En auto con tu mascota

Probablemente nunca hizo nada tan ruidoso y estresante con su auto. Llevar un perro o un gato que no dejan de moverse y hacer ruidos mientras destrozan el tapizado puede ser incluso peligroso. Consejos para un paseo tranquilo.

Las razones por las que su mascota odia esos paseos en autos por lo general son tres: el auto hace ruidos y movimientos inexplicables y que aterrorizan a los animales, muchas veces su mascota no llega a ver por las ventanas y así aumenta la sensación de encierro, estos paseos suelen terminar en el veterinario.

Medidas a tomar 

Pueden tomarse medidas para resolver estas situaciones.

1- Coloque una plataforma donde su mascota pueda pararse para mirar por las ventanas. Ver el exterior le dará una mayor sensación de libertad y seguridad y podrán olvidar, al menos en parte, todo lo que les es extraño y asusta. Debe asegurarse que la plataforma se mantenga fija y no se mueva a lo largo de todo el asiento trasero.

2- También debe tener alguna forma de asegurarla con los cinturones de seguridad. Una caja grande con almohadones adentro puede ser suficiente, si la caja es lo suficientemente rígida y grande para su mascota.

3- Agregue una manta en la que pueda parase sin resbalar y que le sea familiar.

4- No olvide llevar la correa y atarla a algún punto fijo. Esto impedirá, en caso de accidente, que su mascota rebote dentro de su auto. Por lo general son estos golpes lo que hacen fatal un accidente, además de ser sumamente peligroso para el conductor.
 

Comience de a poco

Ahora debe considerar organizar un paseo que no sea solo ir al veterinario. Debe convencer a su mascota que no todos los paseos son para eso, que hay algunos que pueden disfrutarse.
De todas formas, asegúrese de que su mascota no ha bebido o comido nada antes de subir al auto, en caso de que se maree es mejor estar prevenidos.

1- Primero elija un lugar que sea cerca de su casa, y abra unos centímetros la ventana, de manera de que sea capaz de sacar el hocico pero no toda la cabeza.
De esta forma podrán oler todas las cosas nuevas que hay allí afuera pero sin correr el peligro de exponer su cabeza a golpes accidentales.

2- Maneje con sumo cuidado y suavidad, vaya despacio y haga un circuito corto. Cinco a diez minutos serán más que suficientes.
De esta forma sabrán que luego del paseo pueden volver a su casa, su almohadón, su pelota y su lugar preferido. No olvide de premiarlo por su valentía.

Sólo luego de tres o cuatro paseos de este tipo, su mascota se acostumbrará y comenzará a disfrutarlo. Intente que estos paseos sean seguidos, para que queden en su memoria y se acostumbren con mayor rapidez.

Si tiene un gato de mascota, salgan a pasear, den una vuelta a la manzana luego de los paseos.

Si los acostumbra a los paseos, comenzarán a querer cosas nuevas todo el tiempo y le será más fácil subirlos al auto al momento de llevarlos a la veterinaria.

Recuerde llevarlos en uno o dos paseos de auto antes de ir a la veterinaria. Si lo hace así, luego no tendrá que soportar esos ladridos y las roturas en el tapizado.