Enseñando tus raíces a los niños

Actividades para explorar con nuestros hijos y nietos la historia de la familia

Para los mas chicos 

Ya desde muy chicos podemos empezar a conocer a nuestros antepasados, a colocar a cada uno en su lugar y saber cómo nuestras relaciones familiares se arman. Pero, además, lo podemos hacer de una forma que entretenga a los más chicos. 

El árbol genealógico 

Por ejemplo, una buena idea es hacerles dibujar un árbol genealógico en donde ubicar a los parientes. Para ello, necesitamos crayones o marcadores, un lápiz y una hoja de papel grande.

Las instrucciones son sencillas: con el lápiz, en la hoja, dibujamos un árbol de largas ramas. Luego, en el tronco, agregamos nuestro nombre, luego, en las dos ramas inmediatamente superiores, los de tus padres, luego los de tus abuelos, y así, tanto como sea posible. Luego, cuando todos los nombres están colocados, solo falta colorearlo. 

Collage de fotos 

Otra buena idea es hacer un collage con fotos de la familia. Para esto necesitamos un poco de pegamento, papel grueso o cartulina, una tapa de un tarro cualquiera, tijeras y marcadores. Además, por supuesto, de copias de las fotos familiares.

Para realizar el collage, tomamos las fotos y, con la ayuda de la tapa (para marcar un circulo alrededor de donde los familiares se encuentran en la foto) y un adulto, cortamos la copia de la foto,  consiguiendo extraer la parte marcada. Luego pegamos los círculos con las fotos en el papel o la cartulina, con el pegamento. Finalmente, y luego de acomodarlas lo mejor posible, ponemos el nombre de cada persona bajo su retrato. 

Para los que son un poco más grandes 

A medida que pasa el tiempo, conocer a los antepasados sigue siendo importante e interesante, pero los proyectos que emprendamos para conseguir este fin deben ser más desafiantes, para conseguir que sean entretenidos. Los pre-adolescentes no encuentran especialmente divertido dibujar árboles y pegar fotos (ni hablar de los adolescentes).

Por ello, estos son proyectos un poco más elaborados y que mantendrán su interés. 

Línea del tiempo 

El primero, y el más básico de esta segunda serie de ideas, es crear una línea temporal de la historia familiar. Los elementos necesarios son mínimos: un lápiz y una hojas de papel. Además de conocimiento sobre la historia familiar.

El procedimiento comienza con uno de los padres o con un abuelo. Se escribe su nombre en una de las hojas, junto con su fecha de nacimiento y el lugar del mismo. Luego, se escribe el siguiente evento realmente importante de su vida, junto con la fecha y el lugar. Continuar así hasta llegar a la muerte de esta persona. Encadenarlo, además, con los datos de los demás familiares.

¿Un ejemplo?

1924 – Pedro Fernández nace en un hospital de Buenos Aires.

1936 – Pedro se rompe el brazo jugando en el patio de su casa.

Y así hasta su fallecimiento (si ha ocurrido, claro). 

Biografías 

Ahora, luego de terminado el proyecto anterior, podemos pasar al siguiente, que se encuentre íntimamente relacionado con el primero. Los elementos que necesitaremos serán una birome y unas hojas de papel. La idea es escribir la biografía de los familiares.

Para esto, tomamos la línea de tiempo anteriormente hecha y la unimos con toda la información que podamos conseguir, por parte de nuestros familiares vivos, sobre esta persona. Una vez que hayamos recolectado toda la información posible, la volcamos en una biografía relatada de su vida, con todas las fechas importantes que antes vimos y la información adicional para hacerla más entretenida y completa. Una vez que la hayamos terminado, hacemos copias y las repartimos entre la familia y a la persona sobre la que se escribió, de estar viva. 

Entrevista 

El próximo proyecto exige un poco mas de preparación y elementos para su concreción. Vamos a necesitar una cámara de video, cinta, y un trípode, además de un lugar cómodo para sentar a la persona que vamos a entrevistar.

Una vez que tenemos todo, convocamos a la persona que nos interesa y la hacemos sentarse frente a la cámara, para hacerle las preguntas que nos interese hacerle, mientras grabamos toda la información. Los dejamos, además, compartir lo que deseen con nosotros.

Es interesante, además, hacer preguntas al resto de la familia sobre la persona sobre la que trata esta biografía en video.

El toque final lo dará filmar fotos de esta persona en diferentes etapas de su vida, para agregar entre las entrevistas. 

Álbum de fotos 

Finalmente, el último proyecto que recomendamos consiste en, simplemente, tomar una cámara de fotos y sacar fotografías de nuestros familiares, que luego de reveladas pondremos en un álbum de fotografías, con todos los datos (nombre y edad de la persona, lugar donde fue tomada la foto, etc). Con el tiempo, esto se convertirá en un verdadero archivo fotográfico.

Por último, puedes aprender el idioma de tus antepasados. Puedes hacerlo ya mismo inscribiéndote ahora en nuestros cursos gratis de idiomas (haz clic en el nombre del curso):
Inglés
Francés
Italiano
Portugués