Enfermedades provocadas por el asbesto

Aún muy común en nuestros días, la exposición al asbesto provoca lesiones severas en el organismo. La asbestosis, el cáncer de pulmón y el mesotelioma son las enfermedades más frecuentes

El nombre genérico de “asbestos” pertenece a un grupo de minerales llamados “asbestiform”. El asbesto es un material fibroso que es extraído de la piedra serpentina. Básicamente, esta piedra era extraída y aplastada.

 

Cuando se la trituraba, se extraían las fibras de asbesto. Estos filamentos eran transportados a las fábricas donde se los usaba como ingredientes de aislantes y otros materiales. Las tres formas más comunes del asbesto en la manufactura de productos son la crisolita, la crocidolita y la amosita.

 

Aunque los productos con asbesto no se han usado en las construcciones desde aproximadamente 1975, los que ya han sido utilizados representan un claro riesgo par los individuos que trabajan en la reparación y en la demolición de estructuras que contienen asbesto.

 

Asbesto es el nombre que se la da a seis minerales extraídos de la tierra. Los distintos tipos de asbestos son:

  • Amosita
  • Crisolita
  • Tremolita
  • Actinolita
  • Antopilita
  • Crocidolita


De estos seis, hay tres que son los más usados. La Crisolita (blanco) es el más común, pero también es usual encontrar Amosita (marrón/blanco grisáceo), y Crocidolita (azul).

 

Las fibras de asbesto son virtualmente indestructibles. Son resistentes a los químicos y al calor, y son muy estables en el ambiente. No se evaporan en el aire ni se disuelven en el agua, y no se corrompen con el tiempo. El asbesto es el mejor aislamiento conocido por el hombre. Ya que el asbesto tiene tantas propiedades, ha sido usado en más de 3000 productos diferentes.

 

Generalmente, el asbesto es combinado con otros materiales para formar productos. Las baldosas, por ejemplo, pueden contener una pequeña parte de asbestos. Dependiendo del producto que sea, la suma de asbesto en los “materiales que contienen asbestos” (MCA) puede variar entre 1%-100%.

 

Conocer al asbesto

 

El asbesto puede encontrarse en muchos productos distintos en diferentes lugares. Ejemplos de productos que contienen asbesto:

 

  • Aislamiento de edificios
  • Aislamiento de cañerías y calderas
  • Aislamiento de techos y paredes
  • Tejados
  • Baldosas
  • Masillas y cementos
  • Ripia para techos
  • Textura de paredes y techos en construcciones y casas viejas.
  • Compuesto de juntas en construcciones y casas viejas.
  • Frenos y embragues de autos
     

Es más común encontrar asbesto en:

 

  • Salas de máquinas, Vigas reforzadas de acero, y algunos techos de construcciones viejas.
  • Tejas en edificios construidos antes de 1981.
  • La mayoría de las baldosas de 9 pulgadas en edificios construidos antes de 1981.
  • Algunas baldosas de 12 pulgadas en edificios construidos antes de 1981.
  • Aislamiento de caños y calderas
  • Interiores de puertas de incendios
     

Los peligros del Asbesto

 

La vía más común por la que el asbesto ingresa en el cuerpo humano es la respiratoria. De hecho, los materiales que contienen asbesto no son considerados peligrosos hasta que liberan polvo o fibras al aire de donde pueden ser inhalados.

 

Muchas de estas fibras quedarán atrapadas en las membranas mucosas de la garganta y la nariz, de donde se pueden remover, pero algunas pasarán hacia los pulmones o hacia el tracto digestivo. Una vez atrapadas en el organismo, estas fibras pueden causar problemas de salud.

 

El asbesto es más peligroso cuando es terroso. El termino “terroso” significa que los asbestos son fácilmente desmenuzables por la mano, soltando fibras nocivas al aire.

 

Las tejas, baldosas, ripios, etc. no liberarán fibras de asbesto al aire a menos que sean dañadas de alguna manera. Si una teja de asbesto es perforada o rota, por ejemplo, puede soltar fibras dentro del aire. Si la teja permanece intacta no se liberarán fibras.

 

El daño y el deterioro incrementarán la terrosidad de los elementos que contienen asbesto. La erosión del agua, las vibraciones continuas, el envejecimiento, y los impactos físicos tales como taladrar, moler, cortar, serruchar, o partir, pueden romper los materiales y liberar las fibras.

 

Efectos sobre la salud

 

Debido a que son casi imposibles de destruir, las fibras de los asbestos no pueden ser removidas una vez que se depositan en los pulmones o en los tejidos del cuerpo. Permanecen en el lugar que pueden enfermar. Hay tres enfermedades primarias asociadas a la exposición a asbestos:

 

Asbestosis

 

La asbestosis es una cicatrización del pulmón manifestada por una fibrosis intersticial. Produce respiración corta y, junto con el mesotelioma y el cáncer de pulmón, es una de las tres causas de muerte más frecuentes entre las personas expuestas a los asbestos.

 

La asbestosis es una enfermedad respiratoria seria, no cancerígena, de carácter crónico. Las fibras de asbesto inhaladas irritan el tejido pulmonar, y les produce cicatrices. Los síntomas de asbestosis son la respiración corta y un sonido crujiente y seco, producido al respirar. En sus estadios avanzados, la enfermedad puede causar disfunciones cardíacas.

 

No existe un tratamiento efectivo para la asbestosis; enfermedad que suele producir discapacidad o muerte. El riesgo de contraerla es mínimo para aquellos que no trabajan con asbesto. Quienes reciclan o demuelen edificios que contienen asbestos pueden estar en alto riesgo, dependiendo de la naturaleza de la exposición y de las precauciones tomadas.

