Home > Salud y Bienestar > Psicología

Mujer

Ellas representan el neo-machismo

Hoy, el universo emocional, afectivo y pulsional de las mujeres es un caos del que ni ellas mismas pueden salir...

Sí, hay civilizaciones, grupos étnicos, religiones, escuelas, empresas, hogares, en los que la mujer todavía es vista como si estuviéramos en los tiempos de Galilea. Pero ese es el viejo vínculo hombre-mujer, que es criticado por todo el mundo occidental sin devaneos.

 

En cambio las nuevas generaciones viven una nueva época, la del neo-machismo, que no es el anterior remozado, sino, a mi entender, el machismo que hoy emiten desde la piel y en cada acto las pendex, y también las no tan jóvenes que quieren rebelarse contra todas las represiones sufridas.

 

Las mujeres ya no ven en el varón (niño, adolescente, adulto o anciano) una figura de autoridad ni alguien que pueda ponerles un límite.

 

En absoluto. Mandan a pasear al barrendero y al obispo con el mismo tono de voz. Ellas se hacen pipi en todo, son los machos del siglo XXI.

 

Cuando les conviene usan la seducción y el sex-appeal; si no da resultado apelan al látigo de punta metálica; y cuando ya les falló el plan B y el C, aún les queda la opción de llorar y convertirse en la víctima vulnerable a la que hay que defender de King Kong. Y sí, en toda revolución hay excesos, y en esta sobran.

 

Hoy el universo emocional, afectivo y pulsional de las minas es un caos del que ni ellas mismas pueden salir.

 

Sus deseos (los cumplan o no) en lo que respecta a relaciones de pareja, no se agotan en un solo varón, y con tanta histeria insistente no hacen más que gritar su inacabable insatisfacción.

 

Quieren experimentar todas las sensaciones, diversiones y trasgresiones...y al mismo tiempo tener una pareja estable, y si se da, hijos y tallarines los domingos. Aún siendo feliz y teniendo buen sexo con la pareja querida, nada acalla sus deseos de seguir seduciendo.

 

Algunas buscan amores extramatrimoniales pero descubren que tampoco eso les responde el dilema. Y ante cualquier crítica se defienden enojadas, o dicen las peores malas palabras, o lanzan una disparatada carcajada, con una risa que, aún teniendo acordes de revancha, no puede soslayar su carga de culpa y de angustia.

 

Esta es la mujer neo-machista de hoy, la que tiene la posibilidad de gobernar una provincia, modificar su inseguridad corporal cambiando su cuerpo, dormir en todas las camas que se le cante sin que por ello la tilden con la palabra de las cuatro letras.

 

Y sin embargo, no es feliz, nada la conforma, porque con tanto ímpetu no se ha dado cuenta que la teoría del amo y del esclavo no se acaba cambiando de lugar, si no disolviendo esos roles para siempre.


Para
aprender cómo expresar y controlar tus emociones, inscríbete ahora en nuestro curso gratis haciendo clic aquí.

 

Luis Buero

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Luis Buero

El síndrome de fin de año

El síndrome de fin de año

Si la crisis de los 40 comienza a los 34, también el síndrome de fin de año empieza varios meses antes...

Meteorólogos impunes

¿Cansado de salir con paraguas y encontrarte con un sol que raja la tierra? 

Las damas se acabaron primero

Las damas se acabaron primero

“En el siglo XXI ya no existen los caballeros”, aseguran ellas. Yo les respondo: “las damas se acabaron primero”.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: