Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

El silenciado Zodiaco femenino

El zodiaco lunar fue el primer zodiaco en ver la luz, ya que el cielo nocturno es considerado ideal para analizar las posiciones celestiales. Sin embargo, la cultura patriarcal, cuya representación astrológica es el horóscopo solar, se encargó de silenciar a la femenina tradición lunar. En esta nota, algunas claves para comprender mejor el fenómeno
  

La luna es un cuerpo celestial que es muy
visible en el cielo nocturno. Domina este cielo y se puede ver mucho más
claramente que cualquier otro planeta o estrella.

Durante el día, el único un cuerpo
celestial que puede ser visto es el sol. Por la noche, el cielo es mucho más
interesante, ya que es entonces cuando se pueden observar los planetas y las
estrellas.

Las estrellas forman la base del zodiaco.
Las constelaciones son los grupos de estrellas entre los que se pueden descubrir
ciertos patrones. Y como son visibles en la oscuridad de la noche, el cielo
nocturno es el verdadero objetivo del estudio astrológico. Debido a su
dominante presencia en el cielo nocturno, es muy obvio atribuirle un importante
papel a la luna.

La luna se encuentra en el fondo de ciertas
estrellas. Pero al día siguiente, se sitúa exactamente contra el escenario de
otras estrellas:

Esto continúa hasta después de 27 días y
un tercio, donde la luna ya ha tomado su posición original nuevamente.

Supongamos que usted es un astrólogo y no
dispone de computadora o tablas, por lo que únicamente depende de sus
observaciones sobre el cielo. Imagínese que quiere desarrollar un sistema, un
zodiaco por ejemplo, que le permitirá determinar la posición de los planetas.
Obviamente, calificaría a la luna, la reina del cielo nocturno, como el factor
más importante. Es también lógico suponer que una noche la luna estaría en
la constelación A y la próxima en una constelación B:

Y como después de 27 días y un tercio la
luna ha vuelto a su punto de salida, se crean 27 constelaciones lunares. Sin
embargo, existe una diferencia entre 27 días y un tercio y 27, por lo que se
puede ver que la luna no permanece exactamente 24 horas en una cierta constelación
lunar. De hecho, permanece 24 horas y 18 minutos en cada constelación lunar. De
esta manera, un zodiaco lunar adquiere diversas formas.

El zodiaco lunar a través del mundo

En India, el zodiaco lunar es el zodiaco más
antiguo. De hecho, fue el único disponible hasta que el posterior zodiaco solar
llegara a ser popular. Incluso en China, Babilonia, Arabia y gran parte del
mundo occidental, se utilizó también el zodiaco lunar, para analizar el
nacimiento del horóscopo, pero para determinar también momentos favorables.

Así, según la tradición, se supone que
era favorable emprender un viaje cuando la luna se colocaba en cierta constelación,
o, cuando se colocase en una constelación diferente, sería un buen momento
para casarse.

El foco aquí estaba puesto en el uso de
las constelaciones lunares para la astrología del carácter, como así también
para  ganar profundidad en el
estudio espiritual.

La luna como principio femenino

En el mundo Occidental la relación entre
la iglesia y la astrología no se ha desarrollado sin aparejar problemas. La
astrología solar se toleró hasta cierto punto, pero se tenían realmente
muchas sospechas acerca de la astrología lunar, ya que la luna simboliza un
principio femenino.

Dentro de una cultura patriarcal cuyo
principio femenino está siempre bajo severas sospecha, ya que de hecho se
considera que el niño es determinado por quien es el padre de ese niño, los
valores y reglas dominantes son los masculinos. Por eso, la cultura moderna es
una cultura patriarcal.

Muchos pueden haberse olvidado de estos
principios, pero lo cierto es que durante miles de años la humanidad fue
sumergida en una cultura matriarcal mundial, donde el niño es determinada por
quien es la madre del niño. Mucho tiempo antes de comenzar nuestra era, esta
cultura fue destruida por conquistadores patriarcales.

Los hallazgos arqueológicos recientes
indican que durante los tiempos antiguos, los judíos, por ejemplo, honoraron
una diosa femenina llamada Asherah, todo lo cual ha sido olvidado. Su culto se
ha extinguido completamente y el culto de Jehova, el Dios masculino, ha
permanecido. En Grecia también se practicó una cultura matriarcal, y en la
isla de Samos, durante mucho tiempo, se realizaron rituales refiriéndose a esos
días.

Existen fuertes indicios que la cultura del
Indus Valle, que predominó en la India entre el 2500 AC hasta el 1500 AC, fue
también una cultura matriarcal, lo cual se puede deducir por el descubrimiento
de muchas estatuas de diosas. La cultura del Indus Valle fue ampliamente
difundida, y muy innovadora y avanzada. Es muy probable que la religión de la
madre Diosa (Devi), que actualmente se ha incorporado en el Hinduismo, provenga
de esta cultura, donde el principio femenino era muy importante.

El silenciamiento del zodiaco lunar

En la cultura patriarcal de la Edad Media,
la luna y el zodiaco lunar se asociaron con la magia negra. Un tal Giordano
Bruno fue la última persona en escribir un libro sobre el zodiaco lunar
Occidental. Quizás habría sido mejor para él no hacerlo, pues murió en la
estaca en el 1600. Eso fue lo último que se oyó sobre el zodiaco lunar
Occidental.

En la India, la astrología forma la parte
de la religión. De ahí que la astrología siempre ha tenido una posición
mucho más fuerte en oriente. Además, los hindúes se conectan mucho con los
valores de las viejas tradiciones.

Es por estas razones que el zodiaco lunar
ha mantenido su posición significativa en India, que aunque sea dominada en la
actualidad por una cultura patriarcal, donde el zodiaco solar ha llegado a ser
extensamente utilizado y aceptado, todavía sigue siendo muy importante el
zodiaco lunar, que de hecho es el segundo más utilizado.