El sexo casual y las mujeres

Según un estudio reciente, el sexo casual genera más culpa en ellas que en los hombres. ¿Por qué?

Un estudio británico reveló, según los datos obtenidos, que las mujeres, tras una relación sexual casual, se sienten incómodas y expresan no haberla pasado tan bien. En la investigación participaron casi 1800 hombres y mujeres que ejercieron sexo sin tener un lazo afectivo.

Según los datos recogidos, ellos ven el episodio como algo divertido mientras que para ellas, resulta una carga al día siguiente difícil de digerir. El 80 por ciento de los hombres aseguró haber disfrutado el momento y el 54 por ciento de las mujeres lo vio como algo positivo, pero sus protagonistas confesaron su deseo de que ese momento no quedara en la historia sino que comenzara por ser el principio de algo más duradero.

Aunque la mujer ha cambiado en ciertos aspectos y su liberalidad sexual ha ido transformándose, a muchas de ellas les cuesta asumir el sexo como un momento pasajero”, explica la sexóloga argentina Cecilia Cruz. Los especialistas analizan estos resultados teniendo en cuenta la afectividad que las mujeres involucran en sus encuentros sexuales.

Muchas de ellas si se acuestan con un hombre una vez y luego no los ven más se sienten vacías, sucias y desmoralizadas. En varias ocasiones esto ocurre cuando depositan en ellos un sentimiento que aunque sea nuevo es lo suficientemente intenso como para querer volver a reencontrarse con esa persona.

El miedo de no volver a verlo y la culpa por estar envuelta en una situación que puede terminar repentinamente, les genera una ansiedad que les impide disfrutar del momento
”, reflexiona la especialista.

Para que la mujer pueda sentir placer sin culpa debe saber diferenciar su deseo que tal vez sea el de pasar un agradable momento y nada más y el prejuicio existente que es tan complejo de eliminar.

Hay muchas mujeres que sufren demasiado a la hora de un encuentro íntimo porque asocian el sexo decente con el matrimonio y la reproducción. La obsesión por no estar haciendo las cosas bien las lleva a sentir una culpa que se ve reflejada luego de que sucede el sexo.

No pueden cargar con tanta enseñanza que han recibido y se dan cuenta de que no les sirva para ser felices cuando es demasiado tarde”,
opina Cruz. Hay que tener en cuenta que una mujer puede tener un encuentro sexual fortuito, reiterarlo en varias oportunidades o no volver a pasar por la experiencia.

La mala educación sexual y las experiencias negativas influyen para que una mujer se decida de manera constante por relaciones de este tipo. Hay que saber diferenciar si se trata de una patología que hay que tratar o solamente se puede considerar un desliz de una noche”, manifiesta la profesional.

La mala cultura sexual asocia el sexo con pecado y el placer con la culpa. “Aceptar la propia sexualidad, rechazar códigos morales preestablecidos falsos, asumir el propio cuerpo y conocerlo son alguna de las cosas que se deben tener en cuenta para comenzar un autoconocimiento y dejar de sufrir innecesariamente”, recomienda Cruz.

Consejos útiles sobre el sexo casual

Antes de decidir pasar una noche casual con algún desconocido, reflexionar al respecto y profundizar si provocará daño no volver a saber de esa persona. Si algún sentimiento afectivo se interpone es porque en realidad las relaciones ocasionales no son lo que verdaderamente se está buscando y es mejor evitarlas.

Tener en claro los mandatos culturales que se han recibido y saber si se está de acuerdo con ellos. Las represiones sólo contribuyen a empeorar el sentimiento de culpa y vergüenza.

Si el sexo casual es la única manera de relacionarse afectivamente, es aconsejable consultar con un especialista para ver qué es lo que puede estar ocurriendo.

Una buena oportunidad para mejorar tu vida sexual, es realizar un Taller de Sexualidad y Erotismo como el que puedes realizar gratis haciendo clic aquí.

También puedes encontrar otros cursos gratis que te ayudarán a mejorar tu sexualidad y tu relación de pareja en:

Sexo y comida: el Tantra del amor
Cocina afrodisíaca