 

Cáncer de Pulmón

 

El cáncer de pulmón es la mayor causa de muerte entre los expuestos a asbesto. La incidencia del cáncer de pulmón entre quienes trabajan en minería, molienda, fabricación y utilización de asbesto y sus productos es mucho mayor que en el resto de la población. Los síntomas más comunes son la tos y los cambios en la respiración. Otros síntomas son la respiración corta, dolores de pecho persistentes, ronquedad, y anemia.

 

La gente que estuvo expuesta al asbesto y, además, están expuestas a otros agentes cancerígenos (como el cigarrillo), tienen un riesgo significativamente mayor de contraer cáncer de pulmón que aquellos que sólo se expusieron a los asbestos.

 

Un estudio reveló que los “trabajadores del asbesto” que fuman tienen una probabilidad 90 veces mayor de contraer cáncer que aquellos que no fuman ni se exponen a los asbestos.

 

Mesotelioma

 

El mesotelioma es un tipo extraño de cáncer que afecta, más frecuentemente, a los pulmones, al pecho, al abdomen, y (rara vez) al corazón. Alrededor de 200 casos al año son diagnosticados en los Estados Unidos. Virtualmente, todos los casos de mesotelioma están vinculados a la exposición al asbesto.

 

Aproximadamente, el 2% de todos los mineros y trabajadores textiles que trabajan con asbesto, contraen mesotelioma. La gente que trabaja en minas de asbesto, hilanderías y fábricas, y en astilleros, así como los que instalan aislamientos de asbesto, tienen un riesgo elevado de mesotelioma.

 

Lo mismo ocurre con las personas que viven con estos trabajadores, y con las personas que están cercanas a una fuente de asbesto (minas, fábricas, astilleros), ya que las partículas de asbesto se trasportan por el aire.

 

Otros cánceres

 

La evidencia sugiere que los cánceres de esófago, laringe, cavidad oral, estómago, colon y riñón pueden ser consecuencia de la ingesta de asbestos.

 

Factores predisponentes

 

Tres factores parecen determinar la posibilidad de padecer una de estas tres enfermedades relacionadas al asbesto.

 

  • La duración de la exposición: Mientras más se haya expuesto al asbesto y mientras más fibras hayan ingresado en su organismo, mayores serán sus probabilidades de desarrollar problemas relacionados. Mientras que no existe un “nivel seguro” en la exposición al asbesto, las personas que se exponen más frecuentemente por períodos de tiempo prolongados están en una situación más crítica.


 

  • Si es fumador o no: Si fuma y ha estado expuesta a los asbestos, usted tiene una mayor posibilidad de desarrollar cáncer de pulmón que alguien que no fuma ni ha estado expuesto. Si trabaja o ha trabajado con asbesto, lo primero que debería hacer para reducir las probabilidades de contraer cáncer de pulmón es dejar de fumar.
     

  • Edad: Han ocurrido casos de mesotelioma en los niños de los trabajadores de asbesto, cuya única exposición ha sido con el polvo traído a casa en las vestimentas de los trabajadores. Mientras más joven es la gente que inhala asbesto, mayor es la probabilidad de desarrollar mesotelioma.
     

Dado que cada exposición incrementa la cantidad de fibras en su organismo, es vital que reduzca al máximo su contacto con el asbesto.

 

Evitar la exposición

 

Para evitar exponerse al asbesto, debe estar en conocimiento de los lugares donde se lo encuentra. Si no sabe si algo es asbesto o no, asuma que sí lo es hasta que verifique lo contrario.

 

Recuerde que no puede saber si su piso o su techo contienen asbesto con sólo mirarlos. Algunos países tienen laboratorios a los que se pueden llevar muestras (baldosas, por ejemplo) para determinar si su composición contiene asbesto y es peligrosa.

 

Si tiene alguna razón para sospechar que algo tiene asbesto, manténgase alejado.

 

Y nunca:
 

  • Taladre
  • Martille
  • Corte
  • Serruche
  • Rompa
  • Dañe
  • Mueva
  • Moleste
     

… cualquier material que tenga, o que usted crea que puede tener, asbesto.

 

Trabajos Domésticos

 

Los trabajadores domésticos nunca deben lijar baldosas que contengan asbesto. Para la remoción de baldosas, sólo se deben usar métodos de remoción húmedos. Todo lo que esté en contacto con el suelo debe ser no abrasivo.

 

Las tejas que se caen y se rompen deben quedarse en su lugar hasta ser analizadas. Una vez que hayan sido identificadas se las podrá remover. Las tejas con asbesto deben ser removidas por personal especializado.

 

Derrames

 

Es importante denunciar cualquier cosa dañada que contenga asbesto. Si, por ejemplo, descubre algún aislamiento que se ha caído de un techo o pared, esto sería considerado como un “derrame.”

 

Por lo tanto, deberá ser limpiado por personal especializado en eliminar asbesto. No intente limpiar usted un derrame. Evite el contacto con el material tanto como sea posible. Denuncie cualquier aislamiento dañado. Tome medidas para que otros no toquen el material hasta que llegue el equipo especializado.

 

Sabiendo dónde se encuentra el asbesto y tomando medidas para no “molestarlo”, se protegerá a usted y a los demás de la exposición a esta peligrosa sustancia.

Fuente: MesotheliomaHelp

 

¿Te han dicho que debes dejar de fumar, pero no sabes cómo lograrlo?
Comienza por nuestro curso gratis para Dejar de fumar. Inscríbete ahora haciendo clic aquí.