científicos y los
profesionales médicos están ahora igualmente de acuerdo en que la grasas omega-3
puede prevenir – e incluso revertir – los efectos mortales de la enfermedad
cardiovascular y accidente cerebrovascular (la primera y tercera causa principal
de muerte, respectivamente).

Las grasas omega-3 han tenido últimamente tan buena prensa que probablemente
usted está consciente de que ya puede conseguir sus ácidos grasos omega-3 de
todo tipo de mariscos, especialmente los pescados grasos como el salmón, el
arenque, la caballa y las sardinas. Los estudios han demostrado que las personas
que consumen grandes cantidades de pescado mejoran su estado de salud general y
su bienestar en demasiados aspectos para enumerar.

Un estudio de 17 años a hombres sin antecedentes de enfermedades del corazón,
publicado en The New England Journal of Medicine, encontró que aquellos con
mayores niveles de ácidos grasos omega-3 eran más de 80% menos propensos a morir
repentinamente de enfermedad cardiaca . Y los beneficios también se aplican a
las mujeres.

Un estudio de 16 años de casi 85.000 mujeres halló que aquellas que
comieron pescado de dos a cuatro veces por semana redujeron su riesgo de
enfermedad cardiaca en un 30%, en comparación con las mujeres que raramente
comieron pescado.

Un estudio de 1999 llamado "Patrones de ingesta de alimentos y la mortalidad a
25 años por enfermedad coronaria", reveló algunos resultados muy interesantes
acerca de los ácidos grasos omega-3 mediante la comparación de la dieta de la
gente de Estados Unidos respecto a la de otras regiones del mundo.

Los
resultados de este estudio mostraron que en países como Japón, donde el consumo
de mariscos es alto, la predominio de la muerte por ataques cardiacos es mucho
menor que en Estados Unidos.

Los científicos creen que esto se debe al hecho de que los asiáticos comen mucho
más mariscos que los americanos y el 85% de los estadounidenses tienen
deficiencia en ácidos grasos omega-3.

Los mismos resultados fueron descubiertos
con los esquimales de Groenlandia, que también consumen grandes cantidades de
pescados y mariscos. El estudio de 1970 encontró que a pesar de ingerir una
dieta alta en grasas, los Inuit tenían una incidencia significativamente menor
de enfermedades cardiacas.

Entonces, qué es lo que tienen los ácidos grasos omega-3 que los hacen tan
fabulosos para su corazón? Todo se reduce a la composición química de los ácidos
grasos. Si los mirara bajo el microscopio, vería que los ácidos grasos omega-3
son largas cadenas de ácidos grasos poliinsaturados.

Estos ácidos grasos
poliinsaturados – ácido alfa linolénico (ALA), ácido eicosapentaenoico (EPA) y
ácido docosahexaenoico (DHA) – conducen a una reducción significativa del riesgo
de enfermedad cardiovascular y otros beneficios para la salud.


Los estudios demuestran que el consumo de estos ácidos grasos durante un período
prolongado de tiempo puede disminuir los niveles de colesterol en la sangre,
causa retroceso en dolencias coronarias e incluso ayuda en la prevención de la
progresión del cáncer de colon.

Pero a pesar de que la dieta estadounidense promedio es baja en consumo de
ácidos grasos omega-3, hay un límite respecto a la cantidad que se puede
consumir con seguridad. La ingesta diaria recomendada de EPA y DHA es de
aproximadamente 650 mg por día.

Esa cifra es aún mayor para las mujeres
embarazadas quienes deben consumir 1.000 mg de EPA y DHA por día. Dadas las
altas cantidades de mercurio que se encuentran en el pescado, sin embargo, puede
ser peligroso consumir la cantidad de mariscos que se necesita para alcanzar la
dosis óptima. Es por eso que los suplementos de aceite de pescado son una gran
manera de obtener sus grasas esenciales.

Personalmente, yo uso Carlson’s Fish Oil y Aceite de Hígado de Bacalao. Yo no
recibo ningún pago por haber apoyado esta marca, lo recomiendo simplemente
porque creo que es el mejor del mercado.

Esto se debe a las cantidades óptimas
de EPA y DHA, las estrictas directrices que siguen para la pureza (manteniendo
su aceite sin modificación química y contaminantes como el mercurio o el plomo)
y la adición de extra vitamina E para proteger la frescura y la potencia del
aceite.

Carlson´s analiza su aceite de pescado con regularidad para la potencia y pureza
a través de un laboratorio independiente, registrado en la FDA y encontré que
estaban libres de niveles detectables de mercurio, cadmio, plomo, PCB y otros 28
contaminantes. Estas son consideraciones importantes, porque no hay duda de que
todas las marcas de aceite de pescado no son iguales y que realmente se obtiene
lo que se paga.

Qué pasa con el aceite de linaza? Usted puede haber oído que la linaza es una
fuente rica en grasas omega 3. Esto es cierto. Sin embargo, los suplementos de
aceite de linaza pueden ser menos efectivos que el aceite de pescado y he aquí
por qué: La linaza tiene altas cantidades de ácido alfa linolénico (ALA), que su
cuerpo debe convertir en EPA y DHA.

Sin embargo, la EPA y el DHA que se
encuentran en los aceites de pescado se descomponen más rápidamente y de manera
mucho más efectiva que el ALA. Además, debido a que el estadounidense promedio
ya consume grandes cantidades de ALA, complementar con más ALA no siempre es
óptimo.

Conclusión: No es frecuente que un suplemento nutricional sea aceptado por
unanimidad por parte de la comunidad científica, así como por la comunidad de la
salud natural, pero el aceite de pescado es sin duda un complemento del que no
se arrepentirá en su búsqueda para mejorar su salud y protegerse naturalmente a
sí mismo de las enfermedades del corazón.

Por Martín Teixido – Experto en
salud natural y autor de best sellers que enseñan a
mejorar
dramáticamente su salud de manera natural
, sin costosos y potencialmente
peligrosos medicamentos con receta. Autor de “Milagro
para la presión
”, que encontrará haciendo
clic aquí