El zapato ideal

Todas las mujeres somos cenicienta de algún zapato perdido. La única diferencia es que, en este caso, nosotras debemos encontrarlo. ¡Pero él existe!
  
  

Al comprar un zapato, quieres tener algo más que la moda en
tu cabeza. Deseas encontrar ese calzado funcional y cómodo para tu pie y tu
cuerpo.

Si tienes un armario repleto de zapatos pero ninguno es el
perfecto para ti, seguramente no hayas prestado la debida atención a alguno de
estos tips:

1. Lleva una copia de tu pie contigo. Coloca cualquier par
que estés pensando en comprar sobre tu molde.

Si es más largo o más corto, ni siquiera lo pienses. Sigue
buscando.

2. Compra durante la tarde-noche. El pie se expande
naturalmente durante el día.

3. Pruébate los zapatos con las mismas medias que pretendes
usarlos.

4. Presta atención a ambos pies. Si tienes uno más largo que
el otro, elige el talle mas grande.

5. Póntelos y párate. Presiona en la punta para asegurarte
que tienes un espacio entre tu dedo más largo y el tope.

Esto te dará espacio para pisar atrás al caminar. Menea los
dedos para asegurarte que ese lugar existe.

6. Camina para saber cómo se sientes.

No te conformes con que “el pie se adapta y el zapato se
estira”. Encuentra un par que sea cómodo desde la primera postura.

7. Confía más en ti que en la descripción. Los tamaños varían
según las fábricas.

No importa cuando confortable luzca le anuncio, tu eres el
verdaderos juez.

8. Presta atención tanto al ancho como al largo.

9. Revisa el interior del zapato para chequear si tiene
etiquetas, costuras u otro material que puede causar molestias en tus pies.

10. Examina las suelas.

¿Son lo suficientemente robusta para protegerte de objetos
filosos? ¿Proveen amortiguación?

Prueba caminarlos en una superficie difícil, como puede ser
una alfombra.