Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Envidia en el trabajo

¿Cómo combatir la envidia y los celos en trabajo sin que los empleados se sientan incómodos y sin que el entorno laboral se vea perjudicado en detrimento de todos?

Es inevitable en algún momento de la vida laboral sentir una envidia, aunque sea sana, por las habilidades de un compañero.

“Todos deseamos ocupar un lugar privilegiado en nuestro trabajo y si estamos empleados en una empresa de renombre que otorga posibilidades de progreso, la competencia puede ser intensa.

Los roces son inevitables, pero las asperezas pueden limarse sin que sea demasiado tarde si se advierten con antelación y uno como jefe tiene la suficiente sutileza y sensibilidad para impedir que estas situaciones afloren”, sostiene la responsable de recursos humanos de una empresa de informática, la española Contxi Álvarez Castelar.

Un jefe presente y que se preocupa por sus empleados es una bendición con la que no siempre es posible contar. “El máximo responsable tiene que estar alerta ante los conflictos que van surgiendo porque una actitud de celos puede ser producto de un maltrato por parte de compañeros o pueden tener un trasfondo personal.

Nadie pretende que todos los profesionales de un mismo sector que comparten tantas horas de trabajo sean íntimos amigos, pero sí que exista entre ellos un trato adecuado y una buena disposición para propio beneficio y para que el grupo pueda sacar la tarea diaria adelante sin problemas”, comenta la española.

En el entorno laboral deben existir normas. “Si un colega tiene algo atravesado que quiere comentar, lo primero que debe hacer es decírselo a la cara a la persona afectada y no ventilar el malestar a los cuatro vientos para que el resto de personal se entere y pueda tomar partido, en muchos casos, sin fundamentos ni objetividad por una de las dos personas. Hay que exponer el problema sin tapujos y del modo más claro posible”, aconseja la especialista.

Lo contrario a la envidia es el trabajo en equipo. “Un buen jefe es aquel que deja en claro desde el primer momento que cada uno es valioso y fundamental en el grupo de trabajo.

No se puede fomentar la competencia entre colegas ya que esto sería el fracaso del proyecto empresarial”, continúa explicando Álvarez Castelar.

En el momento en el que el superior pretende hacer cambios o modificar determinados aspectos del trabajo, debe ser lo más claro posible en sus explicaciones y aclarar todas las dudas que puedan tener sus empleados.

Lo mismo debe ocurrir cuando se efectúan las reuniones de trabajo. La claridad es fundamental para evitar los rumores y los malos entendidos. “Nada peor que dar por sentado algo o suponer qué es lo que puede llegar a pasar.

Estas actitudes son tóxicas y solamente hacen que se distribuya un ambiente de duda y miedo. Los empleados que sienten temor son muy vulnerables a desperdigar rumores por todos lados, lo cual puede afectar seriamente o convertir en blanco de críticas a una persona inocente”, sugiere la profesional.

Cuando el ambiente está realmente caldeado por culpa de los celos, se pueden organizar talleres creativos y de expresión en los que se pueda manifestar con libertad todo aquello que se siente.

“Hoy en día está muy de moda el coaching profesional. Una de las propuestas interesantes consiste en hacer intervenir a un grupo de psicólogos que puedan facilitar la tarea de los empleados y desatar de a poco los enredos que existan en el entorno laboral”, expresa la especialista española.  

Los encuentros fuera del trabajo consisten en aprender a conocer a los colegas en otro ambiente diferente. “Se pueden organizar juegos, tareas artísticas que permitan conocer un poco más a las personas que tenemos al lado.

En muchos casos, nos caen mal determinados sujetos, pero luego, analizando en profundidad, descubrimos que no tenemos por qué sentir resentimiento o envidia por alguien que es una persona de bien”, rescata Álvarez.

La autocrítica también es fundamental. Nadie está libre de cometer errores o de comportarse injustamente con un compañero. Reconocer las propias fallas es una manera de predisponerse al dialogo y abrirse de un modo sensato para acercarse al otro.

Además, le sugerimos inscribirse ahora en nuestros cursos gratis que le servirán para prevenir dos de los principales problemas legales a los que se enfrentan gerentes y managers (haga clic en el nombre del curso):

Prevención de Demandas Laborales
Prevención de Hostigamiento Sexual en el Empleo