El verano, las vacaciones, y su mascota

No hay protectores solares para perros, pero hay otras medidas a tomar para proteger a su mascota durante el verano

La exposición prolongada al sol puede producir afecciones directas en la piel de las mascotas o fomentar la proliferación de parásitos, tales como pulgas o garrapatas, y el desarrollo de infecciones debido a la presencia de esos insectos.


La dermatitis solar afecta a los perros de pelaje blanco o que tengan manchas blancas en la cabeza. Por lo general estas lesiones suelen presentarse en la nariz (típicamente en la raza collie) y en otras zonas del cuerpo donde el pelo es menos denso, como por ejemplo el abdomen.


Son afecciones caracterizadas por la inflamación de la piel (por quemadura de sol) y pueden derivar hasta en cáncer de piel. Por eso es imprescindible evitar que estos animales estén en contacto directo con el sol entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde.

 

Otro problema es que en verano aumenta la presencia de parásitos externos que pueden transmitir una gran cantidad de agentes infecciosos y parasitarios. A esto se le agregan los parásitos intestinales, que también aumentan su presencia en las épocas de calor.

 

Por eso se recomienda evitar los lugares contaminados, hacer análisis de materia fecal para control y desparasitar si es necesario.

 

Muchas veces las piletas de natación también pueden ser la causa de malestar en las mascotas. El cloro y la humedad son causas de dermatitis y otitis, y la ingesta de agua clorada puede también producir alteraciones digestivas y metabólicas.


¿Quieres conocer a tu perro? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis, haciendo clic aquí.